Preso ventanilla


Taylor Haskins

tapa Gnosis
Gnosis (2017)

Si recorres su producción discográfica, no hay un momento en que el trompetista Taylor Haskins haya sido normal. Sus primeras grabaciones muestran un conocimiento intuitivo de los puntos de encuentro entre el post-bop y el indie-rock, y su agudeza en esa área en particular, resultó en una música que rivalizó con las que otras almas afines, tales como Ben Allison y Kneebody estaban haciendo en ese momento. El paso del tiempo vio evolucionar el sonido de Haskins hacia la música que se centra cada vez más en las posibilidades melódicas y cómo podría prosperar en diferentes entornos. Allí estaba el folk-jazz “Americano Dream (2010)”, la cuerdas de cámara de “Fuzzy Logic” (2014) y el proyecto electro-acústicos del 2011, “Recombination”. Mientras que una fuerte presencia electrónica no es nada nuevo para Haskins, Recombination fue emblemática de algo más definitivo. Su más reciente grabación, Gnosis, se presenta mucho más a sí misma como la penúltima visión de esa área en particular de la exploración.

“Hazy Days” es hipotética banda sonora para una AI (*) que está siempre en movimiento. Los teclados electrónicos cantan en idiomas robóticos que se funden con el beat propulsado como subtexto del baterista Nate Smith, y la estructura de la canción emerge intermitentemente desde la nube de efectos electrónicos. “View From Here” es prácticamente el mismo enfoque, pero se ha liberado de las nubes, y la dirección de la canción se enfoca con claridad. Gran parte de este cambio es directamente atribuible a la guitarra y el contrabajo de los invitados Nir Felder y Fima Ephron, que profundizan las texturas electrónicas mientras que trazan una ruta directa para atravesar la melodía. Esto es un resultado similar para su tratamiento de “Equal Night”.

Hay un gran número de invitados en Gnosis, y es refrescante cuánto el líder de la sesión les da espacio para dejar su impronta. La pista del título “Gnosis”, el efecto etéreo de la alto flauta de Jamie Baum empuja a la trompeta de Haskins a alturas aún mayores con el más gentil de los empujones, mientras Brandee Youger dirige su arpa para cubrir aquellas convergencias armónicas con las motas diminutas de melodía, como si fuera la luz del sol que brilla sobre la superficie ondulada del mar. Y luego está el contraste de los sonidos orgánicos del trombonista Josh Roseman y la percusión de mano de Daniel Freedman con la electrónica en “Lost Worlds”, y cómo su tono es el efecto calmante de un sol naciente al final de una noche maníaca. Más diversión en contraste se encuentra en la forma en que la pulsante corriente submarina del bajo eléctrico de Todd Sickafoose es muy diferente de la expresividad salvaje del tecladista Henry Hey y aún así, suenan unidos.

Este es, por lejos, lo más diferente que Haskins ha sonado desde el principio de sí mismo y desde el pack, ahora. Y, teniendo en cuenta dónde comenzó, y los lugares a donde el jazz moderno ha avanzado, es un logro notable. Es también un poco más fascinante. Y mientras Gnosis se comporta como un punto de inflexión en la continua evolución de un artista, también podría ser otro punto de partida. Es algo por lo que vale la pena esperar.

(*) AI (Artificial Intelligence: inteligencia artificial)

Fuente para la reseña: Dave Sumner para http://www.birdistheworm.com/recommended-taylor-haskins-gnosis/

Apunte: En la oportunidad de haber escuchado la discografía de Taylor Haskins, destacamos el hecho de los cambios de direcciones musicales que el talentoso e inquieto trompetista imponía con cada nuevo disco. Gnosis de alguna manera retoma lo iniciado en Recombination, pero en esta oportunidad el impacto que produce es mucho mayor. Haskins está volando ahora por cielos donde también planean, Nils Petter Molvaer, FORQ, Rudder, Jason Lindner, los últimos Christian Scott aTunde Adjuah y Erik Truffaz y también, un poco, los Snarky Puppy, por mencionar algunos casos conocidos en MQC/PV. La electrónica que a veces conspira contra la emoción, en este caso está tan bien gestionada por Haskins, que si algo se puede decir de Gnosis es el poder que tiene de atraparte desde el primer track para soltarte cuando se apaga el último. Párrafo aparte para los músicos que forman parte de esta grabación: entusiasma de inmediato el solo hecho de leer la nómina. Esto es genuina y fascinante fusión del siglo XXI, producto de la apropiación sin ataduras que han hecho estos jovenes del legado musical de mediados del siglo XX para acá.

Track Listing

1. Hazy Days (feat. Nate Smith) (5:07)
2. The View from Here (feat. Nir Felder) (5:48)
3. Gnosis (feat. Brandee Younger & Jamie Baum) (4:15)
4. Equal Night (feat. Henry Hey) (7:38)
5. Circle Theory (3:30)
6. Lost Worlds (feat. Josh Roseman) (4:14)
7. Artificial Scarcity (3:01)
8. Plucky (feat. Daniel Freedman & Brandee Younger) (3:27)
9. alt_X (6:22)

Artist List

Taylor Haskins: analog EVI, synthesizers, piano, programming, trumpet
with:
Nate Smith: drum set
Fima Ephron: electric bass (2,4)
Brandee Younger: harp (3, 8)
Nir Felder: guitar (2, 4)
Henry Hey: rhodes & wurlitzer electric pianos (4, 7, 9)
Josh Roseman: trombone (6)
Todd Sickafoose: acoustic bass (3, 7, 9)
Daniel Freedman: percussion (6, 8)
Jamie Baum: alto flute (3)

Link de descarga
Password: presoventanilla



Fima Ephron



Soul Machine (2001)

El bajista Fima Ephron es bien conocido por su afiliación con muchos de los músicos que comprenden la fértil y generalmente investigadora escena del Downtown de la ciudad de Nueva York. La participación de Ephron con la excelente banda Lost Tribe, recientes colaboraciones con el héroe de guitarra eléctrica David “Fuze” Fiuczynski, significan sólo algunos de sus esfuerzos, además de disfrutar el status de músico de sesión de primera llamada. Con su estreno, el artista procura el apoyo de sus compañeros de Lost Tribe, el saxofonista David Binney y el guitarrista Adam Rogers. Sin embargo, el ventoso y a veces ardiente trabajo del Fender Rhodes del tecladista Edward Simon, acciona un estilo jazz-rock de los años 70, mientras que el líder y el baterista Jim Black se recuestan en ritmos a menudo fuertes.

Simplemente, Ephron no somete a sumisión a su bajo eléctrico. Él no basa su acercamiento en la ejecución de llamativas 16 notas o escapadas slapping sobre las cuerdas, aunque pueda elevarse a la zona roja cuando se lo requiera. Esencialmente, el bajista posee un tono brillante, realzado por su bombeo de notas y la capacidad de utilizar todos los registros como un vehículo para la armonización o la acentuación. En la obra titulada “Hasidic Folk Song”, Ephron da líneas puntuales encima del pulso que florece de Jim Black y de una refllexiva conducción de David Binney de una melodía folk judía..

Los músicos se entrelazan en backbeats de métrica impar, con un sentido distinto de extensión temática, mientras Rogers y Binney generan mucho entusiasmo vía su crescendos abrasadores y intrincadamente desarrolladas variaciones armónicas. Con “A Desert Storm”, la banda se aventura en una vibración ligeramente irónica-psicodélica-espacial, gracias a los tratamientos basados en EFX de David Torn y un groove ostinato sintetizado, encima de las secciones de ritmo que surgen bajo las corrientes. Así, Soul Machine es todo sobre la coexistencia de la música folklórica judía y el gustoso tipo de interacción con el jazz moderno, mientras el ensamble aumenta su paladar con astutamente arreglados motivos de jazz-fusion. Las composiciones ingeniosamente preparadas de Ephron, paralelamente tambien destacan la marcha y el vigor de un artista que tiene bastante para decir. Recomendado!

Fuente para la reseña: Glenn Astarita para http://www.allaboutjazz.com/reviews/r1201_086.htm#.UIQaAWd0ig8

Track Listing – Soul Machine

01. Yemenite (2:21)
02. Hasidic Folk Song (6:22)
03. Pyramid (5:37)
04. Oyfin (2:48)
05. Yashkar (4:19)
06. Moses (6:19)
07. A Desert Storm (6:20)
08. Scroll (1:58)
09. Deadly Play Of Numbers (5:29)
10. Noir (2:25)

Artist List

Fima Ephron: bass
Edward Simon: keys
Jim Black: drums
David Binney: saxophone, clarinet (6)
Adam Rogers: guitar

Special Guests:

David Torn: oud, samples, voice (6)
Buba Gisa Majerowitz: voice on (10)
Mike Ephron: voice (4)
Greg Wall: clarinet (6)

Quiet City (2010)

Resulta extraño no haber podido encontrar una (al menos una!) reseña de este disco, teniendo en cuenta sobre todo la alineación de primer nivel con la que cuenta Quiet City, que bien podría haber llamado la atención, pero, intuyo, pesa más el hecho de ser un disco editado por una discográfica sin llegada a los medios de comunicación. No importa cuan bueno pueda ser un disco, si no viene “apalancado”, es difícil que digamos algo de él, parece decir el negocio de la música. Bueno, este humilde blog del conurbano del mundo, quiere decir algunas cosas respecto a Quiet City. Nueve años después del buen “Soul Machine”, editado en el 2001 por Tzadik Records, Fima Ephron vuelve con Quiet City su, hasta ahora, última producción editada de manera independiente. Ephron ha partícipado de innumerables proyectos (puede verse un detalle de esto en su sitio web http://www.fimaephron.com/bio.html) y resulta gratificante ver que quienes lo acompañaron en su debut, vuelvan a hacerlo tanto tiempo después. Eso es un claro ejemplo de amistad y camaradería que envuelve a este proyecto, y es el clima que sobrevuela a lo largo de los 12 tracks. Clima de trabajo de una sólida banda, y no de acompañantes de un solista. Quiet City de alguna manera continúa lo iniciado en Soul Machine, pero ya liberado del anclaje judeo-folk. Apoyado un poco más en la fusión jazz-rockera de los ’70 impulsada por el Fender Rhodes de Ed Simon, la música puede dar sus giros y por momentos sonar un poco más vanguardista, otras más jazz contemporánea, otras con bases electrónicas, pero bajista al fin, Ephron gusta de melodías donde el ritmo está bien marcado. Las voces solistas fundamentalmente están encabezadas (y cómo no hacerlo así!!) por Binney y Julian Arguelles, siendo convincentes e imaginativos.
Los highlights del disco: la hermosa sensación de libertad que transmite “Kids Logic” con Binney brillante; el tándem conformado por “The Lands End” (lindo arreglo de teclados sobre el bajo de Ephron, con un solo cortito de Rogers en la eléctrica), más “Big Sky” (balada con Rogers en la acústica, lo cual siempre es un placer escuchar, otra vez Simon en el Fender Rhodes y Binney en un plan más sentimental); el dúo al unísono de Binney-Arguelles en “The Vibe”; los grooves pegadizos de “Nigth Sky”, “Shift” y “Tricky”; el buen cierre con la melancólica “Saraj” (tranquilo diálogo entre las distintas voces). En definitiva un muy buen álbum, con buenas composiciones, para un amplio público, dado tanto por su valor melódico como por la inteligencia aplicada en sus arreglos. Espero lo disfruten.

Track Listing – Quiet City

01. Green Light (6:21)
02. Distort (0:30)
03. Matrix (8:11)
04. Kids Logic (4:13)
05. The Lands End (1:39)
06. Big Sky (4:41)
07. The Vibe (4:42)
08. 5Yo (5:21)
09. Night Sky (3:32)
10. Shift (4:25)
11. Tricky (5:27)
12. Saraj (5:02)

Artist List

Fima Ephron: bass
Jim Black: drums
Adam Rogers: guitar
David Binney: alto saxophone
Martin France: drums
Edward Simon: keyboards
Julian Arguelles: tenor saxophone
Emilie Cardinaux: voice on #9

Password en ambos casos: presoventanilla



David Binney

Balance (2002)

“Un descubrimiento de primera magnitud” es como la revista Jazzman de Francia describió al estreno de David Binney en ACT en 2001. Han elogiado el CD no menos que el prestigioso periódico británico The Guardian, y la publicación que muchos admiradores del jazz todavía consideran la autoridad número uno en el campo, la revista de jazz americana Downbeat, le ha concedido al CD las impresionantes cuatro estrellas. Así, ellos elogiaron la unidad del grupo “su cercanía y precisión, ilustran una unidad que sólo puede ser alcanzada por la más sensitiva y comprensiva audiencia”. Concerniente al CD debut “South” (ACT 9279), la opinión de la prensa de jazz fue unánime: el saxofonista de 40 años Binney, natural de California y que ahora vive en Nueva York, había forjado una sumamente cautivadora combinación musical de composiciones demandantes y con la mayor libertad posible de tales calificados solistas como el saxofonista Chris Potter y el pianista Uri Caine. La música brilla, con colores sutilmente entretejidos y texturas que revelan el especial sentido del bandleader para las líneas elegantes y el pulido sentido del drama.

Balance“, el nuevo CD de Binney, está en el mismo alto nivel, o tal vez aún a un punto o dos más por encima -y para los que conocen el primer álbum, éste está lleno de nuevas sorpresas. Es un sonido mucho más “funky”, muy diferente. La banda de Binney cava más hondo. El baterista Jim Black y el pianista Uri Caine están atrás, pero con la adición de Wayne Krantz y Tim Lefebvre, nuevas texturas son aportadas a la mezcla -guitarra y bajo (eléctrico en vez de acústico)- con una alineación de invitados que incluyen a la cantante Tanya Henri. Binney escribió en un comentario sobre los temas, que como él componía la música para este CD la escuchaba con un sonido “eléctrico” en su interior. Durante este tiempo él había desenterrado la música que había influido en él cuando joven: George Duke, Stanley Clarke, Jan Hammer, Wayne Shorter, Weather Report, Lenny White, Tony Williams, Herbie Hanncock, y otros.

David Binney elogia estas influencias por su “franqueza y diversidad”, y resuelve estos ideales en un constante “balance”. Binney muestra que este balance puede cambiarse, continuamente, transformado por los modos predominantes. Durante su
estable recital en “55 Bar” en Nueva York, Binney cambió a veces radicalmente su música entre una semana y la siguiente -en un momento sumamente arreglada “y acústica”, a la siguiente, con más libertad y “sumamente eléctrica”. Tal es la metamorfosis con sus características siempre cambiantes que son evocadas en este nuevo CD. Hay baladas sensibles, sueltas instrumentales (“Marvin Gaye”, “We Always Cried”), y funky, rasgando temas con un bajo angular, perfectos fondos para intensas improvisaciones (“Arlmyn Trangent”). Hay hermosas partes pesadas solas de bronce (“Midnight Sevilla”), moviéndose desordenadamente en espiral saxofones y chillonas, gritonas guitarras practicando el alto arte de ir a lo loco (“Speedy’s 9 is 10”), y, por último pero no menos importante, mensajes parecidos a un trance cantado en un acompañamiento febril, turbulento (“I’ll Finally Answer”). De solos sobrecargados a grooves llenos, ricos, desde el free jazz contemporáneo a líricas perlas -como obedeciendo a alguna ley interior, muchos elementos diversos en “Balance” se unen en un todo homogéneo. Lo que algunos críticos ya habían, descubierto en “South” -que usted puede ser llevado de un estado de ánimo al otro sin ningún acto de violencia musical- es verdad para el nuevo CD de Binney.

David Binney demuestra ser no sólo un apasionante aventurero musical, un inspirado investigador de sonidos previamente ocultos al mundo -él también se prueba a sí mismo ser un compositor magnífico: el CD puede ser escuchado como una composición plena de muchos apasionantes descubrimientos dentro de las 12 secciones. Al menos, “Balance” debería seguir el camino del éxito de “South”.

Fuente para la reseña: www.actmusic.com – Traducción: La Bestia Políglota !!!

Track listing

01. Balance (6:35)
02. Marvin Gaye (4:55)
03. Arlmyn Trangent (6:49)
04. I’ll Finally Answer (7:50)
05. Midnight Sevilla (1:34)
06. Speedy’s 9 is 10 (5:39)
07. We Always Cried (5:24)
08. Lurker (4:18)
09. Rincon (4:44)
10. Fidene (4:18)
11. Arlmyn Trangent Reliv (3:06)
12. Perenne (4:54)

Artist List

David Binney: Alto &Tenor Saxophone (9), Synth solo on 12
Wayne Krantz: Guitar
Uri Caine: Piano, Synth
Tim Lefebvre: Bass
Jim Black: Drums
Guests:
Adam Rogers: Guitar (6,11)
Fima Ephron: Bass (6,11)
Donny McCaslin: Tenor Saxophone (1,3,6,8,9)
Tanya Henri: vocals
Peck Allmond: brass
Kenny Wollesen: broom (12)
Jon Haffner: alto saxophone (intro on 1)

Link de descarga
Password: musicaquecuelga.blogspot.com