Preso ventanilla


Jim Black / Alas No Axis

tapa-houseplant
Houseplant (2009)

Estilísticamente, Houseplant, del reverenciado baterista progresivo-jazzero Jim Black, puede no significar un abrupto despegue de sus discos anteriores grabados desde el 2000 al 2006 para el sello Winter & Winter. Sin embargo, la huella sustancial de Black en el jazz -aquí, en el jazz-rock-, ofrece un sello de distinción por su modo extravagante y astuto de llenar los blancos desde el kit de su batería. Y, como de costumbre, dispara unas síncopas tempestuosas a lo largo de esta briosa sesión con su viejo grupo musical, Alas No Axis.

El saxofonista tenor Chris Speed cada tanto suaviza las cosas durante estas obras mayormente propulsadas en corcheas rectas, donde las implicancias literales de un jazz rock híbrido subrayan la secuencia de eventos. Las texturas politonales del guitarrista Hilmar Jensson salen a la luz con sus ocasionales voicings en acordes tintineantes y dramáticas progresiones basadas en el rock. El repertorio está salpicado con motivos climáticos, pero las composiciones de Black también están diseñadas con riffs pegadizos y melodías memorables. Y encima la banda ejecuta un groove despedazador via las líneas de acid-rock de Jensson y las excursiones sesgadas de Speed en “Malomice.”

De modo intermitente, los musicos matizan el nivel de intensidad con movimientos y frases introspectivos, presentes por ejemplo en “Elight”. Y entregan cálidos armónicos entre las frases guitarreras de Jensson, en concierto con el pulso deshilachado del baterista durante “Lowers In A Nine Sense”. No obstante, es Black el acelerador, junto con el ataque propulsor y ágil del bajista Skuli Sverrisson.

Una vez más, el líder y sus camaradas fusionan extraordinaria y misteriosamente una vibra alegre con una moderna improvisación de jazz con parámetros de rock incondicional que combinan agradablemente en un paquete prolijamente envuelto.

Fuente para la reseña: Glenn Astarita para http://www.allaboutjazz.com/php/article.php?id=34305Traducción y Apunte: Nico !!!!

Apunte: Jim y su banda los Alas No Ejes nos llevan a otros de sus viajes rockeros. Es verdad que estos tipos son raros, pero es realmente durante los momentos de introspección, cuando bajan un poco de esos trips agitados que invariablemente vienen a morir a alguna orilla porque siempre en algún momento hay que bajar cuando haces música climática como la de los Alas, esos momentos, mamita querida. Brillantes, sublimes es poco. En esos momentos parece que el oído nos engañara, que sí hay sobregrabaciones y escuchas bien y te das cuenta que no, que son siempre cuatro, que ah, sí, por ahí hay más de un caño sonando, que no importa que queda bárbaro. Es muy difícil seguir siendo épico a la Arcade Fire cuando bajaste la intensidad a límites muy sutiles y casi dulces, suaves. Sobre todo porque cuando agitan los Alas también vuelan las pelucas y mueven sonido lindo (incluso aventurándose como siempre un poco en la línea trash noise como en “Malomice” donde las líneas son tan radicales que aún sin torturarte con un ostinato en semifusas la melodía es casi dolorosa). Yo escuchaba el disco y después al recordarlo hubiera jurado que tenían tecladista, pero no.

La verdad es que es increíble la complementariedad que tienen estos cuatro sujetos, porque los arreglos están buenísimos como si hubieran tenido mucho tiempo de preparación. Y ni Speed ni Jensson juegan al héroe, los dos son tipos que aparentan mucha sencillez en su musicalidad: el tenorista que parece un flacucho insulso en las fotos tiene en sus pulmones dos fueyes del tamaño de un AAA cada uno, tira unas melodías laaaaargas con un nivel de dominio del volumen del caño que es impresionante, realmente un sonido muy parejo. Toca también el clarinete y es socio musical de Uri Caine entre otros. Jensson tiene un sound bastante alternativo para ser jazzero, pela bastante el sonido roto y distorsionado, como con un chorus también y mucha cuerda al aire y se las arregla para sacar texturas tecladísticas y lograr grandes momentos con recursos que no suenan complicados técnicamente. En las fotos de prensa se lo ve con una 356 creo, y aparentemente un ampli fender en el piso (no un twin porque tiene el frente negro -un bassman?-) usa bastante sonidos rotos, sobre todo las partes intensas, y también tira esas notas largas, con armónicos controlados cuando bajan a zonas más tranquis. Sverrisson (el otro Alas islandés) tiene un concepto tan elegante de las composiciones, es siempre ubicuo y está en plano y perfectamente a tempo, a contrapunto o atacando derecho cuando hay que galopar. El tipo es director musical de Laurie Anderson y laburó también con Holdsworth, la tiene atada.

Lo de “corcheas rectas” (straight-four) que menciona Astarita (que habla muy en difícil) en su comentario me parece que tiene que ver con que en los ritmos del disco no hay prácticamente shuffle, no hay groove de swing y eso es lo que más hace por acercar esta música al rock, entendido como un gran canasto donde va cayendo todo estilo eléctrico y fuerte que no tenga otro claro casillero donde ubicarse, porque la música de los Alas es inclasificable. Encima es instrumental, que desfachatados. Por momentos me hacen acordar a los Portico, por eso de sonar tan personales y de las melodías largas, aun cuando Speed y Wyllie tengan estilos muy distintos (y de hecho Wyllie toca un montón de soprano).

Grandes momentos del disco a mi modisssssto entender: “Houseplant” (“Planta de interior”) con sus crescendos y su vuelta a empezar y su ritmito de viola constante y sincopado, sobre el que realmente vuela Black y se van los muchachos cada vez más arriba. Los tres del final la rompen: “Adbear”, y su final que se va derrumbando lentamente sobre un caldo roto y reverberante, “Lowers…” comentado en la reseña y “Downstrum”, lo más parecido a una balada tradicional de los Alas con una hermosa y optimista melodía que permite finalizar el disco en un atardecer encendido. Todo el disco es muy parejo y dentro de lo que es más noise predomina la amabilidad, sin perjuicio de que cada tanto se disparan en un ostinato que solo ellos entenderán plenamente, pero que no dura mucho, sino que es un vehículo para llevarnos a la tranquilidad misteriosa de una incomodidad conocida y amable. “Little” es un clima impresionante, realmente hipnótico y profundo. “Elight”, con su arpegio misterioso de violas (que según Black le causó una lesión y exigió a Jensson en la grabación). “Cahme”, un trotecito con una melodía circular y muy climático, compuesta según Black en su Fender Jaguar barítona (que nivel !), una de las primeras que salieron para este nuevo disco. “Naluch” también está muy buena.

En la nota de prensa de Winter&Winter por el disco que hay colgada en la web, dice Black: “La Belleza en todas sus formas” es una línea de un tema de Laurie Anderson. Durante una lectura que ella dirigió, describió la investigación de la idea de la belleza, y de preguntarse que significa la belleza para ella misma. Inspirado por ello, me hice la misma pregunta, sobre la música que estaba escribiendo para esta grabación, y si esa música estaba a la altura de lo que yo pensaba que mi idea de belleza podía ser, algo que funcionó bien para focalizar mis pensamientos cuando las cosas empezaban a arrancar en todas las direcciones.

No una forma de belleza tradicional, sentimental, o sacarinosa… sino el tipo que evoca misterio, familiar pero al mismo tiempo relativamente desconocido, y, aún más, algo que es invitador y que te desafía de un modo atractivo…. en el curso de todo esa cavilación me di cuenta que estaba buscando un sonido con el que pudiera empujar los límites de una idea justo hasta el punto de quiebre, donde se transformaría en otra cosa si la llevaras demasiado lejos. En nuestros otros CD’s nunca dudamos en destruir las fronteras si era necesario, de modo que yo estaba ansiando una aproximación distinta. Buscando distintos tipos de densidad, más armónica aunque no atonal per se. Ritmos más transparentes, que así permitan focalizar más en la armonía y la melodía. Sonidos largos, cosas que referencien al llanto, la llamada, el grito catártico”.

En fin, muy recomendable. Aire fresco, por momentos denso y aparentemente irrespirable, pero la mayor parte del tiempo amplio y agradablemente raro.

Si alguno necesita más info de los Alas, hay en la página web de Jim Black material de prensa en la pestaña que dice “EPK_and_PROMO” (http://www.jimblack.com/JIMBLACK/EPK_and_PROMO.html)

Track Listing

01. Inkionos (4:49)
02. Cahme (4:38)
03. Houseplant (7:13)
04. Fyr (1:10)
05. Malomice (7:12)
06. Little (4:34)
07. Elight (5:57)
08. Naluch (5:10)
09. Cadmium Waits (3:28)
10. Adbear (7:27)
11. Lowers In a Nine Sense (5:07)
12. Downstrum (3:45)

Artist List

Chris Speed: saxo tenor
Hilmar Jensson: guitarras
Skúli Sverrisson: bajos
Jim Black: batería

Nuevo link de descarga
Password: presoventanilla


1 comentario so far
Deja un comentario

El link ha sido renovado!!

Comentario por Del Chelito




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: