Preso ventanilla


Ike Sturm

tapa Spirit
Spirit (2005)

Como buen invitado de casa, Ike Sturm te deja con ganas de más. El contrabajista y compositor pone un impresionante esfuerzo orquestal de jazz contemporáneo en su álbum debut, Spirit, pero con cuatro canciones que suman 32 minutos, uno desearía que èl comparta más ideas de su ensamble de diez miembros.

Sturm compone piezas semanalmente como director musical para el ministerio de jazz de la Iglesia Saint Peter en Manhattan, que en su biografía dice que es considerada internacionalmente como ‘ la iglesia del jazz ‘. Ahora, a mediados de sus 20 años, él también ha actuado con notables del jazz como María Schneider y ha estudiado con Dave Holland. Él dice que la inspiración para Spirit vino durante un viaje por los fiordos de Noruega, y cada uno de los tres primeros movimientos se propone capturar una parte diferente de la Santísima Trinidad Santa (el cuarto se llama “Together”).

No hay, sin faltar el respeto, nada abiertamente espiritual sobre las composiciones. Se encadenan varios conceptos en general de manera sobria, fusionando la fácil accesibilidad de una banda sonora con las profundas complejidades de orquestación clásica, complementados por voces líderes con el gancho seductor de Dave Holland o Pat Metheny.

La apertura “Spirit” se centra en la Creación, construída desde una simple apertura de instrumentales y vocalizaciones como coro de la esposa de Sturm, Misty, a su solo de bajo a lo Metheny y finalmente una gruesa orquestación de compleja y suave fusión liderada por el saxofonista tenor Matt Blanchard. “Acts” es algo más animada en general, con un bastante coherente beat a rock/fusión, destacado por los melódicos solos del guitarrista Ryan Ferreira y Blanchard. “Everdoing” retorna a lo meditativo, mientras que “Together” -no sorprendentemente- fusiona numerosos conceptos incluidos un cambio abrupto a un interludio de rock de cuatro compases con Sturm y Ferreira interfiriéndose como si estuvieran sobre el escenario con Stanley Clarke.

La mayor parte del trabajo composicional de Sturm implica colaboraciones en artes visuales con su hermana Madeline, pintora y clarinetista también participante de este álbum, y Spirit posee la calidad que uno podría esperar para una galería de dramáticos cuadros canónicos. Esto es a menudo sutil sin ser aburrido, y si las piezas individuales no son necesariamente una declaración de innovación en sí mismas, están montadas de forma inteligente y de manera agradable. ¿Qué haría al álbum completo -o al menos algo a considerar en el futuro?, el trabajo que él ha compuesto para su iglesia. Parece seguro asumir que hay algo más allá del himnario familiar del Domingo..

Fuente para la reseña: Mark Sabbatini para https://www.allaboutjazz.com/spirit-ike-sturm-review-by-mark-sabbatini.php

Track Listing – Spirit

1. Spirit (7:54)
2. Acts (8:12)
3. Everdoing (7:46)
4. Together (8:09)

Artist List

Ike Sturm: basses
Matt Blanchard: tenor saxophone
Nathan Heleine: alto saxophone (4)
Eli Asher: trumpet, flugelhorn (3-4)
Andre Canniere: trumpet, flugelhorn (1-2)
James Hirschfeld: trombone
Misty Ann Sturm: voice (1, 3-4)
Maddy Sturm: clarinet, bass clarinet (1, 3-4)
Ryan Ferreira: guitar
Toby Koenigsberg: piano
Ted Poor: drums (1-3)
Ben Parris: drums (4)
Ruth Bennett: harp (1, 3)
Eric Schmitz: vibes
tapa JazzMass
JazzMass (2009)

Hay gente que cree que el jazz, como el blues, es impío o “la música del diablo”. Sin embargo, la espiritualidad de muchos artistas de jazz llega a través en su escritura, y el bajista/compositor/arreglador Ike Sturm es uno de ellos.

Sturm es el director musical para el ministerio de jazz en la Iglesia de Saint Peter en Manhattan. La institución tiene una tradición de servicios de jazz semanales que conmemoran iconos tales como Duke Ellington, John Coltrane, Miles Davis y Thelonious Monk. La iglesia comisionó a Sturm para que compusiera una masa de jazz para coro, cuerdas y septeto; el resultado, JazzMass, destaca a Sturm acompañado por los miembros de su familia, un pequeño cast de músicos de sesión, los saxofonistas Loren Stillman y Donny McCaslin, el Coro de la Iglesia de Saint Peter y un ensamble de cuerdas de 10 piezas.

“Kyrie” tiene una calidad etérea, con la ligera vocalización de Misty Ann Sturm -apoyada por el coro y complementada por la sección de cuerdas- establece el mood. Los solos del guitarrista Ryan Ferreira, con contribuciones de Stillman y McCaslin. La trompetista Ingrid Jensen aparece un poco durante la improvisación final.

Las cuerdas están más implicadas en “Gloria”. Misty Ann Sturm canta como una flauta que pronuncia palabras. A veces, ella y el coro canta a capella. La sección rítmica -Ike Sturm, el pianista Adam Benjamin y el baterista Ted Poor- proporcionan rellenos, los vocalistas toman un descanso, mientras Stillman y McCaslin solean. Ellos, sobre todo, son complementados por el bajo, la batería y la guitarra, pero las cuerdas también participan. Como el sonido se intensifica, el coro ayuda. Después de que la música se ablanda, y los vocalistas hacen una aparición, Jensen solea. Benjamin subraya el siguiente paso vocal. En casi nueve minutos, “Gloria” es una obra maestra orquestal, cambiando fácilmente de vocal a instrumental, mezclándose ambos de vez en cuando.

“Offertory: Stillness” es una inquietante pieza que destaca a los jugadores adicionales: el trombonista Tim Albright, la violinista Sara Caswell y la clarinetista Madeline Sturm. Empieza suavemente con un interludio instrumental, seguido por la vocalización de Misty Ann Sturm, emparejado con la trompeta de Jensen. El bajo de Ike Sturm es un poco más fuerte, y Poor destaca puntos clave con una variedad de platillos. Ferreira solea sobre el bajo y la batería, con Benjamin en Rhodes.

JazzMass es una sólida asociación de culto y de improvisación musical. Ike Sturm compone ocho de las 10 pistas y arregló las otras.

Fuente para la reseña: Woodrow Wilkins para https://www.allaboutjazz.com/jazzmass-ike-sturm-self-produced-review-by-woodrow-wilkins.php

Track Listing – JazzMass

01. Kyrie (6:32)
02. Gloria (8:54)
03. Interlude (2:18)
04. Hymn: Just as I Am (5:32)
05. Offertory: Stillness (8:04)
06. Sanctus (6:06)
07. Thanksgiving (3:11)
08. Our Father (3:15)
09. Angus Dei (8:09)
10. Hymn: Shine (5:07)

Artist List

Ike Sturm: basses
Misty Ann Sturm: voice
Loren Stillman: alto saxophone
Donny McCaslin: tenor saxophone
Ingrid Jensen: trumpet, flugelhorn
Adam Benjamin: piano, Rhodes piano
Ryan Ferreira: guitar
Ted Poor: drums
Tim Albright: trombone
Sara Caswell: violin
Madeline Sturm: clarinet
Sarah Brailey: soprano

Saint Peter’s Church Choir:
Janet Planet: soprano
Abigayl Venman: soprano
Brenda Earle: alto
Sarah Lynch: alto
Melissa Stylianou: alto
Anna Williams: alto
Charlie Christenson: tenor
Scott Murphree: tenor
John Young: tenor
Roosevelt Andre Credit: baritone
Clay Greeberg: baritone
Mark Sullivan: baritone

String ensemble:
Sara Caswell: violin I
Caleb Burhans: violin I
Courtney Orlando: violin I
Amie Weiss: violin II
Laura Arpiainen: violin II
Sharon Gunderson: violin II
Corrina Albright: viola
Beth Myers: viola
Maria jeffers: cello
Jody Redhage: cello
tapa Shelter of Trees
Shelter Of Trees (2015)

El bajista/compositor Ike Sturm ha servido como Director de Música para el Ministerio de Jazz en la Iglesia de Saint Peter en Manhattan desde 2004 y presenta un ofrecimiento de amor de jazz y música sagrada en Shelter Of Trees. El set es elevador aún siendo calmante, centrado y aún diverso como la banda de Sturm: Evergreen, estira las fronteras que podrían estar limitadas a la etiqueta de música consagrada.

La grabación comienza con el jubiloso “Rejoice” con el equilibrio perfecto entre la música y la voz, su diversidad presentada en un espacioso telón rural, el cual también se encuentra en el apropiadamente titulado “River”, ya que fluye con poder y gracia. La banda está compuesta de notables personalidades del jazz como el pianista Fabian Almazan, el saxofonista Loren Stillman, y el vibrafonista Chris Dingman que ofrecen inspiradas performances bajo las meditadas composiciones de Sturm, elevadas aún más por hermosas cantantes que incluyen la esposa del líder de la banda, Misty Ann Sturm.

Hay lujosas armonías vocales (“Turning Point”); un sedoso groove pinceleado con estética de música rock (“Shelter of Trees”) y absorbentes melodías (“Guide”). Cada pista tiene su propia fuerza, con una posible cima alcanzada en “Sanctus” donde los instrumentos, voz, y la lírica convergen y se mueven hacia una entusiasta conclusión.

Shelter Of Trees está dedicado al padre de Sturm, Fred Sturm, un respetado compositor y maestro de jazz que murió en el 2014. Esto también celebra el 50 Aniversario de Jazz en la Iglesia de Saint Peter cuya rica historia y diversos programas siguen apoyando la comunidad y el compañerismo. Esto es una apropiada publicación que hace un alegre ruido.

Fuente para la reseña Mark F. Turner para https://www.allaboutjazz.com/shelter-of-trees-ike-sturm-self-produced-review-by-mark-f-turner.php

Track Listing – Shelter Of Trees

01. Rejoice (4:13)
02. River (7:17)
03. Origins (5:29)
04. Turning Point (5:26)
05. Shelter of Trees (6:27)
06. Guide (6:27)
07. Renew (5:56)
08. Sanctus (5:25)
09. Family (4:13)
10. Psalm 23 (8:35)

Artist List

Misty Ann Sturm: voice
Chanda Rule: voice
Melissa Stylianou: voice
Loren Stillman: alto saxophone
Fabian Almazan: piano
Chris Dingman: vibraphone
Jesse Lewis: guitar
Ike Sturm: basses
Jared Schonig: drums

Guest musicians:

Zaneta Sykes: marimba (tracks 4 + 5)
Annabelle + Kendall Sturm, Maia + Luna Opazo: voices (track 6)

Apunte: En las reseñas que acompañan a los tres discos como líder del bajista y compositor Ike Sturm, se repite hasta el hartazgo que es el Director Musical del Ministerio del Jazz de la Iglesia de Saint Peter de Manhattan. Toda esta breve discografía gira alrededor de la fé que profesa Sturm. Digo esto para alertar a quienes se espantan cuando oyen hablar de este tipo de asociaciones. Muy por el contrario, la música de Sturm suena absolutamente genuina, inteligente y de una complejidad que no excluye al oyente casual ni aburre al más experimentado. Otra cosa para destacar es el fabuloso empaste musical que logra Sturm, tanto con músicos notables como son Stillman, McCaslin, Dingman, Benjamin o Almazan, como con otros que nos resultan poco conocidos. Juro que me animaría a ir a misa si pudiera ir a la Iglesia de Saint Peter!

Password en todos los casos: presoventanilla



Kneebody
noviembre 14, 2013, 12:27 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , , ,

tapa The Line
The Line (2013)

The Line, el cuarto álbum de estudio y debut en Concord de Kneebody, entrega más de lo que esperamos en el único enfoque totalmente instrumental del ensamble experimental. Demostrando una vez más los talentos del tecladista Adam Benjamin, del trompetista Shane Endsley, del bajista y guitarrista Kaveh Rastegar, del saxofonista Ben Wendel, y del baterista Nate Wood, The Line marca la primera vez que Kneebody trabaja con un productor (Chris Dunn) y un ingeniero de sonido (Todd Burke), siendo que la mayoría de sus anteriores álbumes fueron auto-producidos. Empleando a Dunn y Burke, la banda parece haberse liberado en el estudio. Por consiguiente, el álbum tiene una vibración cruda y de gran energía, que coincide con las frenéticas actuaciones del grupo en vivo. También, con canciones que son melódicas pero armónicamente nudosas y dinámicas, el álbum se ajusta perfectamente a la estética del grupo de hacer una música cambiante que desafía una fácil categorización. Todos los miembros de Kneebody son entrenados en la universidad, con un profundo conocimiento de las tradiciones jazz. Y como es de esperar, gran parte del material en The Line tiene una base en el jazz improvisational y, más expresamente, en el jazz de vanguardia y post-bop de los años 70. Por eso, uno se vería en apuros para encasillar cualquiera de las canciones en el álbum como puro jazz; aquí, muchos de los ritmos tienen más en común con el rock y la música electrónica. En ese sentido, Kneebody también es una continuación espiritual del movimiento post-rock de la década del ’90 de Chicago, y trae a la mente el trabajo de similares bandas de ese género como Tortoise e Isotope 217. Muchas de las canciones en The Line están construidas alrededor de repetitivos riffs de teclados o fracturados drumbeats funk. También hay mucho de serpenteante, armónicamente compleja y bop-influenciadas trompeta y saxofones. Dicho esto, Kneebody está más interesado en crear movimientos de formas extendidas que destacar extendidas improvisaciones solistas. Por consiguiente, el énfasis sobre en The Line en gran parte está centrado alrededor de la interacción grupal y se apoya en texturas auditivas, antes que virtuosas declaraciones individuales.

Fuente para la reseña: Matt Collar para http://www.allmusic.com/album/the-line-mw0002553285

Apunte: The Line es como un plato de sopa espesa y humeante en alguno de los días más crudos del peor invierno que se pueda imaginar: no tenés claro de que está hecha, te alimenta, te da energía, te deja con ganas de más. La trayectoria de Kneebody ha ido siempre en ascenso y sin dudas The Line es el más redondito, el más convincente de sus discos. The Line es otro de los albumes que llega a fin de año y se postula entre lo mejor del 2013. Discazo.

Track Listing

01. Lowell (Adam Benjamin) (4:42)
02. Cha-Cha (Shane Endsley) (5:07)
03. Trite (Ben Wendel) (6:24)
04. Sleeveless (Shane Endsley) (5:29)
05. Still Play (Ben Wendel) (4:51)
06. The Line (Ben Wendel) (6:23)
07. E and E (Kaveh Rastegar) (1:25)
08. Pushed Away (Kaveh Rastegar) (3:20)
09. Work Hard, Play Hard, Towel Hard (Adam Benjamin) (5:24)
10. Greenblatt (Adam Benjamin) (4:19)
11. What Was (Ben Wendel) (5:29)
12. Ready Set Go (Ben Wendel) (4:34)

Artist List

Adam Benjamin: Composer, Fender Rhodes, Synthesizer
Shane Endsley: Composer, Effects, Trumpet
Kaveh Rastegar: Bass (Electric), Composer, Guitar (Electric), Hand Lettering
Ben Wendel: Composer, Effects, Sax (Tenor)
Nate Wood: Drums
Todd Sickafoose: Mixing

Link de descarga
Password: presoventanilla



Kneebody
septiembre 11, 2011, 1:46 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , , ,


You Can Have Your Moment (2010)

Un grupo que ha sido repetidamente descrito como una banda de jazzrock con instintos de cámara, como una banda de rock formada por músicos de jazz, o como la articulación de jazz, rock, electrónica y hip hop en nuevas formas, casa a la perfección con la filosofía interestilística de Winter and Winter. Sobre todo porque esas descripciones se quedan cortas en sus términos y no hacen justicia a un grupo que ante todo deja perplejo por la brillantez y la frescura que despide en todos los apartados – de ejecución, de composición, de conjunción grupal -. Inubicables estilísticamente, Kneebody se hicieron, con un Grammy en 2009 en la categoría de Mejor Álbum Crossover de Música Clásica con su disco con Theo Bleckmann Twelve Songs by Charles Ives (Winter & Winter). Pero ¿no quedábamos que eran una banda de jazz, de rock…?

Kneebody se formó tras el paso de sus componentes por el ambiente liberal del CalArts y la Eastman School, donde tuvieron como profesores a músicos que no sólo son instrumentistas caracterizados por su gran pureza de dicción sino además conceptualizadores diferentes. Músicos como Dave Douglas, Ralph Alessi y Michael Cain. Su líder Adam Benjamin califica de experiencia fundacional el momento en el que asistieron a un concierto del Tiny Bell Trio de Douglas. La forma en que operaba su batería, Jim Black, rompió todas las concepciones que hasta entonces tenían de cómo comportarse dentro del jazz, del rock, etc. Y la referencia se sostiene pues Kneebody es una banda que se mueve en una órbita que a se cruza en segmentos con otras formaciones que tocan en varios idiomas a la par, de una conjunción abracadabrante y una chispeante abundancia de ideas. Bandas como los Alas No Axis de Black y el Vutet de Cuong Vu, ambas de diferente influencia rock, las distintas agrupaciones de Wayne Horwitz, con su gélida matemática funk de la precisión mecánica de los ensembles de los músicos minimalistas americanos, o, más jazzísticas, como los Keystone de Douglas o los Yeah No de Chris Speed. Son puntos de referencia que no dejan de ser de paso pues si algo caracteriza a la música de Kneebody es su mutabilidad. Una mutabilidad que está en la semilla de cómo conciben sus piezas multitemáticas y su desarrollo en concierto. Como tales no existen en forma escrita, sino como pura información melódica. La banda las aprende sección a sección y cada miembro tiene potestad de introducirlas en cualquier momento durante su interpretación, así como alterar su contenido mediante órdenes a sus compañeros conducidas por un elaborado sistema de gestos. La consecuencia es una reactividad de grupo soberbia en piezas que se llenan de excitación. Fue esto lo que atrajo a Dave Douglas para lanzarles su primer CD, y lo que les ha ganado el aplauso de músicos como Joshua Redman o Dave Binney.

You Can Have Your Moment es un enorme avance respecto a sus discos anteriores. Un disco arrollador, con un sonido lleno de desparpajo, y un toque y una interconexión que dejan sin aliento. Unísonos de trompeta y saxos trazan líneas complejas sobre una rítmica marcada, texturados por el Rhodes de Benjamin y un enjambre de efectos, forman la base. Su corte de inicio es ya un disparo entre los laberínticos temas de la banda; musculoso, de un beat implacable, Teddy Ruxpin resulta irresistible. Kneebody son poco dados a repetir planteamientos y cada corte de You Can Have Your Moment es distinto. Held puede ser hímnico, mientras The Entrepeneur es puro ambient noir. You Have One Unheard y Nerd Mountain generan funk mediante notas pulsantes, mientras The Blind y You Can Have Your Moment se acercan a los ambientes inquietantes de los The President de Wayne Horwitz. Hay incluso temas que pueden adoptar una apariencia más convencional y resultar incluso lineales, como Call.

En producciones anteriores el mecano de Kneebody evidenciaba sus junturas. Aquí, liso, preciso, poderoso, lleno de ingenio, de escucha excitante, no queda ni un reborde.

Reseña de Angel Gómez Aparicio para http://www.diverdi.com/portal/detalle.aspx?id=42616

Apunte: la reseña de Angel Gómez Aparicio es lo suficientemente elocuente, por lo que no voy a agregar nada más. Que lo disfruten.

Track Listing

01. Teddy Ruxpin (6:18)
02. Held (5:47)
03. The Entrepreneur (5:14)
04. No Thank You Mr. West (3:32)
05. You Have One Unheard Message (3:04)
06. The Blind (3:25)
07. You Can Have Your Moment (2:41)
08. Desperation Station (5:59)
09. Nerd Mountain (4:00)
10. Call (6:49)
11. Unforseen Influences (3:19)
12. High Noon (5:00)

Artist List

Adam Benjamin: Fender Rhodes, effects
Ben Wendel: saxophone, melodica, effects
Shane Endsley: trumpet, effects
Kaveh Rastegar: electric bass, effects
Nate Wood: drums

Link de descarga
Password: presoventanilla



Kneebody
febrero 20, 2011, 9:40 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , , ,


Low Electrical Worker (2007)

Un quinteto joven en ascenso, Kneebody tuvo su debut autotitulado en el 2005 en el sello recién formado de Dave Douglas, Greenleaf, lo que fue un obvio indicador de su potencial. La continuación de segundo año del grupo, Low Electrical Worker (grabado en Colortone Media), es una densa amalgama de géneros y estilos entregados con una voz unificada.

Pleno de joven vigor, Kneebody entrega el sentido del entusiasmo palpable en todas partes de estas variadas melodías. Tejiendo juntos una colección impresionante de influencias estilísticas, el quinteto teje los hilos de M-Base funk, post rock futurista, trash Sabbath-inspirado, pop agridulce y la introspección camarística, en una singular tapicería acústica.

Cada tema traspasa una serie de paseos dentro de estructuras modulares; ritmos de contrapunto, armonía polifónica y cambios de ritmo métricos son toda las partes de l la estética Kneebody. No solamente un medio para un fin, toda esta virtuosa parafernalia está al servicio de melodías sostenidas por ritmos contagiosos. La accesibilidad es el arma secreta de Kneebody.

Con un distorsionado Fender Rhodes y el bajo eléctrico entonado a su disposición, Kneebody de vez en cuando hace rock, con fuerza. Mientras el ambiente retro del Fender Rhodes esta actualmente en la moda, es agradable para oír a alguien que realmente entiende las complejidades y la historia del instrumento. Adam Benjamin es un tremendo músico. De las ondas de toque moduló la distorsión a tonalidades etéreas, parecidas a una vibración, que induce a una gran variedad de sonidos de otro mundo del instrumento.

El bajista Kaveh Rastegar y el baterista Nate Wood son un dúo de ritmo excepcional, que se entrelazan en poliritmos con una facilidad que desdice su complejidad. El saxofonista Ben Wendell y el trompetista Shane Endsley crean una mezcla armoniosa, tejiendo el contrapunto intrincado dual de bronces con exuberancia. Siempre atento a la estructura de las melodías, los solos son temáticamente conducidos y diseñados para acentuar la melodía al alcance de la mano, no al ego del solista.

Una mezcla embriagadora de convenciones de rock agresivo, magníficas melodías pop barrocas, virtuosa improvisación de jazz y pequeñas e intrincadas composiciones inteligentes, Kneebody forja precipitadamente el futuro. Low Electrical Worker es un equilibrio ideal entre la música popular y la improvisación de jazz, la fusión en el sentido más perfecto del término.

Fuente para la reseña: Troy Collins para http://www.allaboutjazz.com/php/article.php?id=25764 – Traducción: La Bestia Políglota !!!

Track Listing

01. Poton (5:33)
02. Blue, Yellow, White (3:59)
03. Dr. Beauchef, Penguin Dentist (4:38)
04. Flood on 12th Street (4:18)
05. Roll (2:17)
06. Notwithstanding (4:07)
07. Of Course (3:50)
08. Finlayson (5:15)
09. Cupcake Baby (2:13)
10. Looking Back (5:29)
11. Mahalia (7:28)
12. Mr. Darcy (5:24)
13. The Politician (2:57)

Artist List

Adam Benjamin: Fender Rhodes, piano, keyboards
Ben Wendel: soprano, alto and tenor saxophone, bassoon, melodica, Mouthman 5000
Shane Endsley: trumpet, pedals
Kaveh Rastegar: electric and acoustic bass, pedals
Nate Wood: drums

Link de descarga
Password: musicaquecuelga.blogspot.com



Todd Sickafoose Group
noviembre 21, 2010, 11:48 pm
Filed under: Sin categoría | Etiquetas: , , , , , , , , ,

Blood Orange (2005)

El joven compositor y bajista Todd Sickafoose esperó los cinco años para sacar su segunda presentación, Blood Orange, después de su álbum debut, “Dogs Outside” (2000). Considerando los avances que él ha hecho como compositor y arreglista, el haber esperado lo vale. Sickafoose todavía escribe el pensativo jazz mainstream enriquecido por la improvisación libre, pero su nuevo grupo más apretado, hace posible que la escritura no exija menos ejecutantes individuales y consigue mucho más del todo.

Para ser justo, “Dogs Outside” fue un esfuerzo de estudio de diez horas con una alineación fuerte pero desigual. Para algunos Peter Epstein sonaba demasiado pulido y brillante para armonizar totalmente con los arreglos de aquel álbum, que se habría beneficiado de los teclados adicionales y efectos electrónicos que Sickafoose ahora incorpora. Los solos simultáneos, un éxito en ambas grabaciones, tenía claras, aunque cautelosas fronteras en Dogs Outside y nunca alcanzó el audaz sonido unificado que sostiene Blood Orange. Blood.. todavía destaca al trombonista Alan Ferber y al guitarrista Justin Morell, pero con Ches Smith en batería y Ben Wendel en saxo tenor, el sonido es más agresivo y uniformemente parejo, hecho que beneficia al compositor.

Quizás Sickafoose necesitó este particular conjunto para comprender totalmente la superposición de partes lujosamente interactivas de Blood Orange. La pista del título es un fino ejemplo: en medio del solo creciente de Ferber, el celeste entra para doblar el trombón para varios compases antes de abandonar hacia una línea de apoyo del saxofón, que a su turno es doblado por Ferber después de algunos compases más de solo. El empleo pensativo de una estructura como esta, marca el rumbo de cada canción y un satisfactorio paso y la consistencia de la grabación entera.

No es ningún accidente que el compositor mantenga un foco estético de principio a fin. El repertorio muestra el espaciado y de cuatro partes “Serpentine” en todas partes del álbum, por canciones interventoras. “Resolve” al cierre, está sola en una categoría fuera de lo establecido en el resto del disco, pero parece señalar deliberadamente hacia el empleo más pesado de la electrónica en el futuro del grupo. Incluso aquellos pocos oyentes que no fueron impresionados por “Dogs Outside”, probablemente sean sorprendidos por el rápido desarrollo de este dotado joven compositor. Espero que su siguiente liberación no demore otros cinco años.

Fuente para la reseña: Nathan Haselby para http://www.allaboutjazz.com/php/article.php?id=20187 – Traducción: La Bestia Políglota !!!

Apunte: buenas y elaboradas composiciones, y buenas ejecuciones, para este grupo liderado por Todd Sickafoose, compañero de ruta de conocidos de MQC, como son Scott Amendola y Jenny Scheinman. El estilo del jazz contemporáneo que hace esta banda, lo ubico en las vecindades de Binney, Kneebody, Brian Blade, o Ben Allison, así que ustedes ya saben que esperar. Muy buen disco.

Track Listing

01. Serpentine One (4:37)
02. Entering the Wild (5:58)
03. Repeater (4:17)
04. Moonfruit (8:12)
05. Serpentine Two (0:55)
06. Blood Orange (7:22)
07. Microscopic Horses (8:33)
08. Serpentine Three (1:05)
09. Monkey Wrench of the Future (5:34)
10. Serpentine Four (4:07)
11. Resolve (1:22)

Artist List

Todd Sickafoose: bass, piano, keys, bells.
Ben Wendel: tenor saxophone
Alan Ferber: trombone
Justin Morell: guitar, effects
Ches Smith: drums

Guests:
Nels Cline: guitar, effects
Adam Benjamin: Rhodes, effects
Steve Moore: Wurlitzer, effects, celeste
Mark Ferber: drums (10)

Link de descarga
Password: musicaquecuelga.blogspot.com



Kneebody
noviembre 11, 2010, 3:15 am
Filed under: Sin categoría | Etiquetas: , , , , , , , , ,

Kneebody (2005)

Cuando el trompetista Dave Douglas dividió caminos con RCA/Bluebird -que grabó sus proyectos entre el 2000 y 2004- él creó Greenleaf Music que le permitió controlar mejor, tanto su arte como la distribución del mismo. Él también planificó traer a otros artistas. La primera grabación no propia en el nuevo sello, el debut autotitulado de Kneebody, cabe perfectamente con el punto de vista de Douglas de que la música debería superar etiquetas y artificiales restricciones estilísticas.

Un quinteto de músicos que han trabajado con artistas tan diversos como Ani DiFranco, Snoop Dogg y Steve Coleman, Kneebody trae aquella misma diversidad a su propia música, combinando y enfocando la vívida interacción improvisativa con la escritura detallada, y una paleta acústica entre los límites de lo puramente acústico y el extravagante modo eléctrico. Mientras que esta no es una banda de fusión por ninguna definición estándar, el acercamiento transgénero de Kneebody es sin embargo fusión en el más amplio sentido de la palabra. Tanto como Lost Tribe -la banda de los años 90 que, en última instancia, trajo una atención significativa a sus miembros, incluyendo al saxofonista David Binney, el guitarrista Adam Rogers, y el baterista Ben Perowsky- Kneebody logra combinar el groove visceral con cerebrales ideas musicales, haciendo de su llegada a la escena algo significativo.

A excepción del baterista Nate Wood, cada uno en el quinteto -el tecladista Adam Benjamin, el trompetista Shane Endsley, el bajista Kaveh Rastegar, y el saxofonista Ben Wendel -contribuye con sus composiciones al disco, pero es notable cómo la visión unificada de la banda persiste. Mientras que es difícil de evitar las comparaciones con Lost Tribe, Kneebody conserva un sonido totalmente propio, con aún una más amplia articulación estilística. Pero el camino y las líneas que Endsley y Wendl entrelazan -la cuerda, parecida a una serpiente, entre la armonía y la armonía que se extiende de cerca- plantea comparaciones con respecto a la escritura nudosa de Binney y Rogers.

Mientras hay un fuerte elemento funk, es a menudo con un borde agresivo que claramente se inclina más hacia el territorio del rock. “Never Remember” de Benjamín cambia del groove para el pedal de Wood y Rastegar, a una ligera sección media en la textura, antes de conducirce a otra golpeadora presentación del deformado Wurlitzer de Benjamín. “I’m Your General” de Endsley encuentra a Benjamín que alimenta su piano eléctrico con un modulador de timbre y el entonado bajo de Rastegar que recuerda al ex-bajista de Soft Machine, Hugh Hopper. La evocadora balada de Rastegar “Victory Lap”, con su tema memorable, demuestra que Kneebody puede relajar el paso y acercarse a lo lírico con la misma intención.

Con casi la mitad de la docena de pistas del álbum por debajo de tres minutos, uno podría esperar un foco compositivo. De todos modos “Wide-Eyed” de Rastegar de un minuto -un trío de trompeta/bajo/batería- es más sobre la interacción, mientras que “Clime Pt. I” y “Pt II” ambas enturbian la línea, con líneas claramente detalladas de bronce, que descansan sobre el telón electrónico más abierto creado por Benjamín, Rastegar y Wood.

Con el intrépido collage de influencias de Kneebody, el interés de Douglas en el grupo no llega como una sorpresa. Los puristas indudablemente estarán ofendidos por la combinación de tecnología en la mezcla de Kneebody, sin mencionar la postura a veces agresiva de rock del grupo; pero para los que quieren enterarse como el jazz vernáculo está siendo reformado y el espíritu improvisativo es re-contextualizado, Kneebody es una banda -y un álbum- que vale la pena escuchar.

Fuente para la reseña: John Kelman para http://www.allaboutjazz.com/php/article.php?id=20002 – Traducción: La Bestia Políglota !!!

Apunte: Disco mestizo, molesto para quienes quieren tener la seguridad de “que” están escuchando, Kneebody hace gala de sus diferentes influencias y entrega un disco bien representativo de lo que podría ser una de las orientaciones del futuro de la música no comercial en E.E.U.U. A ver si me explico mejor: no comercial no significa inescuchable para los que no sabemos nada de música, o de extrema vanguardia; significa toda aquella música inteligente, creativa, sensible y que puede aportar un sonido llamativamente distinto al que los medios de (in)comunicación suelen escupir por sus antenas o circuitos cerrados. Dicho esto, vuelvo al disco: acá hay mucho jazz, pero también hay funk, electrónica y una energía rockera digna de destacar; mis preferidos: “Never Remember” (con un poderoso tandem bajo-batería y los vientos sonando en lo alto), “I’m Your General” (otra vez el bajo bien gordo para un tema que suena con mucha fuerza), “Coat Rack” (ese remolino final…), “Halfway to Scrowton” (que comienza como un lento tema de cerebral escritura, para luego ir mutando en un sensual funky). Brian Blade & Fellowship Band, los discos de David Binney con Edward Simon y Kneebody tienen más de un punto en común, no en el “sonido” de cada banda, porque claramente suenan distintos, pero si en las formas al momento de componer y arreglar las canciones. Muy buen disco de una banda a seguir.

Track Listing

01. Break Me (5:31)
02. Clime Pt. 1 (1:37)
03. Never Remember (4:11)
04. The Comedian (2:26)
05. Wide Eyed (1:04)
06. I’m Your General (4:07)
07. Victory Lap (2:52)
08. Coat Rack (6:51)
09. Halfway to Scrowton (6:32)
10. Everywhere from There to There (4:15)
11. Clime Pt. II (5:15)
12. Perfect Compromise (2:43)

Artist List

Adam Benjamin: Fender Rhodes; piano, Wurlitzer, pedals, melodica
Shane Endsley: trumpet, pedals
Kaveh Rastegar: electric bass, pedals
Ben Wendle: tenor and soprano saxophone, alto saxophone, flute, bassoon
Nate Wood: drums, percussion, guitar, pedals
Davey Chegwidden: percussion (1, 9)

Link de descarga
Password: musicaquecuelga.blogspot.com