Preso ventanilla


Bill Evans
agosto 22, 2008, 9:20 pm
Filed under: Bill Evans | Etiquetas: , ,


Amigos: terminó la semana dedicada completamente a la obra de Bill Evans. Espero que les haya gustado. Lamentablemente, mucho feedback no hemos tenido, salvo los habitues de siempre, fieles seguidores de MQC, a los cuales por supuesto, les damos las infinitas gracias.

Decidimos, entonces, para el cierre de la semana “evansiana”, dejar posteada la semblanza sobre Bill que nos escribió el perro proletario.

Por último: un gracias ENORME a La Bestia Políglota por sus traducciones (y el apoyo incondicional), y otro para Carlos, por el enorme impulso que le dió al posteo de esta mini colección.

El poeta del piano

Bill Evans (1929-1980)

Bill Evans nació en Plainfield, New Jersey, el 16 de Agosto de 1929. Fruto del matrimonio entre una madre devota de la iglesia ortodoxa rusa y de un padre alcohólico, su primer contacto con la música tuvo lugar en el ámbito religioso que frecuentaba su madre. Sus comienzos en el piano tuvieron mucho que ver con su hermano Harry, quien fue el primero en tomar clases de piano en la familia Evans. Harry era un año mayor que Bill y murió de cáncer a los 52 años en 1979.

Su madre era una pianista amateur y autodidacta. Sin embargo, por ella conoció Bill Evans a Debussy, a Stravinsky, a Darious Milhaud. El impresionismo de Debussy y de Stravinsky dejaría huellas profundas en la forma de abordar el jazz por parte de Bill Evans. Esa influencia es, curiosamente, la que lo convierte en uno de los pianistas más originales de la historia del jazz, con un fraseo y un sonido sumamente personales. Al mismo tiempo es una de las críticas más comunes que suelen hacerle los sectores conservadores del jazz: haber europeizado una música de raíz afroamericana, suplantando elementos rítmicos por arreglos y composiciones que eran más habituales en la música clásica y en la música modal.

Como fuere, en esta primera etapa de su formación, Bill Evans pasó por todos los clásicos desde Bach a Debussy. En 1950 egresó del Southeastern Louisiana College (Hammond, Louisiana). Pasó un tiempo en Chicago para establecerse definitivamente en New York, con la intención de desarrollar una carrera en el jazz. Grabó por primera vez en 1955 como pianista de la cantante Lucy Reed. Pero un año después debutó como solista con un trío memorable: Paul Motian (batería) y Teddy Kotick (bajo). El resultado de esas sesiones es el excelente New Jazz Conceptions. Allí aparecería la primera versión de “Waltz for Debbie”. Las críticas fueron muy elogiosas, pero sólo se vendieron 800 copias del disco.

Durante el año siguiente, Bill Evans tocó con Art Farmer, Lee Konitz, Eddie Costa, entre otros. Hubo un par de acontecimientos que fueron decisivos en su vida. Conoció a Scott La Faro durante una audición para ingresar en la banda de Chet Baker. La Faro será fundamental en varias formaciones del trío de Bill Evans. Por otra parte, en un concierto en la universidad de Brandeis, combinó en un largo solo de piano partes escritas de música clásica con improvisaciones de Jazz. Esa combinación era inédita hasta entonces y anunciaba el nacimiento de un estilo nuevo destinado a hacer historia. En ese concierto estaban, entre otros, Charles Mingus, George Russell y Miles Davis.

Miles Davis estaba interesado en una base nueva para su quinteto. Red Garland había dejado la banda y tenía a Cannonball Aderley y a John Coltrane en saxo soprano y tenor. Miles estaba interesado en la música modal a partir de la performance del Ballet de Guinea en su gira norteamericana de 1958 y pensó que el mejor pianista para acompañarlo en sus indagaciones era Evans. Bill Evans introdujo a Miles Davis en otro universo musical: Rachmaninov, Stravinsky, Ravel. Kind of Blue–uno de los mejores discos de toda la historia del jazz—le debe mucho a Bill Evans. Al punto que esa deuda haya sido quizá la causa de la breve colaboración de Evans con Miles Davis. De hecho, cierto sector de la crítica siempre sospechó que Kind of Blue era más de Bill Evans que de Miles Davis, unido al hecho de que era el único blanco de la banda. Algo de esto se deja ver en la excelente autobiografía de Miles Davis en la que también abundan anécdotas graciosas y un generoso reconocimiento de Miles hacia Evans. De hecho Miles dice allí que Bill Evans era el tipo de músico que, cuando tocabas con él, tiraba líneas que él podría haber ejecutado sólo pero le gustaba abrir el juego y desafiar al grupo a que complejizara esa línea inicial. También reconoce Miles que en Kind of Blue intentó volver a épocas más inspiradas y creativas (luchaba por entonces contra su adicción a la heroína) y sabía que no podía contar consigo mismo para eso. Esa inspiración la buscó en Bill Evans y el resultado, a pesar de no coincidir del todo con lo que Miles tenía en mente, está a la vista.

Después de su paso por el sexteto de Miles Davis, Bill Evans le dio forma a uno de los tríos de jazz más interesantes en la historia de ese formato. El trío que formó con Scott La Faro y Paul Motian registró una serie de conciertos en el Village Vanguard en 1961. Evans le dio a La Faro y a Motian un rol mucho más activo que aquél de mera base rítmica que solían tener los bajistas y bateristas en los tríos de jazz, como acompañantes de la línea melódica ejecutada por el piano. El concepto de trío que tenía Bill Evans era otro y revolucionó a ese tipo de formaciones. Se trataba de una amalgama de diferentes voces instrumentales, de una armonización de diferentes lenguajes y de dejar espacio para la improvisación a cada instrumento. Scott La Faro contaba para entonces 22 años y Bill Evans 32. La trágica muerte de La Faro en un accidente automovilístico truncó uno de los proyectos más prometedores del pianista neoyorquino. De hecho, Evans buscará durante años al reemplazante de La Faro. Lo encontrará de a ratos y tarde en Eddie Gomez o en Marc Johnson.

Se ha escrito mucho sobre el estilo de Bill Evans y sobre su influencia en pianistas contemporáneos. Joel Simpson califica ese estilo como “intimista”; otro biógrafo, Gene Less, también pianista y que tiene un hermoso libro sobre la vida y música de Evans, lo llama “el poeta del piano”, algo que en este caso habría que tomar en sentido literal y no como una mera metáfora. Es indudablemente el pianista más influyente de la era post bop y esa influencia puede notarse en pianistas como Petrucciani, Brad Meldhau o Enrico Pieranunzi.

Bill Evans era adicto a la heroína. En los años sesenta—cuenta Less—Evans vivía del dinero que le prestaban sus amigos. Salía a la mañana con una libreta y se apostaba en un teléfono público a llamar a sus amigos para pedirles dinero. El teléfono de su departamento estaba cortado por falta de pago. Cierto día Less enfureció y le contestó diciéndole que no tenía dinero para comer él, mucho menos para que Bill lo gastara en heroína. Horas más tarde llama Bill Evans para invitarlo a comer. Había conseguido dinero para los dos. Less pone en palabras de Evans la importancia que él daba a su adicción: “Es como morir cada mañana y transfigurarse. Despiertas cada día envuelto en un dolor de muerte y luego te vas fuera y eso se transfigura. Cada día es toda la vida transformada en un microcosmos” (Gene Less, Met Me, p.156). En períodos en que estaba limpio, decía que su adicción le había permitido comprender a su padre alcohólico, a pesar del efecto devastador que esa experiencia tuvo en su propia adicción.

En 1967 Bill Evans grabará un disco memorable Conversations With My Self, por el que recibirá un premio Grammy. Le seguirán dos álbumes que forman una trilogía con el primero: Further Conversations (1967) y New Conversations (1968). El último disco incluye una rareza de Duke Ellington “Reflections in D” considerada generalmente como la mejor interpretación de los tres discos.

En 1970 se suicida su esposa Ellaine, también adicta a la heroína. Esta tragedia arrojó a Evans en otra etapa de descontrol de la cual saldría un par de años más tarde. En 1974 contrajo matrimonio con Nanette, y tuvo un hijo que recibió el nombre de Evan. Bill Evans compuso un hermoso tema dedicado a él: “Letter from Evan”. En 1974 grabó un disco memorable Since With Me, luego del cual vendrían los dos espléndidos conciertos en París de 1979.

Un quince de Septiembre de 1980 Bill Evans llamó a su baterista y amigo Joe La Barbera para que lo llevara al hospital. Se quejaba de fuertes dolores estomacales. Ese día ingresó al hospital Monte Sinaí de NY para morir allí a la edad de 51 años.

Esta pequeña semblanza de su vida en el aniversario de su nacimiento quiere ser un modesto homenaje a uno de los músicos que transformó el jazz en eso que llamamos –y disfrutamos—como “jazz contemporáneo”. El gran mérito de Bill Evans es que nos hace contemporáneos con su música. Algo de esa transfiguración, de “toda la vida en un microcosmos” nos toca desde allí para transfigurar nuestros propios dolores de muerte en experiencias de belleza.

Texto pergeñado por el perro; sus fuentes:

Joel Simpson, Bill Evans en All About Jazz.
Gene Less, Met Me. 1992.
Peter Pettinger, Vida y Música de Bill Evans, Global Rythm Press, 2007. (se consigue en Musimundo al módico valor de $150).


15 comentarios so far
Deja un comentario

Lo que pasa es que con lo que postean acá uno se queda sin palabras. Tengan en cuenta que el target de MQC es gente que escucha. Habla poco. Hoy es la primera en que me animo. Lo de Evans tiene el desafio de: “subirse al escenario y tocar Para Elisa”. O la rompés o te incendiás. Con esta selección la rompieron. Realmente no se como agradecerles. Igual me sigue tirando más lo desconocido.El mudo curioso.

Comentario por Anonymous

muy bueno!!! la verdad que me alegraron la semana con este maremoto de bill evans…muchas gracias!!!

Comentario por Ramiro

Gracias a el mudo curioso y a Ramiro!Hay que animarse, muchachos!!!Dicen que la música nos sensibiliza, que saca lo mejor de nosotros!!Digamoslo, entonces!Un abrazo.

Comentario por Del Chelito

Qué sé yo, Chelo… Como siempre. Uno puede mirar la mitad del vaso lleno o verlo como medio vacío. En un punto es una opción que uno debe tomar. Solo puedo decirte que a veces uno se pregunta para qué blogear y… la respuesta no siempre es tan obvia.Yo sólo puedo decirte que me hacés enormemente feliz con este blog. Que me das ganas de escuchar música, con la magia intacta, como si siempre fuera la primera vez. Decirte maestro es poco y hasta puede sonar a alharaca, cuando lo digo profundamente en serio. Le das sonido a cada acorde. De muuuuuy pocos puede decirse eso en la red. Así que no te digo más maestro. Prefiero decirte que sos imprescindible porque sin vos sería infinitamente pobre. Que me enriquecés cada día con la música que vas juntando y compartiendo.Pensalo para tu decisión respecto de como mirar el vaso. A mí me pusiste contento. Y me quedan estos discazos para momentos de enorme felicidad posterior. Eso hace que decirte gracias sea, realmente, miserablemente, muy poco. Sos un grande. En cuanto a lo demas… que se yo. La gente es tan pequeña, a veces. Internet vino demasiado rapido, es una revolucion demasiado colosal y la mayoria somos, pobrecitos, tan pequeños, sabemos tan poco, somos tan… en fin…

Comentario por Carlos

pues, por mi parte, feedback conseguido…es verdad que sólo me faltaba el cd con Ogerman y el Blue in Green, pero dos nuevas joyas para la colección Evans.y esto es difícil agradecerlo con palabras

Comentario por quique

Del Chelito, si bien no soy de escribir día a día, agradeciéndote los posteos y el facilitar el acceso a la música, cosa que debería hacer, lo sé, igualmente te aseguro que día a día, mi blogroll se inicia por Músicaquecuelga, y en mi registro de de dónde tengo más música bajada (y de mayor calidad), este blog está en el primer lugar, por lejos.y como no creo ser el único en esto, seguro que tenés muchos más que andan por aquí, aunque no escribamos.además, es un placer poder entrar libremente a un blog como este, leer los comentarios y escuchar muy buena música, en medio de un universo de blogeros histéricos, como hay tantos…

Comentario por Marcelo

Muchachos, esto fue una fiesta!! todavía estoy arrobada por esta música… Bill me enamoró desde que lo conocí y lo mejor es que me sigue enamorando cada vez que lo escucho… (porqué no me pasará con las parejas?? jajaja!!)

Comentario por Anonymous

A ver, cómo sería… Imaginemos… Imaginemos que viene alguien , pone todo en disposición, arregla el encuentro, lo celebra con buena música, la expone (a esa musica) y se expone (a si mismo en ese proceso). Digamos en síntesis: Uno que se juega. Que pone lo que hay que poner.Qué hay del otro lado? Alguien que recibe. Alguien que siempre quiere más, aunque no discierna nada. Que no discrimina. Simplemente quiere acumular. Que haya espacios donde entre gratuitamente, incluso anonimamente, sin decir siquiera: “-Me gustó eso que hiciste, eso que me mostraste yo no lo conocía y me encantó, y me gustó cuando comentaste que…” No. Nada. Simplemente ponemela aunque yo no diga ni mu ni dame más. Vos simplemente dame mas y mas que yo estoy acá para recibir y se terminó la historieta. Vos ponemelá que yo estoy aca nomas para recibir.A ver gente, de cuál de los dos lados está la histeria?

Comentario por Carlos

Je. Y vos me decías que el posteo de Evans no había tenido una gran repercusión, ahí tenés. Mirá que comentarios. Si hasta le perdono a la dama no darse a conocer. Y si te llegás al blog del maestro hay allí algunos más. Lo sorprendente es el cariño (además de la admiración) que despierta “el poeta del piano”. Hermano te anotaste un gran frijol. Besos a todos.PD: a la dama, elíjase un nombre y vuelva.

Comentario por La Bestia Políglota

Bestia, suena mejor que el Chelo sese haya anotado un POROTO que un frijol no?… ja ja. Puro sentimiento Bill Evans en el concierto de Alemania!!! gracias y cariños a todos.

Comentario por poroto

Que bueno, muchos de estos no los tenía registrados…Evans fue mi puerta de re-entrada al jazz que había medio olvidado, así que se agradece esta catarata “evanística” de este artista impresionante. El blog es de lo mejorcito que hay en la web, aun sin ser un fan del jazz en general, siempre sorprende con maravillas musicales (no hay generos, solo musica). Abrazos, N.

Comentario por Nico

Nico: no sabemos ni queremos saber si el blog es de los mejorcitos de la web. Nos conforma saber que cubre las expectativas de los que por aquí abrevan y en tu caso poder lograr algunos de los discos del gran Bill. En resumen como bien decís no hay géneros, solo música. Gracias por comentar. Volvé cuando quieras

Comentario por La Bestia Políglota

No me gustan los bloggers mimosos pero con ud voy a hacer la excepción y le dejo este comentario: Gracias jefe!!!🙂Muy lindo el blog, gracias por el trabajo que te tomás y fundamentalmente por el tamaño de arte que estás difundiendo.Un gran saludo.Rodolp

Comentario por Anonymous

Rodolp: gracias por su comentario, se nota que Ud. sabe el esfuerzo de llevar adelante un blog de este tipo (el agradecimiento es en nombre de mi hermano que es el que lleva la parte más ardua). Mimoso? no sé, me gustaría que pensara en hamabilidad, buena onda, cordialidad, esas cosas que por ahí son escasas. Por favor vuelva cuando quiera que serà bien recibido.

Comentario por La Bestia Políglota

Marcelo: Comentando la GRAN SEMANA!, quiero decirte que para mi el blog no es solo placer de escuchar. También es el placer de aprender y saber. Te lo digo con total libertad de espíritu, con total honestidad.Y, (aunque ya haya terminado) quiero decirte que esta entrega, para mi, fué lo mejor desde que conozco estos lugares.Te dejo, los dejo, me voy a caminar por una avenida de árboles, escuchando la música de un hombre de barba y anteojos, que acaricia teclados.Gracias a quienes te acompañan y ayudan!

Comentario por osvaldo




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: