Preso ventanilla


Terence Blanchard


Wandering Moon (2000)

En “Jazz in Film” del año pasado, Terence Blanchard interpretó temas de película a base de jazz, una herencia a la que él ha contribuido vigorosamente durante la década pasada. Pero la trama para Wandering Moon, segunda grabación de Blanchard para Sony Classical, resulta ser aún más convincente. Aquí, la acción gira alrededor de Blanchard, trompetista, compositor y líder del grupo pequeño. Es una escritura que ha estado “en desarrollo”, como dice la gente del cine, durante casi dos décadas, y transportado a este ordenado paquete de 10 pistas, resultando una presentación considerada, genuina, y profundamente acodada, a la cual más creaciones de Hollywood deberían aspirar.

Blanchard se mudó a Nueva York desde Nueva Orleans y adquirió notoriedad en los años 1980. Su floreciente carrera de músico de películas lo llevó a la Costa Oeste por un buen tiempo, hasta que su añoranza lo devolvió a Nueva Orleans. Mientras tanto, Blanchard nunca dejó de escribir para sus pequeños grupos o liderar giras.

Todo esto explica, en parte, por qué el primer álbum de Blanchard de composiciones originales en cinco años de sonidos, aproximadamente, es tan completo, tan equilibrado, y tan “bien trabajado”. Su fina banda incluye al compañero de mucho tiempo, el pianista Edward Simon; dos jóvenes saxofonistas de elegancia significativa y madurez, en el alto, Aaron Fletcher y Bryce Winston en el tenor; y al baterista Eric Harland, uno de los más impresionantes de una fresca oleada de jóvenes en el jazz. Y la estructura reúne a Blanchard con el saxofonista Branford Marsalis, un amigo de la niñez. También está el bajista Dave Holland; Blanchard y Holland cruzaron sus caminos en Nueva York a principios de los años 80, cuando el olorcillo de experimentalismo que caracterizó el trabajo de Holland lo tuvo largamente ausente del paisaje del jazz.

Una clave para el éxito de este álbum es algo que Blanchard podría haber recogido tan fácilmente en Hollywood como en Nueva Orleans o Nueva York: él cuenta historias que nos despiertan y luego nos recompensan con la satisfacción de relaciones tensas, voces interesantes, puntos culminantes oportunos, y resoluciones creíbles. Estas cualidades, más que cualquier decisión estructural o logros técnicos, son las que elevan la música.

La presencia de Holland enriquece cada tono de manera esencial. A Blanchard le gusta crear líneas de cuerno de armonía fuertes, sostenidas por lo esencial de contrapunto; la fuerza del tono de Holland y su sentido bien afilado del tiempo, maximiza el contraste y el suspenso escrito en la música. Esto se evidencia sobre todo en “Luna Viajera” la pista que abre el disco.

“If I Could I Would” dibuja igualmente la herencia hard-bop de Art Blakey y la corriente estética más free de Ornette Coleman. Los hábiles cambios de énfasis de Harland dentro de un groove constante, propulsan la acción de dos niveles. Marsalis realiza su solo con eficacia, primero llenando el aire con fragmentos melódicos, luego aventando estas frases en gestos esenciales. Donde Marsalis y Blanchard hacen su solo con fuego y furia, el pianista Simon crea una apacible sección media que el oyente no podía haber previsto.

Blanchard no cambia su tono para “Sweet’s Dream”, un tributo a Harry Edison. Pero la banda entera evoca el estilo de Edison -todos los bordes romos, brillos suaves, y juciosa elección de notas. Aquí y en otra parte, es evidente como con cuidado Blanchard ha afilado los rizos y las manchas de su herencia de trompetista de Nueva Orleans, en los aspectos de su personalidad musical -ellos sirven como dispositivos de narrativa para enmarcar la emoción más que como instrumentos técnicos. “Sidney”, del legendario saxofonista soprano de Nueva Orleans y clarinetista Sidney Bechet, se inclina en un groove demasiado moderno para la época de Bechet y con poca sugerencia literal a su tocayo hasta un cierre fadeout de cambios polifónicos.

Esto cabe porque este cuerpo de trabajo es sobre la visión de Blanchard. Marsalis hace un poco de su solo más fino hasta el momento, destacándose también en el angular, uptempo, “Joe and O”. Fletcher y Winston avanzan sus propias voces con distinción. Los destellos de tono y gruñidos de Blanchard se sienten en todas partes, sobre todo en el tema de cierre “I Thought About You”, el único estándar del programa. Pero al final, son los colores cambiantes y la interacción rítmica del grupo entero lo que cautiva especialmente. Las melodías de Blanchard forman una escritura convincente. Él ha encontrado la química fina de los músicos. Como en la cinematografía, la edición es lo que nos mantiene en nuestros asientos y nos deja satisfechos.

Fuente para la reseña: Larry Blumenfeld, JAZZIZ Magazine – Traducción: La Bestia Políglota!

Apunte: no he sido un gran seguidor de Blanchard, a pesar de que me gustó mucho “Flow” y me simpatiza por haber musicalizado películas de Spike Lee, pero a este disco lo he escuchado varias veces y minuciosamente, y me da la impresión de estar cuidadosamente planificado (producido?) y perfectamente ejecutado. Buenas composiciones, excelentes músicos, bien consustanciados con las ideas de Blanchard; parece no haber intervalos de tiempos en exceso para ningún músico; podemos encontrar buenas cosas de cada uno de ellos en todos los temas. Los grandes temas: “Luna viajera” (tremendo tema para iniciar un disco); el tandem “Bass Intro”-“My Only Thought Of You” (con Edward Simon como soporte y Eric Harland, brillante, alternando con Blanchard en voces principales; luego los saxos solos sobre los platillos de Harland, para cerrar con todos al unísono); “Simplemente Simon” con Blanchard, Simon y Harland (otra vez!!) a full; “Sydney”, veloz tema que arranca con los vientos y la batería marcando la cancha; energía bop con mayúsculas; la balada “I Thought About You” donde Blanchard saca lo mejor de si (con unos agudos altísimos!). Para terminar: brillante en todo el disco lo de Harland, al cual lo habíamos escuchado en discos muy dispares como son “Invisible Cinema” de Aaron Parks (donde también la rompe) y “Tarantella” de Lars Danielsson.

Track Listing

01. Luna Viajera (7:50)
02. If I Could, I Would (9:19)
03. Bass Intro (1:10)
04. My Only Thought of You (6:54)
05. Simplemente Simon (8:25)
06. Sweet’s Dream (7:24)
07. Sidney (6:44)
08. The Process (7:26)
09. Joe & O (10:57)
10. I Thought About You (9:00)

Artist List

Terence Blanchard, trumpet
Branford Marsalis, tenor saxophone (2, 4, 9)
Brice Winston, tenor saxophone
Aaron Fletcher, alto saxophone
Edward Simon, piano
Dave Holland, bass
Eric Harland, drums.

Link de descarga
Password: musicaquecuelga.blogspot.com


4 comentarios so far
Deja un comentario

Gracias por este disco que se deja escuchar.
Un abrazo

Comentario por Javier

De los mejores blogs que he encontrado. Felicitaciones.

Comentario por Jaime

Thanks very much for this one

Comentario por mk

Buen disco y los acompañantes de lujo, es una pena que se me escapara un concierto de D. Terence en Sevilla pero lo hicieron coincidir con otro de Madeleine Peyroux y mira que hay días en el año….

Como siempre, gracias.
Saludos
Enrique

Comentario por Enri




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: