Preso ventanilla


Paolo Fresu
marzo 12, 2009, 9:49 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , ,

tapa Night On The City
Night On The City (1995)

Paolo Fresu es un trompetista que gusta mucho de moverse en atmósferas nostálgicas, melancólicas, misteriosas y casi oníricas. ¿Qué cosa mejor que la noche puede representarlas?

El disco. Grabado en una sola noche, el 4 de mayo de 1994, en dos horas de grabación, por Paolo Fresu (trompeta) en quinteto con Tino Tracanna, saxo tenor y soprano, Roberto Cipelli, piano, Attilio Zanchi, contrabajo y Héctor Fioravanti (batería), Night On The City (OWL/Universal 1995) se inspira muchísimo en la atmosfera nocturna.

La noche baja sobre la ciudad que se apiña todavía de destellos de vida, como en “Slow Down John” o en “Pezzo X (To Miles Davis)”, aunque más a menudo es la quietud, la calma, que cubre todas las cosas. Los sonidos de la ciudad son acolchados, articulados por tiempos lentos, o mediano-lentos, largos, la trompeta es comúnmente asordinada, los temas son apaciguados, delicados y marcados por un hilo de melancolía.

Muchos críticos lo han interpretado, por sugerencia del mismo Fresu como un tipo de continuación de “Ballads”, Splasch 1991, disco compuesto de célebres balladas del repertorio jazzístico. Aquí, en cambio, las composiciones inspiradas por la noche son todas originales del quinteto. Cada uno ha llevado un poco de su nueva o vieja música.

Magistral es la dedicatoria de Paolo Fresu a Chet Baker con “Pour un femme”, como también preciosa es la composición a Miles Davis firmada por Fresu-Tracanna-Zanchi-

Fioravanti, “Pezzo X”. Esta última, luego, es importante, más allá de su swing continuo-moderado, caracterizado por el empleo de los cepillos de parte de Fioravanti, también porque en ella Fresu, quizás por primera vez en su carrera, recuerda a su maestro Davis sin atajo alguno, con la conciencia de saber crear, gracias a la misma sensibilidad y cultura, otra música davisiana.

Night On The City es una óptima prueba de emancipación de parte de Fresu de todos los modelos que lo inspiraron en aquellos años, a veces monopolizado, tanto que le ha impedido desprender plenamente el vuelo. En este álbum, Chet Baker, Gil Evans, Miles Davis de grandes personalidades a quienes se debe devoción y culto “pasivo”, llegan a ser grandes maestros a los que le realiza un preciso y “activo” homenaje de consideración y cariño. A Chet “Pour un femme”, a Gil “To Gil” y a Davis “Pezzo X “. Pasando por Federico Fellini con “Giulietta” del espíritu de Zanchi-Cipelli.

Un disco de “personales” dedicatorias de parte de todo el quinteto, por el que Fresu ha comenzado a moverse volando en el olimpo del jazz europeo, sin tener encima el lastre de las “herencias” que a menudo muchos críticos le asestaron. Prueba de este hecho es que, gracias al éxito de crítica de este maravilloso álbum, Fresu, entre otras cosas, fue condecorado en el 1996 en París con el prestigioso Premio Bobby Jaspar de la Academia de Jazz, recibiendo el Django d’Or como mejor músico de jazz europeo. Desde entonces su indiscutible valor artístico comenzó a ser reconocido a nivel internacional.

El repertorio:

“Notti eluse e attese deluse” es un nostálgico tema, escrito por Tracanna, lleno de melancolía y de dulces esperas desilusionadas. Se abre con un pedal de contrabajo, acompañado por batería y piano. Cautivante es la trompeta con sordina de Fresu, que forma un amable dúo con el saxo aterciopelado de Tracanna. Delicados son los demás instrumentos:
amigable el piano con sus sofisticados apoyos, pulsante y melancólico el progreso del contrabajo, burbujeantes los cepillos de la batería. El solista del contrabajo nos regala una sección de noches llenas de nostalgia, en el cual el tiempo pasa lento y sigue. El saxo procede en la noche melancólica y rica de misterio, con ligerísimo y aterciopelado paso. Cuando se reencuentra con la trompeta, los dos instrumentos continúan abrazados, furtivos en su camino, mientras que el oscuro piano oscuro baja sobre la ciudad. Espléndido su dueto.

“Satie” abre con la trompeta de su autor en primer plano, sobre una alfombra de piano, contrabajo y batería. Satinados sus sonidos. Es bonito dejarse arrastrar en la escucha de tales bellezas. Los ritmos lentos de balada, a menudo impulsan a los corazones sensibles a la noche. Aquí Fresu interpreta la dulzura de las sonoridades a Chet Baker de modo realmente emocionante. Gran personalidad. La trompeta de Fresu y el saxo de Tracanna mutuamente se intercambian los papeles con pasos ligeros y suaves. Su entrelazarse, en estas contraposiciones, es lírico. Proceden al unísono como conducidos por una misma inspiración. El consiguiente solo de Fresu es una verdadera delicia, ya sea por estilo o por su elegancia. El fraseo es mágico e hipnótico. La improvisación del pianista es delicada, onírica, casi evanescente. Final al unísono con trompeta y saxofón.

“Il Lungo Addio” es otra sofisticada composición, esta vez escrita por Zanchi, abierta por la trompeta de Fresu con un ligero acompañamiento de la rítmica. El fraseo del contarbajo es mágico, iluminado el apoyo del piano, precisa y burbujeante la batería. Fresu procede rápido, exaltando con el sonido de su instrumento, esta nostálgica composición. El sentido del largo adiós es devuelto espléndidamente por los sonidos asordinados y largos de la trompeta. En el desenlace se asiste a un sofisticado y mágico dueto entre trompeta y piano.

“La Danza delle Ombre” de Héctor Fioravanti abre con una deliciosa introducción con figuras obligadas de piano y a contrabajo, coadyuvados por la batería, que los respalda con gran gusto. El tema es confiado al dúo trompeta y saxo. El solista de la trompeta es lírico y lleno de melancolía. La improvisación del piano, que parte in crescendo, siguiendo las evoluciones finales del fraseo de Fresu, se transforma luego en muy intimista, con notas a cascadas llenas de brío y frescor. Es maravilloso y sofisticado el dueto a contrapunto entre saxo y trompeta.

“Pour un femme” es la pieza-dedicatoria, que Fresu compuso en el 1988 en honor de Chet Baker. Una composición extraordinaria que bien interpreta el sonido del trompetista desaparecido y su amor por la música y las mujeres. Introducción de trompeta sola, acompañada espléndidamente del piano. Casi un diálogo entre dos. Cuando también entran los demás instrumentos de la rítmica, el tema siempre es dictado por Fresu y su instrumento, aquí más que nunca al centro de la escena y la celebración musical. Misterioso e intrigante es la interejecución que se establece entre trompeta, piano y contrabajo, mientras que la batería sigue desarrollando espléndidamente su trabajo de cepillos. El fraseo de la trompeta es fascinante, delicioso es su entrelazar con el saxo de Tracanna, casi queriendo re-interpretar el extraordinario dúo Baker-Mulligan, aunque este último utilizó el saxo barítono. Es fresca, sobre todo, la interejecución entre los vientos y el piano. Aquí, más que en otras piezas, Cipelli desarrolla el papel de tercera voz de solista. Cuándo baja el piano, es el contrabajo el que señala a su modo el tiempo y el lento proceder de la melodía. Para señalar es la real improvisación del piano: cascadas de notas llenas de sentimiento y armonía. Frecuentes en esta pieza son los climas: parecen esfumarse, para luego retomar su curso lento, casi arrastrado. Un manera de tener alta la atención musical del oyente, que no se relaja nunca, más bien escucha con mayor atención, pero también para mantener viva la pieza y todavía hacerla más rica de emoción, poesía, misterio y magia. Todas características del estilo de Chet Baker.

“Ninna nanna per Vale” es otra pieza de Fresu: también ésta parece una dedicatoria, pero queda anónima. No se sabe, en efecto, quién es la Vale del título. Pero poco importa, viendo la belleza de la composición. Breve intro de piano y luego tema de la trompeta. La melodía es muy dulce, lenta, pero con breves intervalos en que acelera un poco. Muy alegre, graciosa, “infantil.” La noche ha sido hecha para dormir y esta banda sonora crea una canción de cuna plena de diversión y sensibilidad. El solo del saxo es un real cuento en música, quizás uno de aquellos que pasan en la cabeza de quien está tratando de relajarse para caer en los brazos de Morfeo. Un cuento que suple de contenedor vacío: cada oyente puede poner las mismas fantasías, dejándose mecer por la música.

“Giulietta degli Spiriti” es una composición de Zanchi y Cipelli, dedicada a Federico Fellini, director, poeta de imágenes y sonidos, gracias también a la colaboración con Nino Rota. Intro de solo de batería, que juega sobre los platos con los cepillos. El tema es dictado por el saxo de Tracanna. La melodía es aquella típica de las películas de Fellini, recuerda mucho algunos temas célebres de Nino Rota. Es un real homenaje en música a la personalidad y a la obra del director italiano. Espléndido la interejecución de todos los miembros del grupo. El piano expone notas, rítmicamente la batería borbotea, el preciso contrabajo va por su calle, el saxo gorjea una deliciosa improvisación. En algún momento quedan solos batería y saxo y la intensidad es perfecta. El grupo se recompacta y retoma el tema. Dueto en el desenlace entre saxo y trompeta. Mágico su entrelazarse.

“La Palazzina Americana” empieza con la trompeta de su autor en primer plano, respaldada por una espléndida alfombra sonora de batería, contrabajo y piano. Primer solo confiado al saxo: delicado, poético y muy sugestivo. Segundo al piano: sólido recorrido y fluído correr de notas. Dueto entre saxo y trompeta al final de una pieza fascinante y rica en misterio. Casi están espiando, protegidos por la oscuridad de una típica noche americana, dentro de las ventanas de un palacete cualquiera en los suburbios de “an American city”.

“Slow Down John” es una pieza con mucho swing, escrita por Tracanna, que devuelve la energía y el dinamismo de una noche en Nueva York o en algunas otras grandes ciudades americanas. Intro swing de piano, contrabajo y batería. El acuerdo entre los vientos siempre es a niveles sublimes. La improvisación del piano está lleno de efectos sonoros, mucho ritmo y lleno de swing. Lo mismo ocurre con el solo del saxo: ritmo y energía se hacen dueños. Es una pieza que pone alegría y ganas de salir a divertirse en una gran metrópoli llena de vida y música. Retomando el tema de a dos entre saxo y trompeta y final con soltura.

“Retrò”, composición de Cipelli, abre con un inmediato dueto entre saxo y trompeta, coadyuvadas por la rítmica, apreciable, sobre todo la batería, en el acompañar de manera obligada, pero muy fantasiosa y burbujeante los dos vientos. Explotando sus silencios. Éste es índice de gran interejecución y acuerdo entre todos los músicos. Once años de vida en grupo no se discuten. La atmósfera, efectivamente, con estos vientos en primera línea, es muy retrò, manda a la mente de quien escucha, sensaciones, o a momentos experimentados en el pasado tanto en primera persona como por otra, por cuentos escuchados o libros. Fascinante.

“To Gil” es la pieza que Fresu le dedica a Gil Evans, gran arreglador, entre otros, de Miles Davis. Está caracterizada por la interpretación en solitario de trompeta y piano. Maravilloso el entrelazado y su progreso en contrapunto. Características principales de los arreglos de Evans. Final con la trompeta que tiene una nota fija y el piano que se esfuma.

“Pezzo X” es otra dedicatoria, esta vez de Fresu-Tracanna-Zanchi-Fioravanti a Miles Davis directamente. Pieza ritmada, sustentada en el contrabajo de Zanchi y en la batería de Fioravanti, sobre la alfombra en que se alternan la trompeta de Fresu y el saxo de Tracanna. Una pieza llena de swing y energía, típica del período hard bop de Davis. El encuentro entre Fresu y Tracanna puede sonar como una re-interpretación del dúo Davis-Coltrane en clave moderna, pero sea como fuere, personalísima y maravillosa. Particular la improvisación libre por todos a coro con la batería de Fioravanti, rica en ritmo, dinamismo y colores. Final al unísono de trompeta y saxo con separación conclusiva típica del hard-bop.

“To M.”, otra pieza se inspirada en una persona no identificable, quizás Marcello Melis, a quien toda la grabación del álbum es dedicada, esta vez a manos del pianista Cipelli. También aquí varias son los momentos: la música ralentiza, casi se para, para luego retomar su curso lento. De este modo, netas son las partes asignadas a las varias evoluciones de la pieza. Tema inicial tocado al unísono de la trompeta y del saxo. El piano se limita a improvisados apoyos, mientras que la batería y el contrabajo desarrollan a la perfección su trabajo rítmico y dinámico. Pausa. Segunda exposición del tema. Pausa. Improvisación del piano: lenta, delicada, casi onírica. Pausa. Exposición final del tema, siempre en dueto trompeta-saxo.

“Ossi di seppia” es la última pieza del disco y también es obra de Paolo Fresu. Introducción de piano con el contrabajo firme y la batería, que sigue al unísono inicialmente este latido, pero luego se derrite en una más dinámica figura rítmica. Tema dictado por el saxo. Su gorjeo es lírico. Breve paso del saxo a la trompeta, intensa y sugestiva. Improvisación del piano: un flujo edificante de notas, que dejan paso al contrabajo. Bien estructurado también su fraseo, que nos lleva a escuchar los tonos más altos de este instrumento. Las últimas notas dictadas por Zanchi bien se atan a las primeras emitidas por la trompeta de Fresu en su solo. Espléndido su acuerdo y su interejecución. Se conocen de memoria. Fresca y genial también es la improvisación de la trompeta. Vuelve luego el saxo a retomar el tema, pero Fresu no se para y dueta en contrapunto con el amigo Tracanna. Espléndida la amalgama, mágica la ejecución en la misma inspiración para un final trunco.

Marco Maimeri para www.livecity.it – Traducción: La Bestia Políglota

Apunte delchelistico: en la misma senda de “Ossi di Seppia”, Fresu y compañía rinde un magnífico homenaje a sus maestros. Estimados, sé que a veces (demasiadas, je) algunos de los sonidos que aparecen en MQC a muchos no les deben gustar, pero creo que esta es la clase de discos que les gustan a todo el mundo: moderno y clásico a la vez, temas muy emotivos, solistas al servicio de la melodía, brillantes arreglos; para disfrutar solo o en compañía (mejor). Por si no lo hemos dicho aún, Paolo es un intocable MQC. Disfrutad.

Track Listing

01. Notti eluse e attese deluse (4:55)
02. Satie (4:03)
03. Il lungo addio (3:22)
04. La danza delle ombre (4:49)
05. Pour une femme (to Chet Baker) (6:22)
06. Ninna nanna per Vale (3:53)
07. Giulietta degli spiriti (to Federico Fellini) (4:28)
08. La palazzina americana (4:46)
09. Slow down John (3:39)
10. Retro’ (2:15)
11. To Gil (to Gil Evans) (2:14)
12. Pezzo X (to Miles Davis) (2:38)
13. To M. (2:05)
14. Ossi di seppia (4:25)

Artist List

Paolo Fresu (tromba)
Tino Tracanna (sax tenore e soprano)
Roberto Cipelli (piano)
Attilio Zanchi (contrabbasso)
Ettore Fioravanti (batteria)

Nuevo link de descarga
Password: presoventanilla


4 comentarios so far
Deja un comentario

Thanks a lot for your Paolo Fresu “Project”. I’m very fond of this musician. And you site is great.

Comentario por Anonymous

Thank you, but take a nickname and com back. Wellcome

Comentario por La Bestia Políglota

Siendo sábado al mediodía me encontré escuchando este discazo y dije: “Seguro lo bajé de MQC”. Y efectivamente fue así. Imperdonable no haber agradecido en este post, me disculpo.
Una obra magnífica sin dudas; la trompeta de Fresu siempre tan embriagadora; y el resto de los músicos son de gran acierto y de excelsas melodías.

Saludos

Nahuel

Comentario por Nahuel

El link ha sido renovado!

Comentario por Del Chelito




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: