Preso ventanilla


Daniel Giraudo
diciembre 1, 2014, 12:36 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , ,

tapa Diente Esquimal
Diente de Esquimal (2011)

Daniel Giraudo volvió al disco. No por propia iniciativa sino por impulso de varios amigos periodistas que editan la revista cultural La Central , quienes entendieron que Diente de esquimal , tal el título de la obra en cuestión que había quedado en suspenso hace 20 años, merecía estar a disposición del soberano. Una vez que convencieron al ex líder de Tamboor para que actualizara el repertorio, generaron las condiciones para que el disco tangible se distribuya gratuitamente con su publicación.

La tarea no fue simple: Giraudo reside en España y la reconstrucción de un disco al que todos consideraban una obra maestra demandaba de una ardua curaduría. Maremotos de e-mails con tomas primarias, respuestas con versiones alternativas, entrevistas parciales para conseguir fundamentaciones para el booklet y así. “Lo fuimos gestando con Dirty Ortiz, Lucio Carnicer, Droopy Campos… Entre idas y venidas, finalmente salió. El esfuerzo de los chicos fue impresionante”, suelta Giraudo desde su hogar ibérico, aún conmovido por ser objeto de semejante reivindicación. Pero la movida se puede entender desde el lado de la reproducción: se trata del “eslabón perdido” de una discografía de fusión con identidad cordobesa, que dialogaba de igual a igual con lo que proponían hacia mediados de los ’80 los grandes del rock nacional.

–¿Tuviste que regrabar, o apenas mejoraste el audio?
–Antes de venirme para acá, y por suerte, me agarró esa etapa en la que los arreglos se podían secuenciar. Así que esta propuesta me encontró con todo el planteo hecho. Con las músicas y poesías enfocadas. Retoqué muy poco y sólo metí voces en algunos temas. Además, me pude juntar con Camacho Cagliero, sonidista cordobés que hace siete años labura con León Gieco, quien me empujó a hacer una remasterización. Metimos todo en (el sistema de edición) Pro Tool y empezamos. Todo eso me estimuló.

–Si no aparecían tus amigos periodistas, ¿este disco quedaba en el olvido?
–Ese es el meollo de la situación. A estos temas, yo siempre los sentí más que pensarlos, así que tuve muy claro que no quedaban desvalorizados ni olvidados por no ver la luz. Hay música que tiene vida propia independientemente de que te la editen o no. Muchos compositores que admiro trabajan para engrosar su colección privada. Y en su momento, trabajé en esos términos.

–¿Música para vos solo?
–Mirá, tengo una foto de hace 20 años en la que agarro un matafuego del viejo diario Córdoba y simulo pegarle a un tecladista amigo. Había ido a la Redacción para que me entrevistara Mariana Winocur con la idea de contar que tenía este disco. Golpeé las puertas indicadas en Buenos Aires, además. Al no encontrar respuesta, lo hice para mí. Y fue producto de una libertad fulminante. Ahora el desafío pasaba por ver si tanto la música como la letra seguían aguantando el paso del tiempo. Este disco aguantó el paso de tiempo, definitivamente.

–Es decir que el material trasciende el concepto de “justicia histórica”.
–Pienso que podría haber sido un disco de hoy, claro. Hay temas míos y otros de Tamboor que son olvidables, no han resistido el paso del tiempo. O mejor dicho, tienen que ver con un determinado tiempo, refieren a un período puntual. Pero no me ha pasado eso con Diente de esquimal , que llegó bien al momento de su descongelamiento.

–En el sobre interno, hacés una analogía entre un horno de barro de Ischilín y un iglú del ártico, como si a ambos símbolos los atravesara algo en común.
–¿Eso salió en el sobre interno? ¡¡¡Droopy lo publicó!!! Es un periodista nato, tiene una dosis de traición que es formidable. Lo que me hizo escribir lo publicó… Está perfecto. Tanto como cuando me insistió “Daniel, al disco te lo publicamos por las buenas o por…” Voy a la pregunta: Conociendo al horno de pan personalmente y al iglú mediante una revista, se me revelaba un diálogo de formas; dos culturas que no se conocen apuestan por un símbolo de igual morfología aunque para distinto uso. Me alucinaba, además, la diferencia de temperatura que existe entre ellos; uno se activa a 200 grados, el otro sobrevive bajo cero.

Nota del Diario La Voz del Interior: http://vos.lavoz.com.ar/pop/rock/es-producto-libertad-fulminante

Apunte: Este es un rescate emotivo con todas las letras. Daniel Giraudo, genial músico cordobés y tesoro oculto y casi secreto de la capital de la provincia, editó este disco con un puñado de canciones concebidas veinte años antes. La libertad de su poesía, el humor de lo absurdo, la belleza de su voz y su canto, y el pop/rock inteligentísimo que Giraudo propone, lo hace una joyita con un nivel infrecuente en el pauperizado rock argento. Mis highligths: todos los temas. Giraudo en la década del ’80 fue líder de la mítica banda cordobesa Tamboor, con la cual grabó otra joya absoluta llamada “La Sal de Mandinga”. Creo que es una buena oportunidad para que conozcan a este talentoso músico; aún así, si algún visitante del blog se siente perjudicado por la publicación de este disco, me lo hace saber vía mail, por favor. Saludos!

Lista de Temas

01. Diente de esquimal (2:54)
02. El escorpión (4:09)
03. De la ribera (5:30)
04. Del Caribe (6:47)
05. Atado a la evolución (3:49)
06. Pozo de la suerte (2:55)
07. Prestidigitador digital (4:04)
08. Solo un candil (4:41)
09. El traje del que espera (2:51)
10. El arenal (6:21)

Link de descarga


16 comentarios so far
Deja un comentario

gracias por la recomendación! abrazo grande!

Comentario por alejandro parisi

Abrazo, Alejandro!

Comentario por Del Chelito

Muy buen disco, Chelo. Para variar sacando conejos de la galera y haciéndonos concer músicos y músicas que de otra forma….Me gustaron especialmente “Diente…”, “De la Ribera”, “Prestidigitador”, y “El Arenal”. Creo, no obtante, que la etiqueta pop-rock le queda chiquita. Y no es para nada por menoscabar a tal etiqueta (los Beatles hacían PopRock!), pero creo que Giraudo maneja un arsenal de acordes, de armonias y melodías que exceden ese estilo y van mucho más allá. Sin duda es musica popular, pero con ambición de exigir al que escucha una atención atenta para poder ser apreciada en su totalidad y eso me parece que la acerca a otros estilos. Me gusta como canta Giraudo, pero me no me gusta su timbre de voz; es decir, afina impecable y transmite sensaciones con su voz, pero el timbre tiene algo que no me termina de convencer (algo medio Roquenarvajesco, si se quiere). Pero esto ya es gusto personal, el tipo técnicamente canta bárbaro. Alucinantes los arreglos de todos los temas. Y muy buena la info incluida. Gracias Cheloooo! PD: Que es eso de “si algún visitante del blog se siente perjudicado por la publicación de este disco”? Chelito, dueño y señor de este espacio, va fangulo al que no le gusta!! Abrazos!! N.

Comentario por Nicolobo Ramos

La tengo clarísima que la etiqueta pop/rock le queda chica, pero debo orientar a los internautas, Nico!!! Después, que cada uno afine el oído y escuche las otras músicas.

Otra: el aviso está dado porque no acostumbro a postear música de coterráneos; alguno capaz se enoja y me quiera buscar para ajusticiarme, vió?
Abrazo!

Comentario por Del Chelito

Que hermoso disco!
Gracias!

Comentario por Javier

Las canciones de Giraudo tienen esas mucha personalidad, desde el tiempo de Tamboor que lo sigo y me sigue sorprendiendo como así también la poca bola que le dan a su música.
Me cuesta una enormidad saber que está haciendo, me gustaría escuchar sus trabajos actuales, Giraudo es una incognita para mi. Ya habìa bajado este álbum hace un tiempo y me gustó bastante, aunque diré que prefiero el sonido salvaje antiguo de Daniel, más directo y sin tanto proceso y compresión. Recuerdo aquel “La Sal de Mandinga” que fue un discazo, pero comprendo que la idea de este trabajo era “que de a luz” y desde ese punto de vista mil gracias “presoventanilla” como siempre brindando la oportunidad y proponiendo buena música, por eso::::
Muchas gracias!!!

Comentario por Alberto Ceballos

Gracias a vos, Alberto por comunicarte!

Comentario por Del Chelito

Recuerdo Chelito que a fines de los 80 mi amigo José Luis Herrera (conocido en las radios cordobesas como El Alemán), que por esos trabajaba acá en San Luis, los trajo a tocar a nuestra provincia. Una cruzada de locos solo para un puñado que estuvimos ahí. Hoy este disco me hace revivir esos años y encontrarme con este material hermosísimo de un nivel superlativo. Si tengo que elegir sin dudas voy con; “Sólo un candil”. Inevitablemente me trae la presencia del querido flaco. Saludos y gracias-

Comentario por Gustavo

Hola Gustavo!! El Flaco es herencia cultural. Ineludible. Abrazo!!

Comentario por Del Chelito

No puedo decir otra cosa más que me encanto el trabajo muy adelantado para el tiempo en que fue realizado, con todo el respeto que le tengo a los músicos me tomo la libertad de hacer uno de los alcances más importantes para mí, la voz y la música se acercan mucho al trabajo del maravilloso Espineta, esto ya es una celebración, ya que Giraudo deja plasmadas todas las líneas que reflejan su autenticidad y real compromiso con su sonido, estilo, frases y creatividad.
Pop rock….???. Yo diría pop de vanguardia con tintes de jazz y fusión muy arraigada en el folklore y rock latino americano y bueno es una joyita de esas de las cuales no te cansas de escuchar, saludos y felicitaciones.
Saludos desde Chile, Sergio

Comentario por Sergio

Gracias Sergio!! Saludos!!

Comentario por Del Chelito

TUVE EL HONOR DE SER EL PROMOTOR Y PRODUCTOR DE LA PRESENTACION DE DANIEL GIRAUDO,EN SAN LUIS,EN TRES OPORTUNIDADES ENTRE 1990 Y 1991,EN DONDE PRESENTO(DIRIA POR PRIMERA VEZ)ESTAS MUSICAS QUE TODAVIA NO ESTABAN GRABADAS”DIENTE DE ESQUIMAL”QUE VERIAN LA LUZ EN DISCO RECIEN EN 2011..ABRAZO PARA TODOS..JOSE LUIS HERRERA(LOCUTOR-COMUNICADOR)CORDOBA-ARGENTINA.-

Comentario por jose luis herrera

Qué bueno José Luis! Y qué suerte haber estado allí!! Abrazo!

Comentario por Del Chelito

De nada , Chelito solo disfrutando de la música que tanto nos apasiona y reconforta la vida

Comentario por Sergio

Un verdadero placer descubrir a este músico enorme.
Original, dulce, melodioso, complejo… Me hace acordar deliciosamente al infinito Spinetta.
Una calurosa felicitación al blog por permitirme conocer semejante diamante y una botella al mar con un gran abrazo para Daniel Giraudo. ¡Gracias por la belleza negro!

Comentario por Guillermo

una maravilla guillermo..realmente..!

Comentario por josè luis herrera




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: