Preso ventanilla


Isamu McGregor
marzo 11, 2018, 11:05 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , ,

tapa Live at the Baked Potato
Live At The Baked Potato! (2012)

Isamu McGregor es un joven pianista y compositor que nació y se crió en Los Angeles, pero ahora está establecido en la ciudad de Nueva York, tras terminar sus estudios en el curso de jazz en la Universidad de Nueva York. Con sólo 23 años años, McGregor es un músico muy versátil que ha trabajado en una amplia variedad de géneros de jazz con algunos de los grandes nombres de la escena del jazz en Nueva York. Constantemente ocupado él es un prolífico sideman, pero también conduce sus propios proyectos. En el 2010 su trío de piano acústico Origin Blue, junto al bajista Evan Crane y el baterista Jeff Hatcher, lanzó el sumamente prometedor “May I Say You Something?”, una grabación que fue reseñada en este site.

McGregor continúa dividiendo su tiempo entre las costas Este y Oeste, y su más reciente grabación representa algo de un retorno a las raíces. Una de las principales influencias musicales de McGregor fue una grabación en vivo hecha en el famoso club de jazz de Los Ángeles, The Baked Potato, por el tecladista Greg Mathieson en 2000. Así describe McGregor este álbum con el guitarrista Michael Landau (ex Miles Davis), el bajista Abraham Laboriel y el baterista Vinnie Colaiuta: “loco y fuerte, rítmico y exageradamente groovy! Fue este registro en particular que despertó mi interés en las posibilidades inherentes de la música jazz”.

Doce años después McGregor está excesivamente orgulloso de haber realizado su propio “Live at the Baked Potato”, un desvergonzado disco de fusión con McGregor en piano eléctrico y sintetizador (él está acreditado en “teclas”) junto al guitarrista Deen Anbar, Evan Marien en bajo eléctrico y Gene Coye en la batería. Sin embargo, a pesar de los adornos retro, la intrepidez y brio juvenil del cuarteto asegura que este es un registro que crepita con una energía e inteligencia que es inequívocamente contemporánea.

La capacidad de McGregor de moverse convincentemente entre teclados acústicos y eléctricos asegura que él rutinariamente sea comparado con Chick Corea y tal es su habilidad y técnica (clásicamente entrenado, afilado en jazz) que la analogía no es completamente imaginaria. La fluidez de Marien en el bajo eléctrico se deriva claramente de escuchar al gran Jaco Pastorius, Anbar es un ardiente e inventivo guitarrista con fuertes inclinaciones rock y Coye es un baterista funky pero flexible.

El programa consiste enteramente de originales de McGregor, a excepción de “Grover” del Philadelphia Experiment, el supergrupo funk consistente en el tecladista Uri Caine, el bajista Christian McBride y el baterista Ahmir “Questlove” Thompson.

El tema de apertura “Rainbows in Transit” establece la escena, que se construye con el solo apacible de McGregor acumulando cuidadosamente capas de funkiness**, para culminar en un solo estratoférico de Anbar, pesadamente tratado. El guitarrista utiliza su despliegue de efectos articuladamente en todo y combina brillantemente con los variados sonidos de teclado de McGregor.

“A Simple Science” juega con tartamudeantes ritmos funk con los cuatro instrumentistas engranando juntos. El trabajo del teclado de McGregor es consistentemente inventivo, el bajista Marien se destaca a lo largo con Anbar rompiendo filas hacia el cierre.

Un tema de ciencia ficción parece correr a través de muchos de los títulos del álbum, quizás un homenaje al álbum de Corea de 1973 “Hymn of the Seventh Galaxy”, la primera grabación eléctrica de Return to Forever con Bill Connors aún en la silla del guitarrista. Mikal Gilmore, de Rolling Stone, habló de aquel álbum “líneas arqueadas llenas de gracia” y “ardiente fuego cruzado” pasando a describir el álbum como “una última estocada valiente antes de que la fusión fuera funked**”. Las virtudes de aquella grabación pueden ser aplicada también a McGregor y sus colegas. La larga “When The Lights Fell from The Sky” incorpora el espacio etéreo brillante, poder funk de la casa y deslumbrante trabajo instrumental de McGregor y el baterista Coye, en un tour de force de 11 minutos de dinámica cambiante.

El cuarteto se estira por 14 minutos en el groove funk de Philadelphia Experiment, “Grover”, moviendo nuevamente hacia arriba y abajo los engranajes. No todo es martillo y tenazas, McGregor y sus colegas presentan una admirable madurez en la forma de construir y liberar la tensión. Esto permite a McGregor, Anbar y Marien la oportunidad de demostrar sus habilidades solistas, con el elocuentemente líquido pero irresistible bajo funky de Marien, destacándose como un particular highligth.

“Theme Music for a Super Slow-Motion Fight Scene” encuentra a McGregor soleando febrilmente sobre el piano eléctrico sobre un groove de bajo que se filtra antes de la entrega a la fiereza de Anbar, que otra vez se dirige a la estratosfera. El enérgico tocar de Coye es excelente en todas partes y él remata la obra con una dinámica característica del tambor.

“You and Your Milky Ways” comienza a sonar como el primer Weather Report trilling con cuidadosos sintetizadores y Rhodes, con Coye y Marien proporcionando una sutil corriente submarina funk. La segunda mitad de la pieza es más insistente, con acordes dentados que se entrelazan y ritmos que conducen a la liberación eventual y a un impulso distintivo de los tambores de Coye

“Urban Dragon Slayers” es pura fusión con una profunda influencia de rock. Esto es un tour de force para Anbar que realmente rockea, frasea y solea con jubiloso aplomo. Bajo muscular, teclados apuntalando y tambores afanosamente poderosos completa el cuadro. ¿Retro? ¿excesivo?, bien, tal vez, pero no olvide que estos tipos jóvenes experimentan las emociones embriagadoras de esta clase de música por primera vez. La audiencia de LA amó esto.

Finalmente tenemos “Big Sky” que me imagino fue interpretado como un bis. Surge casi de manera subliminal, como si viniera desde las profundidades del espacio. Marien es el primer solista, fluido y elocuente en el bajo fretless encima de la guitarra y el teclado brillante y los suavemente bulliciosos tambores de Coye. El solo de sintetizador de McGregor es un recordatorio de cuán bueno este difamado instrumento puede sonar en el contexto adecuado y tocado por un apropiado par de manos.

Este estilo de fusión no es un tipo de música que escucho muy a menudo en estos días, pero me sorprendió lo mucho que disfruté de este álbum. La escritura de McGregor es consistentemente imaginativa y atractiva, y aplicando el conocimiento contemporáneo a lo que son esencialmente estilos de los ’70 asegura que la música no cae en las viejas trampas de destellos, grandilocuencia y excesos. Sí, McGregor y sus colegas se deleitan mostrando sus dotes pero esto no es técnica por la técnica en si misma, aquí hay verdadera inteligencia y sustancia junto al joven brío. “Live at the Baked Potato!” otra vez notifica que McGregor es un verdadero talento a mirar.

Fuente para la reseña: Ian Mann para http://www.thejazzmann.com/reviews/review/live-at-the-baked-potato/
**Nota del traductor: dificil de encontrar una expresión en castellano!!!

Track Listing – Live At The Baked Potato!

1. Rainbow In Transit (8:58)
2. A Simple Sience (9:47)
3. When The Lights Fell From The Sky (11:08)
4. Grover (14:16)
5. Theme Music For A Super Slow-Motion Fight Scene (9:36)
6. You And Your Milky Ways (9:17)
7. Urban Dragon Slayers (5:45)
8. Big Sky (9:27)

Artist List

Isamu McGregor: keyboards
Evan Marien: bass
Gene Coye: drums
Deen Anbar: guitar

tapa Resonance
Resonance (2017)

En este álbum, su segundo como líder desde Live at the Baked Potato del 2012, el pianista/tecladista Isamu McGregor sigue perfeccionando su enfoque para elaborar un inteligente y desafiante jazz fusión. Con el bajista Evan Marien y el baterista Gene Coye nuevamente a su lado, él consigue los socios adecuados para navegar por sus laberínticas composiciones e invita al saxofonista tenor Seamus Blake, al clarinetista bajo Bennie Maupin y al guitarrista Deen Anbar para mejorar el alcance y la diversidad estilística del registro.

Una cosa queda clara desde la pista de apertura (“The Dreamer”) en adelante: McGregor no tiene ningún interés en crear algo estático o monótono. Cada una de estas siete pistas proporciona muchos giros y vueltas, pero “The Dreamer”, en más de 10 minutos de longitud, es en particular resplandeciente con tempos, moods y compases cambiantes, tal como uno podría esperar de un sueño que se mueve en un número de direcciones diferentes. Si bien esto es de vez en cuando un poco demasiado inconexo, ciertamente nunca falla en sostener el interés, y el preciso trabajo del bajo de Marien y la ágil batería de Coye lo sostiene todo junto admirablemente.

McGregor tiene igual afecto por el piano y el sintetizador, y utiliza ambos abundantemente en todo el registro. Creativas multicapas le permite el seguimiento de partes de teclado en una serie de canciones, que normalmente funciona correctamente aunque hacen que la música se sienta algo menos espontánea e inmediata. En cualquier caso, McGregor es muy calificado como tecladista, y tanto usando elaboradas partes de sintetizador o bien el piano sin adornos, él es capaz de articular sus ideas de manera eficaz. Su sutil toque el piano es escuchado para un especialmente fuerte efecto en el solitario cover de la grabación, “Because”, de Lennon/McCartney, que McGregor interpreta sin acompañamiento. Esta es una encantadora y clásicamente influenciada interpretación, comenzando con una reserva impresionante, con sólo las insinuaciones más débiles de la melodía, antes de construir un poderoso final con acordes autoritarios, trémolos y descendentes pasajes de registros superiores.

Los invitados de McGregor también son empleados amablemente. El solo de Blake en “Relentless” es maravilloso en los límites desde la belleza encantadora al altísimo poder, y el arco de su performance es esencial a la trayectoria total de la pieza. El clarinete de bajo de Maupin añade un ambiente misterioso “The Drifter”, y la guitarra arenosa de Anbar presta la textura funky a “Thor vs. James Brown”, una pista que también destaca algunas fabulosas carreras de bajo de Marien, además del solo incendiario de Anbar durante la última mitad del corte.

Con fuerte maestría musical y reflexivas composiciones, la segunda grabación de McGregor tiene mucho que ofrecer. Es una prometedora realización de un tecladista con ambición y habilidades de sobra.

Fuente para la reseña: Troy Dostert para https://www.allaboutjazz.com/resonance-isamu-mcgregor-ghost-note-review-by-troy-dostert.php

Track Listing – Resonance

1. The Dreamer (10:18)
2. Relentless (7:22)
3. Halfway There (6:29)
4. Because (5:17)
5. The Drifter (9:57)
6. Thor vs. James Brown (8:17)
7. The Tao of Flying (8:17)

Artist List

Isamu McGregor: piano/keyboards
Evan Marien: bass
Gene Coye: drums
Seamus Blake: tenor sax (2)
Bennie Maupin: bass clarinet (5)
Deen Anbar: guitar (6)

Apunte: Isamu McGregor nació el 5 de Setiembre de 1989 en Los Angeles, en el seno de una familia musical. A los 5 años comenzó a tomar lecciones de piano clásico, cosa que hizo durante los siguientes diez años. Mientras estaba en le escuela media tomó contacto con el disco “Live at the Baked Potato” de Greg Mathieson, hecho seminal para enfocar su interés por las posibilidades del jazz como lenguaje musical. Ya en la “high school” cambió la dirección de su piano clásico a hacer jazz todo el tiempo. Sus influencias musicales, como es para la mayoría de los artistas desarrollados a fines del Siglo XX y en en actual XXI, son sumamente amplios; en el caso de McGregor van de Art Tatum a Red Hot Chili Peppers, de Herbie Hancock a Led Zeppelin o de Lenny Kravitz a Rage Against the Machine. Ha tocado y girado con un importante número de artistas como son Colbie Caillat, Richard Bona, Tortured Soul, Virgil Donati, Natalia Lafourcade, Bennie Maupin, Sadao Watanabe, Wayne Krantz, Ari Hoenig, Keith Carlock, Lenny Pickett, Gregoire Maret, Seamus Blake y muchos más. Sus discos como líder, “Live At The Baked Potato!” y “Resonance” lo muestran desarrollando un jazz fusión (su primer y fuerte amor musical) del Siglo XXI vital, poderoso e inteligente, evitando las trampas del género y manteniéndonos conectados con su música sin apabullarnos con tecnicismos. Muy recomendables!

Password en ambos casos: presoventanilla


3 comentarios so far
Deja un comentario

Excelente, un total desconocido para mi! Las mejores páginas de MQC y el Preso me las regalaron así, a partir de mi total desconocimiento y grandes maestros de ese lado. Gracias Chelo!

Comentario por Nicolobo Ramos

Abrazo grande Nico!!

Comentario por Del Chelito

Hola, hace mucho tiempo que no me paso por aquí y no he podido tener más y mejor suerte con los trabajos de Isamu. Mil gracias.

Comentario por Arrutzi Nájera Mateos




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: