Preso ventanilla


Charlier / Sourisse

tapa Heritage

Heritage (2007)

Constituyen el tipo de dúo que los fanáticos del jazz aman. Sus carreras parecen tan estrechamente entrelazadas y complementarias que la gente hablará sobre “Charlier/Sourisse” como si fueran una sola persona. Usted no sabe cual es André y cual Benoît. Los dos artistas parecen compartir una visión de la vida y de la música, que han venido haciendo juntos durante más de quince años, tanto en dúo, como junto a Didier Lockwood y Jean-Jacques Milteau. Ellos co-escriben sus canciones, las discuten en la carretera, por la tarde en el hotel, y luego encerrados en el estudio las llevan a buen puerto. Como dos cocineros que resuelven sus recetas juntos. O dos navegantes, disponiendo a salir alrededor del mundo en el mismo barco.

Dúos como este son raros, ya sea en el deporte, la gastronomía o la música, porque los egos demasiado a menudo se oponen a la mejor de las relaciones de amistad. No hay este riesgo con Charlier y Sourisse. Si ellos hablan de su música o están tocándola, ellos están exactamente en la misma longitud de onda. Uno iniciará una frase con la que el otro continuará. Esta fraternidad cotidiana, esta compañía se oye claramente en este registro. Los asombrosos talentos rítmicos del dúo no son ningún accidente. El ritmo es sobre la respiración compartida, acerca de las notas que saltan en el momento justo, y tempos perfectamente sincronizados. Convenciones técnicas no están a la altura de un punto de vista compartido e inspiración, o para manos que se mueven en la misma dirección ya sea en los teclados o en los tambores. Charlier y Sourisse comparten las mismas raíces y están inspirados por el mismo patrimonio. El título de su disco no fue escogido al azar.

Héritage es un tributo. Héritage es un viaje. Un tributo a la música que ha alimentado el gran río del jazz, desde el Africa de ayer a la América de hoy. Un recorrido por las aguas de este río fértil, tan abundante como el Mississippi, tan profundo como la memoria y alimentado por un gran número de afluentes, las fuentes de las cuales pueden ser a veces un largo camino por recorrer. Charlier y Sourisse dejan a las corrientes dirigirlos, siguiendo primero algún meandro perezoso, antes de salir por los rápidos, haciendo su camino a través de la geografía de la música como dos exploradores, cuya única brújula es su gusto y talento. Al escuchar Héritage, usted podrá visitar muchos países. Usted oirá un banjo que surge como un viejo naufragio desde el agua, y verá paisajes de algodón de otra época. Usted notará algunas viejas chozas de madera, “juke-joints”, donde el blues encontró un hogar, así como pequeñas iglesias con sus sonidos gospel de domingos. Mighty Mo Rodgers, con la voz ronca de uno de los primeros cantantes viajeros de blues, extiende sus conjuros sobre un piano de salón de baile, fascinado por el encanto de un clarinete Dixie.

Usted puede oír los tambores de las riveras de los ríos de África a travez de los tambores que suenan de las bandas marchantes de Nueva Orleans, como postes indicadores que indican los remotos orígenes del jazz. Más adelante, usted distinguirá el delicado paisaje europeo de armonías y los colores de la orquesta transportados en el equipaje de los emigrantes del Viejo Mundo. Usted vendrá a través de baladas en el borde de los sueños, la suavidad de una difusa mañana o un órgano bostezando en el lánguido calor de Louisiana. Río abajo, hacia el estuario, otras aportaciones musicales unen la corriente. Los niños de la ciudad y los niños del país de música negra, funk y soul, se unen para celebrar sus ancestros comunes, junto con sus primos Afro-beat, desde el otro lado del océano, en Lagos, donde todo un pueblo baila a pesar del yugo de la opresión.

Incluso más lejos río abajo, usted oirá a la Nueva York de hoy, la capital eterna del jazz, donde los clubs todavía alimentan el río infinito. Después de Kenny Garrett, a quien ellos invitaron para tocar de su álbum “Eleven Blues” (O+ Music OP101), Charlier y Sourisse han embarcado a otro de sus ciudadanos en su odisea, Kurt Rosenwinkel.Un excepcional guitarrista con un estilo inconfundible, Kurt habla el lenguaje de la sabiduría, el lenguaje que los músicos han forjado durante más de un siglo, afilandolo como poetas, hablandolo como grandes hombres, e inmortalizandolo en pasta de vinilo: jazz. Y la prueba de que las distancias no son lo que solían ser, Rosenwinkel comparte este idioma con un verdadero parisino, Stéphane Guillaume, que se expresa con un admirable lirismo y una asombrosa elocuencia, no importa qué instrumento toque. No dude en aceptar la invitación a seguirlo en “Intra-Muros” (O+ Music OP116).

André Charlier and Benoît Sourisse son hombres ricos. Ricos porque saben traer su herencia musical a la fruición con cuidado y habilidad. Siempre conscientes de sus fuentes, ellos mantienen lo mejor de lo que les ha sido dejado, y lo traen a la vida, en algún sitio entre la modernidad y la tradición. Ricos, sin duda, pero sobre todo Charlier y Sourisse son generosos, porque nunca olvidarán su deber de compartir este patrimonio con nosotros.

Fuente para la reseña: Vincent Bessières, Journalist at Jazzman para http://charliersourisse.free.fr/projet_en.html

Héritage – Track Listing

01. Chabada Roots (1:19)
02. At the Duke joint (6:05)
03. Worksong (3:38)
04. L’improbable afrobeat (5:21)
05. Ragtime ragoût (4:04)
06. Le langage des sages (7:03)
07. Last griot (1:22)
08. Trio (5:34)
09. Edge of dreams (5:00)
10. Grave dans la cire (6:32)
11. Trompe-oreille (1:20)
12. Sleepwalkers (4:30)
13. Héritage (6:53)

Artist List

André Charlier: Drums
Benoît Sourisse: Piano, Organ
Kurt Rosenwinkel: Guitar
Pierre Perchaud: Banjo
Stéphane Guillaume: Alto saxophone, Flute, Clarinet
Jean-Michel Charbonnel: Double bass

tapa Imaginarium

Imaginarium (2010)

Para afirmar que el jazz es, de verdad, un interés global no hay más que mirar las colaboraciones transatlánticas que han tenido lugar sobre una base regular. Una mirada en la lista de álbumes repasados en All About Jazz y es claramente evidente que, mientras la polinización cruzada cultural ha sido durante décadas, esto es ahora lo normal antes que un fenómeno. Ya sea en reuniones en festivales de jazz internacionales, o simplemente haciendo frías llamadas a artistas con quien les gustaría tocar, más y más músicos miran lejos de casa buscando potenciales colaboradores.

El percusionista André Charlier y el tecladista Benoît Sourisse han estado pescando al arrastre más allá de las fronteras de Francia desde el inicio de su proyecto Charlier/Sourisse de 2001, reclutando a artistas americanos, incluyendo a saxofonistas como Jerry Bergonzi y Kenny Garrett, y al guitarrista Kurt Rosenwinkel. Imaginarium combina viejos y nuevos amigos, trayendo al guitarrista/banjoista Pierre Perchaud después de “Héritage” del 2007 (O + Music), pero esta vez en un papel más prominente, junto al “nouveau ami” Alex Sipiagin, quien desde haber emigrado de Rusia a EEUU hace dos décadas, se ha convertido en el trompetista de primera convocatoria para el bajista Dave Holland en su Big Band y en su Octeto, realizando además una cadena de finos álbumes bajo su propio nombre para el sello holandés Criss Cross.

El ecléctico set de originales contemporáneos de Imaginarium abarca un enorme terreno estilístico, desde dos variaciones de swing en el mainstream “Flying fox” -con Sourisse en Hammond B3, el otro en el piano- al teñido de Yellowjackets, pero atípicamente conducido por el banjo y de complejo contrapunto “Le Chat et la Souris” e incluso más temático enclavamiento “La chanson Idéale du Facteur Cheval”. Contrastando con la alta velocidad, el transatlántico soul jazz de “L’afrobeat improbable”, el grooving, pulso 6-en-4 de “Le petit soldat de plomb unijambiste” remonta a Pat Metheny Group, circa “Still Life (Talking)” (Nonesuch, 1987), excepto que el incendiario pero pensativamente enfocado solo de Sipiagin, trasciende a lo que el último Mark Ledford haya demostrado, al menos dentro de los confines del PMG

Sipiagin, de hecho, brilla en todo el disco -en un tenor más Woody Shaw que Miles Davis, pero por ahora, sin dudas, un hombre con ideas propias- de su casi increíblemente ardiente solo en “L’afrobeat improbable” acompañado de Sourisse en Hammond, quien, de alguna manera, combina con fluidez los relámpagos bebop con una pizca de la ampulosidad de Keith Emerson -ambos solistas apoyados por el rápido rasgueado del banjo de Perchaud. En otros partes, Perchaud tiene un mayor predominio, demostrando un económico lirismo en la suave balada “L’éckaireur”, y nerviosa destreza tanto en “Le petit soldat” como en la de tono oscuro pero cocinada a fuego lento apertura de “Conte utopique à pistones”.

En todas partes, Charlier es un acompañante empático, demostrando un notable comando multicultural de todas las cosas rítmicas y polirítmicas en dos miniaturas de solos de percusión: el multicapas, “Amuse-bouche”; y el aún más brillante “La danseuse”. En todas partes, como una escritura y un equipo conceptual, Charlier y Sourisse son paradójicamente reinantes y democráticos, proporcionando mucha dirección y libertad para Sipiagin, Perchaud, y, también, retornando de Héritage para dos pistas, el saxofonista Stéphane Guillaume. Imaginarium es uno de los álbumes que, en este momento de alto e inmanejable volumen de grabaciones, fácilmente podría pasar desapercibido, pero merece ser escuchado, tanto por sus incógnitas como por la presencia del más conocido y, como siempre, creativamente brillante, Sipiagin.

Fuente para la reseña: John Kelman para http://www.allaboutjazz.com/php/article.php?id=38531

Imaginarium – Track Listing

01. Conte utopique à pistons (8:03)
02. Le chat et la souris (6:49)
03. La chanson idéale du facteur cheval (11:20)
04. Amuse-bouche (2:00)
05. L’afrobeat improbable (le retour de l’improbable afrobeat) (6:56)
06. L’éckaireur (4:32)
07. Flying fox (le jour) (4:48)
08. Spirit of fables (5:19)
09. Le danseuse (1:37)
10. Le petit soldat de plomb unijambiste (7:38)
11. Flying fox (la nuit) (6:57)

Artist List

André Charlier: drums, percussion (2, 4, 9)
Benoît Sourisse: piano (1-3, 8, 11), Hammond B3 (5-7, 10)
Alex Sipiagin: cornet (1, 2, 5, 6, 10), trumpet (2, 3, 7, 8)
Pierre Perchaud: guitar (1-3, 5-8, 10, 11), banjo (2, 5)
Stéphane Guillaume: tenor saxophone (1), alto saxophone (5)
Jean-Michel Charbonnel: bass (1-3, 8, 11)
Fabrice Alleman: clarinet (8)

Apunte: hace un par de meses que estoy escuchando estos dos discos (como siempre me pasa empecé por el último, Imaginarium…). Daba vueltas, no sabía cual postear y hoy reaccioné, pensando “..y bueno, que sean los dos juntos”. Y después de todo, tiene sentido porque bien se puede notar la continuidad que hay entre un disco y el otro. Imaginarium me parece el más logrado, el más enfocado, con Sipiagin inspiradísimo, y redonditos momentos grupales; Heritage tal vez es demasiado amplio en cuanto a las variantes estilísticas y diferentes épocas que se quieren homenajear y eso conspira un poco contra el equilibrio del álbum completo; de todas maneras el hecho de que esté Kurt Rosenwinkel, y en muy buena forma, ya es un justificativo para disfrutarlo. Y como señalan ambas reseñas, Charlier y Sourisse son dos buenos directores de banda que dejan jugar a sus invitados. Como resumen puedo decir que estos dos discos del dúo Charlier / Sourisse saben como hacer para mantener el interés todo el tiempo; la música es inteligente, con un grado de complejidad que no impide que sea amable y entretenida a los oídos; siempre hay “cositas” que van sorprendiendo, que van dejando esa agradable sensación de que acá se está diciendo algo, con músicos elegidos sabiamente para la ocasión, ensamblados a las ideas musicales de los anfitriones de manera envidiable. Como dice Vincent Bessières en su reseña, Charlier y Sourisse se encuentran parados en ese impreciso lugar entre la tradición y la modernidad, al cual este humilde escucha adhiere fervientemente.

Password: presoventanilla


3 comentarios so far
Deja un comentario

grazie mille!
p.

Comentario por pleks quality handmade picks

Gran disco este Imaginarium. Tiene todo lo que se debe tener para hacerle un lugar en el pen drive y llevarlo por ahí. Exquisitos los interludios percusivos, que hacen honor al titulo del trabajo.

Feliz navidad y abrazo Chelo, feliz navidad y abrazo a todos los que hacen el aguante del sopre.

Pincha

Comentario por Pincha

Los links han sido repuestos!

Comentario por Del Chelito




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: