Preso ventanilla


Matthieu Donarier Trio
agosto 17, 2015, 11:36 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , ,

tapa Optic Topic
Optic Topic (2004)

Francia no es el punto caliente del jazz hecho en Europa y, por lo tanto, es probable que muchos de los que leen estas páginas nunca hayan oído hablar del multi-instrumentista de vientos francés Matthieu Donarier. El trío de Donarier, completado con el guitarrista Manu Codjia y el baterista Joe Quitzke, ha estado tocando juntos durante siete años y estas aventuras han conducido a resultados concisos e intuitivos. Optic Topic, su primer documento registrado, se centra en un “mood” con frecuentes visitas a espacios opacos donde las corrientes andan arrastrando los pies debajo de la superficie, aunque ellos permanezcan sin miedo para aventurarse en valientes excursiones.

Las composiciones, son de todos excepto una escrita por Donarier, están influenciadas por una variedad de fuentes, más notablemente por los viajes de Donarier por Medio Oriente, España y Canadá, lo que le otorga un toque de sensibilidad occidental. Estas doce en su mayoría breves pistas, no están en la escuela tema-solo-tema, pero destacan fragmentos melódicos dirigidos por el matiz y la flexibilidad, aunque la verdadera alegría sea la energía colectiva del grupo. Mientras Donarier, con varios saxos y clarinetes, favorece los vuelos líricos y Quitzke proporciona el pulso y el color, Codjia es el foco. Él llena los espacios sabiamente, evitando la histeria de una guitarra autoritaria, con el cambio de formas cargadas por efectos, flexibles patrones ostinato, e incisivos y lacerantes fragmentos solistas.

Las pistas más largas de la sesión son las que ofrecen más agallas. La segunda pista, “La Chute”, es el ejemplo perfecto, con Codjia marcando el ritmo y asumiendo una posición de dureza (con breves taps en las cuerdas, a la manera de su compatriota, Marc Ducret), como las chispas de fuerza que florecen en el ímpetu de Quitzke y los espirales del soprano de Donarier. El trío también mira a entornos presentados por Tim Berne (una influencia obvia) en el liderado por el tenor, “OpticTopic”, con Donarier ajustando la nudosa construcción inicial, como Codjia dobla eso y Quitzke ajusta hacia abajo el ritmo para enviar el trío a una lágrima.

La lanzada interacción rítmica forjada por la primera línea también aparece nuevamente en “Saveur eXquise”, más lejos estimulada por la juguetona acentuación de Quitzke. “Jamais Contente” es otro punto alto, con torrentes puntiagudos de Codjia que motivan a Quitzke, quien empuja hacia fuera los cambios rítmicos antes de un cambio inesperado de paso que dibuja el humo del clarinete con sordina de Donarier. Y para elementos folk, no hay que mirar más que “Mail Planet”, con los punteos asordinados de Codjia que establecen el groove para los vuelos del tenor de Donarier.

En lo que se refiere a ambientes más oscuros, el grupo se destaca en “Los que faltan”, una melancólica balada escrita por Quitzke, sin duda el momento más desesperado del trío. Quizás la más compleja de las pistas, y posiblemente el registro más fuerte, es “Histoire d’un Jour”, que al principio comienza con un sombrío tema introductorio antes de que el grupo tome una nueva ruta como los tintineos intermitentes de Quitzke, las ondas sonoras de Codjia y el distante tenor de Donarier cantando dulcemente. Este pronóstico algo ominoso, tarde o temprano gira su foco a Codjia, cuya visión lunar y solo a lo Torn/Frisell, se eleva sobre un paisaje nebuloso, perfectamente concluido por su pista conjunta, la maravillosamente introspectiva “La Vie Sauve”. Éste seguramente se quedó dormido; esperemos que no demoren siete años para hacer otro registro.

Fuente para la reseña: Jay Collins para http://www.onefinalnote.com/reviews/d/donarier-matthieu/optic-topic.asp

Track Listing – Optic Topic

01. Chose rêvées (Le jour) (1:16)
02. La chute (5:40)
03. Los que faltan (2:32)
04. OpticTopic (3:35)
05. Histoire d’un jour (7:39)
06. La vie sauve (2:50)
07. Jamais contente (5:04)
08. Saveur exquise (3:22)
09. Lee Miller (1:32)
10. A la source (3:46)
11. Mail planer (6:34)
12. Apercues (La nuit) (1:34)

Artist List

Matthieu Donarier: saxophones, clarinette
Manu Codjia: guitare électrique
Joe Quitzke: batterie

tapa Live Forms
Live Forms (2009)

ar cuenta de lo cotidiano de un grupo que celebra sus diez años de existencia no es cosa fácil; se plantea la cuestión de la huella sonora que se quiere dejar. Es la problemática que guió el registro del segundo álbum del trío de Matthieu Donarier: el primero era el resultado de un trabajo en estudio [1], pero esta vez el saxofonista y clarinetista, miembro del colectivo Yolk, deseaba captar su trabajo en su vida diaria: la escena. Esta opción estética debía permitir descubrir el repertorio, constituido por «standards» ( [2]) y de composiciones antiguas o nuevas. Además, la música registrada en concierto parece restituir mejor la concepción del trío.

En poco menos de un año después del lanzamiento del proyecto, Live Forms aparece pues en casa de Yolk; es el fruto de presentaciones en Saint-Nazaire y Angers, pero también de un trabajo que se ha extendido en poco más de un mes: tres salas (El Fanal en Saint-Nazaire, Pannonica en Nantes, el centro cultural de la Universidad de Angers), cada vez con residencia de varios días en el mismo lugar, ensayos / conciertos abiertos al público durante la jornada, luego conciertos “oficiales” por la tarde, cada prestación fue registrada. De rodar el repertorio y operar las elecciones más coherentes comparado con la voluntad fijada.

El resultado está a la altura. En este trío de roles giratorios -Donarier, Manu Codjia y Joe Quitzke aseguran la línea melódica, la línea de bajo o el ritmo en el seno de una misma pieza- impresiona la economía de medios, la sobriedad que puede permitirse el control instrumental total. Jamás una nota de más, justo una sucesión de ideas magníficamente desarrolladas, proveyendo sorpresas perpetuas, esté en el nivel rítmico o melódico. Las composiciones firmadas por Donarier, apasionantes, parecen ser una fuente de inspiración sin fin para sus dos cómplices. En cuanto a las versiones – dos piezas de Brassens («Le temps ne fait rien à l’affaire», «Le roi des cons») – ellas son habitadas, dinamitadas, reinventadas, dejando al oyente tarareando las palabras del tío Georges. Sin olvidar una versión magistral de «Gnossienne n°3» de Satie y «Il pleut dans ma chambre» de Trenet, que recuperan una originalidad total sin renegar del espíritu de sus compositores.

Es un magnífico regalo de aniversario, por consiguiente, para el primer decenio de este trío, e ilustración perfecta de lo que es capaz de proponer en concierto: una música de frescura sorprendente, toda en poliritmias, paisajes sonoros en perpetua renovación y melodías que también son pegadizas. Uno de los grandes éxitos del año.

Fuente para la reseña Julien Gros-Burdet para http://www.citizenjazz.com/Matthieu-Donarier-Trio,3463103.html

Track Listing – Live Forms

01. Au bal de l’anarchYste (7:12)
02. Le roi des cons (4:16) (G. Brassens)
03. Abrakadabra (4:49)
04. Au refuge (2:47)
05. Gnossienne n°3 (5:32) (Erik Satie)
06. Le temps ne fait rien à l’affaire (6:07) (G. Brassens)
07. Tipperrary (4:46)
08. Novosibirsk (8:14)
09. Underwater Scenes (With Lili) (4:31)
10. Il pleut dans ma chambre (7:16) (C. Trénet)
11. Butterfly me (Butterfly You) (1:34)

Todas las composiciones son de Donarier excepto las indicadas

Artist List

Matthieu Donarier: saxophones
Manu Codjia: guitare
Joe Quitzke: batterie

Apunte: Nacido en el oeste de Francia, vivió en Paris entre 1995 y 2003 donde primero estudió en el departamento de Jazz y músicas improvisadas en el Conservatorio Nacional Superior antes de desarrollar sus redes de trabajo en la capital. En 1998 arma su propio trio, el cual ganó varios premios entre los cuales se encuentra el de la competencia Défense en 1999 y desde entonces ha sido parte de numerosas aventuras musicales: Daniel Humair’s ‘Babyboom’, ‘Le Sacre du Tympan’, Gábor Gadó Quartet, Caratini Jazz Ensemble, Stephan Oliva…


Actualmente es el líder de tres proyectos: el Trio – con Manu Codjia y Joe Quitzke – activo por 15 años en Europa, “Kindergarten” con Poline Renou, un fresco duo unplugged, en el cual se mezcla música de cámara, estructuras polirítmicas y literatura, y también su último proyecto con el pianista holandés Albert Van Veenendaal, con quien grabó “Planetarium” (2014, Clean feed). También es co-líder del proyecto “Wood” con el gran contrabajista Sebastien Boisseau. Apasionado por la literatura y el dibujo, Donarier desarrolla una música que reinventa una y otra vez, donde el sonido es un material para ser esculpido, una estructura profundamente rítmica donde las fronteras de la improvisación y la composición tienden a desaparecer. A la fecha, el último álbum del Matthieu Donarier Trio se llama “Papier Jungle”, el cual se lanzó a la venta en Marzo de este año, nuevamente por el sello Yolk Records.

Password en ambos casos: presoventanilla



Olivier Le Goas & Trilog
junio 12, 2015, 8:47 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , ,

tapa Seven Ways
Seven Ways (2009)

Olivier Le Goas ha navegado entre la escena de la vanguardia neoyorquina (Ben Monder, Jim Black, Drew Gress) y la francesa, donde lo hizo particularmente en compañía de Éric Löhrer. Tras un primer disco bajo su nombre en 2006 [1], Le Goas ha montado el trío Trilog con los músicos Manu Codjia, guitarrista que no es necesario presentar, y Vicente Mascart, saxofonista ya observado en el momento del concurso de La Défense en 1994 cuando consiguió el primer premio. Por otro parte, Mascart también participó en la Orquesta Nacional de Jazz Claude Barthélémy y coordina el departamento de jazz del Conservatorio de Nevers.

En momentos en que muchos músicos repiten “tubos” pop o rock a su salsa, Le Goas, se inspira en la música clásica. Por supuesto, como buen número de sus pares, el baterista-compositor encuentra su inspiración en la música del final del siglo XIX, comienzos del siglo XX: Ravel le ha dictado «Sainte», un diálogo tranquilo y bastante lento. Sin embargo, sus fuentes datan de aún más lejos, más allá hasta de Bach, cuyos contrapuntos se prestan a las mil maravillas a las elucubraciones de los músicos de jazz, hasta la música de siglos XVI y XVII : «Le chant du regard» se basa en un tema de Erasmus Widmann [2], «Rêve de Bourgogne» de un anónimo del siglo XVII, y Henry Purcell aporta «The Answer». Le Goas compuso «Seven Ways» y «Dia». «Turn Out The Star» de Bill Evans cierra todo.

Seven Ways evoca tanto a los trovadores por sus melodías danzantes y repetitivas con toques desusados, como al siglo XXI por las elevaciones free de Mascart, los chorus rock de Codjia o la batería “terrenal” de Le Goas. La reverberación del saxofón y los acordes vaporosos de la guitarra permiten a Trilog desarrollar ambientes meditabundos y etéreos que Le Goas parece adorar.

El trío respeta globalmente la arquitectura tema-solo-tema pero siembra su intención de dúos o de solos. Cuando Mascart toca el soprano, Codjia a menudo se pone en el rol de líneas de bajo sobre motivos recurrentes; cuando pasa al tenor, el guitarrista se inclina más hacia los acordes “en suspensión”. Los solos de este último son a veces fluidos, a la Abercrombie, a veces bajo influencia rock. Mascart, es un Janus [3] del saxofón: la faceta “soprano” es resueltamente nerviosa, tirada hacia los agudos y la histeria (aunque, de cuando en cuando, el instrumento desempeña un papel más místico), mientras que la faceta “tenor” revela a un músico falsamente indolente, de sonido amplio, a la imagen de los “jóvenes leones” de los años 80-90. El «baterista-compositor» conoce, pero gracias a una independencia bien controlada, sigue siendo neto y preciso. Bella sonoridad “animal” que refuerzan su potencia, un ataque tenso y un sonido mate sobre las pieles. Se piensa naturalmente en Elvin Jones.

Seven Ways recuerda por supuesto a John Abercrombie por su costado volador, pero a veces también al Steve Coleman de “Genesis & The Opening Of The Way” por la fusión.

Brevemente: Le Goas y su Trilog proponen una música contrastante -meditativa o de juglares- con inclusiones free que colorean sus declaraciones.

[1] “Gravitations” junto a Ralph Alessi (tp), Drew Gress (b) y John Abercrombie (g), que se registró en el sello suizo Altrisuoni, como Seven Ways.

[2] (1572 – 1634) Compositor y organista alemán.

[3] Janus, en la mitología romana, un dios que tenía dos caras mirando hacia ambos lados de su perfil.

Fuente para la reseña: Bob Hatteau para http://www.citizenjazz.com/Olivier-Le-Goas-Trilog.html

Apunte: Lograr que una música hecha con raíces renacentistas, filtrada por las influencias rock del guitarrista y las excursiones free del saxofonista suene atractiva, por momentos pegadiza y en otros adquiera una expresión casi mística o de trascendencia, no es tarea sencilla. Esta muy interesante propuesta de Olivier Le Goas junto a los aventureros Vincent Mascart y Manu Codjia, permite escuchar un particular universo musical que rompe los códigos habituales del jazz fronterizo, creando una fusión que se diferencia de lo que conocemos habitualmente como “música de fusión”. Seven Ways no admite una escucha desatenta, porque los músicos nos desafían; contrariamente, la valoración aumenta con las sucesivas audiciones. Es esa clase de obras con la cual uno puede no sincronizar inmediatamente, pero si aprender a disfrutarla.

Track Listing

01. Le chant du regard (8:07), según Widmann
02. Rêve de Bourgogne (4:49), según un anónimo del siglo XVII
03. Dia (5:32).
04. Sainte (6:33), según Ravel
05. Seven Ways (8:19).
06. The Answer (7:42), según Purcell
07. Turn Out The Star (5:25), Bill Evans

Todos los arreglos y las composiciones son de Le Goas salvo indicación contraria.

Artist List

Olivier Le Goas: drums
Manu Codjia: guitar
Vincent Mascart: soprano saxophone, tenor saxophone

Link de descarga
Password: presoventanilla



Henri Texier Strada Sextet


(V)ivre (2004)

En este período de adormecimiento de las conciencias, (V)ivre suena como la música de la Revolución, o al menos como una reivindicación del existir, tema fuertemente sartreano, si los hay. El compromiso de esta música no reside en el efecto de la simple evocación de los once títulos del disco, sino más bien en la energía y el fervor, vehículos para Texier y sus cinco militantes. La comparación con Liberation Music Orchestra parece legítima por dos o tres aspectos esencialmente formales: Henri Texier en el bajo rodeado de un grupo de músicos del joven free jazz francés y de la música de improvisación; este funcionamiento de ensamble conduce suavemente a una hibridez sonora de influencias (alter?) mundialistas, en este caso, más situadas en algunas regiones de Europa Oriental o del Este que en América Latina.

Texier es autor de la mayoría de los temas. «Old Dheli» la larga suite introductoria de más de diez minutos, nos coloca inmediatamente en un ambiente festivo y comprometido. Los temas orientalistas que conjugan al unísono guitarra y saxo, los palos de agua, o el solo de Kornazov sobre un motivo muy simple del barítono que se repite cíclicamente, evocan por momentos el delirio báquico de los filmes de Kusturica; Courneloup, Codjia y Marguet improvisan con rabia y pasión; Texier hijo, alcanza un máximo de inspiración y entusiasmo sobre un acompañamiento místico e inquietante; pasaje que evoca un cruce con el Gato Barbieri de “Escalator Over The Hill” y de su Klezmer Masada.

Con sus cinco otras composiciones más cortas, por momentos Henri Texier re encuentra el carácter épico de la obertura, en especial en «Blues para L. Peltier», tremenda marcha por los derechos de los amerindios y por la libertad de Leonard Peltier. De modo general no queda menos que admirarse ante el lirismo y la aparente simplicidad de los temas. Ya sea con «Lady Bertrand»,«Dance Revolt»,«Decent Revolt» o «Black March Revolt», donde las notas bien sentidas no necesitan de un arsenal armónico delirante para exhalar su poesía, invitan al viaje, a calmar el alma o finalmente, nos invitan a la danza. El juego del contrabajo hace eco a la gracia de las melodías: aéreo en la improvisación o sutilmente delicado en el acompañamiento. Los demás músicos aportan un corte de piezas que disipa el discurso del sabio Texier. Lo lamentamos en una primera escucha, pero estos cinco toques que cuentan con el mérito de la sorpresa, de la perturbación, evitan así una posible fatiga de la escucha. «Too late too be passive» recuerda brevemente el espíritu de “Song X”, la calma «Gandhi» de Manu Codjia revela igualmente dos sonoridades de guitarra a lo Bill Frisell sobre dos arreglos difíciles de interpretar; «Silent Revolt» y «Ludique Revolt» son ricos en material auditivo con un pasaje muy similar entre Kornazov y Corneloup, a la vez “loco” para los timbres auditivos y riguroso en su agenciamiento rítmico. En fin, si Christophe Marguet no convence especialmente con su danza crepuscular «Light Hope», su dinámica proteiforme anima todo el disco: tambores paganos o marciales, chavadas vengadoras, ballets en las antípodas de la mecánica, toques impresionistas…¿Quién dijo que los bateristas franceses carecían de matices?

La música de Strada Sextet invita entonces al hedonismo, con sutileza, una ausencia de dogmatismo ideológico o musical que no excluye, en algún caso, el trance o la simple euforia, más bien al contrario. No es necesario el gris invernal para disfrutar (V)ivre, él disipa la escarcha gris y la transforma en zorzal…

Fuente para la reseña: Julien Lefèvre http://www.citizenjazz.com/Henri-Texier-Strada-Sextet.html – Publicada el 29 de Noviembre de 2004 – Traducción: el perro proletario!!!

Apunte: Texier es un artista comprometido con causas sociales y ambientales que lo preocupan, y la mejor manera que tiene de manifestar sus creencias y llamar la atención de sus congéneres, es por intermedio de su (buena) música. (V)ivre es un claro ejemplo de esto. (V)ivre es un movilizador disco del gran Henri Texier y sus muchachos, que también la saben lunga. Por momentos los temas son celebratorios, con un carácter épico que contagian de fervor y energía. Algunas veces los temas oscilan desde un ritmo machacante hacia un “desorden” más free, para luego reencontrarse todos bajo un férreo ritmo; esto es una manera de decir que “revolucionar” requiere valentía y desenfreno, pero que el logro de objetivos inevitablemente necesita de un orden. “Old Delhi” es EL tema del disco, pues allí se encuentran condensados los hilos conductores de este disco. Otros highligths son el poderoso “Blues for L.Peltier” y el cierre del álbum “Black march revolt”. Texier y su sexteto sacuden el árbol y buenos frutos caen de él.

Track Listing

01. Old Delhi (13:24)
02. Lady Bertrand (7:34)
03. Too late to be passive (1:34)
04. Light hope (1:33)
05. Dance Revolt (6:09)
06. Gandhi (2:19)
07. Blues for L. Peltier (6:58)
08. Silent revolt (2:08)
09. Ludique révolte (1:54)
10. Decent revolt (4:31)
11. Black march revolt (5:47)

Artist List

Henri Texier: contrabajo
Sébastien Texier: clarinete, clarinete alto y saxo alto
François Corneloup: saxo barítono y soprano
Guéorgui Kornazov: trombón
Manu Codjia: guitarra
Christophe Marguet: batería

Link de descarga
Password: presoventanilla



Henri Texier Nord-Sud Quintet


Canto Negro (2011)

Cada nuevo disco del contrabajista se emparenta con un capítulo suplementario de una narración infinita, cuyo origen sube ahora a una buena cuarentena de años. En efecto, después de haber hecho sus armas cerca de los más grandes, acompañado por grandes voces de la canción francesa e intentado la experiencia más rockera de “Total Issue”, Henri Texier nos introduce desde los años 70 en su universo caluroso, donde se agregan gritos de rebelión y apelaciones al respeto de los pueblos oprimidos. Primero, a manera de un navegante solitario, el tiempo de tres álbumes de resonancias ya mundialistas [1] luego, en el curso de los años 80, en animador generoso de la causa del jazz, Henri Texier impuso su canto personal sobre la escena [2] hexagonal.

La próxima década marca un hito decisivo: más allá de sus cualidades de instrumentista y compositor, ampliamente reconocida, Henri Texier se desliza naturalmente en el traje del «maître à jouer», referencia para la próxima generación en el punto de que se termina por calificarlo de griot ! [3]. Rodeado de una joven guardia regularmente renovada – cuyas principales figuras tienen los nombres de Bojan Z, Glenn Ferris, Tony Rabeson, Julien Lourau, François Corneloup, Christophe Marguet, Sebastián Texier, Gueorgui Kornazov o Manu Codjia – se combina con elegancia, madurez y lirismo para transmitir mejor, llamamientos a la vigilancia, cuyo origen se tiene que buscar en la evolución desastrosa de un mundo que corre a pérdida, a fuerza de codicia y egoísmo. Álbumes chispeantes y vibrantes, entonces, vieron la luz: “An Indian’s Week” (1993), “Mad Nomad(s)” (1995), “Mosaïc Man” (1998), “(V)Ivre” (2004) y “Alerte à l’eau” (2007), y casi tantas formaciones con denominaciones llenas de imágenes que incitan a la curiosidad: “Azur”, “Sonjal”, “Strada” o bien “Red Route”…

Viajero impenitente, Henri Texier pudo además celebrar África durante estos años fecundos, vía la experiencia en trío con Louis Sclavis y Aldo Romano, a quien se debe añadir el fotógrafo Guy Le Querrec, la parte interesada de la aventura. Tres álbumes vieron la luz [4], tantos testimonios-imágenes nacidos de las fotografías de Le Querrec, pero también alianzas melódicas con sus tres compañeros.

También este Canto Negro que nos es presentado como un homenaje a todos los grandes músicos y los creadores africanos o de origen africano, nos remite instantáneamente a la necesidad, la urgencia que Henri Texier nos recordó hace cuatro años hasta qué punto seguían habitándole. El descanso no es en el programa, no es una cuestión de jubilación, por el contrario. Hace falta hoy “acordarse, recordar, recordar, llamarse, apelar en estos tiempos cuando algunos querrían hacer rimar negritud con infamia”. Las palabras son lanzadas, los adversarios designados, y la música liberada, se inscribe en una continuidad perfecta de los álbumes anteriores. Por cierto, estamos en territorio conocido: “Anda compañeros” que introduce el disco y resurge un poco más tarde bajo el nombre de “Samba Loca”, no sin evocar “Mosaïc Man”; “Ravine Gabouldin” podría ser la lógica continuación de “Togo” de Ed Blackwell que el Azur Quintet había inscrito en su repertorio; “Mucho calor” atraviesa las mismas estridencias eléctricas y gustoso rock que “Sacrifice d’eau” del disco “Alerte à l’eau”. Texier libra aquí, a lo largo de sus preocupadas baladas, el mismo canto… que desea universal; “Tango Fangoso”, “Sombre jeudi”, “De nada”, “Nigerian Sad Waters” o “Sueño Canto” son las ilustraciones más bellas. Y es de la costa del Brasil, en su “Samba loca” que va buscar un poco de esta locura que suena también como un mensaje de esperanza. Fiel a lo que se hizo una costumbre de reparto desde principios de los años 90, después de haber trabajado con el escenógrafo Robert Cantarella, intercala entre sus composiciones, secuencias breves (de uno a dos minutos) improvisadas – una por músico – que ofrecen una corta respiración, una aspiración de aire benéfica.

La formación es la del Strada Quartet [5]: Sébastien Texier (clarinetes y saxofón alto), Manu Codjia (guitarra) y Christophe Marguet (batería) – devenido en Nord-Sud Quintet por la añadidura de una nueva voz, la del exuberante y fantástico saxofón tenor y clarinete de Francesco Bearzatti. Bella idea que demuestra que Henri Texier actúa también como un pintor deseoso de variar los colores sobre una serie de cuadros. El italiano de lirismo gozoso y sensible, contribuye plenamente a la realización de los Cantos negros, proponiendo nuevas mezclas de tonos, ofreciendo nuevos espacios de diálogo, en particular con el clarinete de Texier hijo (para convencerse basta escuchar su conversación en “De nada”). Los dos solistas adoptarán un maligno placer de expresarse con fervor, apoyados por un Codjia que sabe hacer subir la fiebre (“Mucho calor”) y un par rítmico admirable de redondez y de presencia: ¡adivinamos las sonrisas cómplices que se cambian Texier y Marguet al desenrollar un tapiz tan confortable!

Canto Negro, bajo la aparencia de un disco que puede parecer familiar en primer lugar, es un éxito más de un gran Señor de la Música cuya generosidad no es necesario demostrar. Henri Texier es fiel a sus compromisos, su música canta más que nunca, y alrededor de él los músicos se realizan. Hoy más que ayer y seguramente menos que mañana, el calificativo de «maître à jouer» le va como un guante y su universo musical se asemeja ahora a un idioma. Se puede confiar y embarcar sin temor con él para este nuevo viaje… en espera del siguiente!

[1] “Amir” (1976), “Varech” (1977), “A cordes et à cris” (1979).

[2] Retendremos particularmente de este período, sus colaboraciones en trío con François Jeanneau y Daniel Humair, así como el álbum “Izlaz” y “Colonel Skopje”, donde se rodeaba de Joe Lovano, Aldo Romano y Steve Swallow. Una formación que se pudo redescubrir en el último otoño, una tarde en la Sala Pleyel.

[3] Griot: Un griot o jeli (djeli o djéli en francés) es un narrador de historias de África Occidental. El griot cuenta la Historia de la forma que lo haría un poeta, un cantante de alabanzas o un músico vagabundo. Un griot es un depósito de tradición oral.

[4] “Carnets de route” (1995), “Suite africaine” (1999) y “African Flashback” (2005).

[5] Rebautizada Red Route Quartet en el tiempo de “Love Songs Reflexions” del álbum precedente de 2009.

Fuente para la reseña Denis Desassis para http://www.citizenjazz.com/Henri-Texier-Nord-Sud-Quintet.html (publicada el 28 de Febrero de 2011)

Apunte: Henri Texier se ha rodeado sabiamente de jovenes y talentosos músicos para desarrollar una música mestiza, caliente, seductora y a la vez accesible. En un reportaje que le hicieron a Texier hace un tiempo atrás, él declaró que la gira que hizo por Africa con Romano, Sclavis y Le Querrec lo cambió para siempre. Evidentemente eso está presente en su música, porque estos cantos negros tienen origen en esas tierras, y tambien en nuestras tierras latinoamericanas: Texier, como muchos otros europeos, intuye que si el mundo tiene algo para decir (en el caso de él, de sus preocupaciones por el devenir medioambiental), la cosa pasa por volver de alguna forma a los pueblos originarios. Con esa idea plasma este disco en donde debo decir que se escucha uno de los mejores trabajos de Manu Codjia en la guitarra, con buenas intervenciones solistas y dosificados momentos de distorsiones (“Tormentoso”), algo a lo que es muy afecto, pero que suele conspirar en su contra; en “Mucho calor” su costado rocker le da al tema una energía extra. Un párrafo para los vientos: es muy interesante la interrelación que establecen Sebastien Texier con Francesco Bearzatti (“De nada”, “Samba loca”), especialmente desde la mitad del disco en adelante; como si de alguna manera Codjia cediera el lugar preponderante de los primeros temas, a la dupla de vientos, aunque en algunos pasajes (“Nigerian Sad Waters” guitarra y vientos vayan al unísono). Se nota un disfrute en este melodioso disco; si escuchan atentamente, en varias partes se podrán apreciar alejados de los micrófonos de los instrumentos, los tarareos de los músicos siguiendo las ejecuciones. Para cerrar el álbum, Texier se reservó “Manatee Blues” a solas con su contrabajo, arrastrando las notas, y mostrando toda su chapa de sensibilidad musical. Tremendos pocos más de tres minutos empalmados con “Sueño Canto” en donde la banda se suma parsimoniosamente como en un ritual ancestral. Bello final para un disco, que me animo a decir, está entre lo mejor que hemos escuchado este 2011. Disco de amplio espectro, pero no por ello, nos deja de apretar el corazón.

Track Listing

01. Anda Compañeros (1:05)
02. Tango Tangoso (5:29)
03. Bayou Brume (1:29)
04. Tierra Ocre (1:25)
05. Louisiana Dark Waters (4:45)
06. Tormentoso (1:51)
07. Mucho Calor (6:27)
08. Sombre Jeudi (4:26)
09. Rouge Bayou (1:06)
10. De nada (5:18)
11. Samba Loca (6:31)
12. Nigerian Sad Waters (4:09)
13. Ravine Gabouldin (5:08)
14. Manatee Blues (3:07)
15. Sueño Canto (5:16)

Artist List

Sébastien Texier: alto saxophone, clarinet
Francesco Bearzatti; tenor saxophone, clarinet
Manu Codjia: guitar
Christophe Marguet: drums
Henri Texier: bass

Nuevo link de descarga
Password: presoventanilla



Manu Codjia Trio
julio 22, 2011, 7:09 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , ,


Covers (2010)

Hay unos momentos cuando se cae, así, sobre pequeñas joyas. De verdaderas magdalenas que se saborea con un placer irreprimible.
El álbum del guitarrista Manu Codjia con su excepcional trío, compuesto de Jérôme Regard al contrabajo y Philippe Garcia a la batería, es ciertamente de este temple. Primero, porque se entra en este álbum en terreno conocido. El universo, en efecto, nos trata con familiaridad. Atacando su propio «Pop-Real book», Manu Codjia nos entrega su pasión por estas canciones incrustadas por lustros en nuestro propio patrimonio musical. Ellas son firmadas por Michael Jackson (“Beat it”), Leonard Cohen (“Halleluyah”), Bob Marley (“Redemption song”, “Natural Mystic”), Tom Waits (“Martha”), Gainsbourg (“Requiem pour un con”, fusionada con “Je t’aime moi non plus”), Bill Evans (sublime version de “Children’ play song”), o todavía A-Ha (“Hunting high and low”). Las conocemos de memoria. O al menos lo creíamos. Porque Manu Codjia tiene la elegancia de hacernos redescubrir todo.Y, bajo los dedos del guitarrista, parecen pertenecer a otros repertorios. Podrían haber sido dibujadas por las evanescencias de Metheny, venir del sur profundo de Bill Frisell o haber sido coloreadas de “blue” por John Scofield. Todo el arte de Manu Codjia está allí: llegar a apropiárselas totalmente, guardando su sabor melódico. Traerlas a su propio terreno, desviarlas, sin extraviarlas jamás. Y Manu Codjia nos deja entonces oír de otro modo estos temas del reggae que devuelve a una musicalidad a la cual acceden muy poco a menudo, como en estas dos versiones excepcionales de “Redemption Song” y de “Natural Mystic”. La trama melódica siempre allí, pero se abre a espacios de improvisaciones notables.

La guitarra de Manu Codjia nos deja oír mil sonoridades y sobre todo un fraseo de una riqueza increíble. Guitarra medulosa y tierna en “Redemption Song”, nerviosa en “Beat it”, teñidas de blues un poco sucio en “Martha”, vestida de electrónica en la magnífica intro sombría y tenebrosa de “Hunting high and Low”, o todavía abierta a las armonías sutiles en la sublime “Children’s play song”. Manu Codjia tiene la agilidad y la flexibilidad de un gato. Su guitarra de terciopelo canta en lo suave con sensualidad o se tiñe de malos aires, como los de Mike Stern, por ejemplo. Sin hacerlo demasiado, su impros jamás se pierden en senderos infinitos pero redefinen la música con un sentido excepcional de la guitarra. Detrás, esto gira admirablemente. Exacto punto de fusión de energías. Su rítmica le va como un guante. Indisociable. Jérôme Regard y Philippe Garcia acceden a la armonía perfecta, formando un cuerpo inseparable con el guitarrista. Regard aporta una profundidad de campo allí dónde Philippe Garcia anima la declaración, a la vez colorista y portador de pulso. Estos tres no están en la fácil. Desempeñan estos standards con ese espíritu adicional que nos permite acceder fácilmente a su discurso. Cantamos sobre el disco y seguimos su progreso en la música como una golosina más que deliciosa. Regocijante!

Fuente para la reseña: Jean-Marc Gelin para http://www.lesdnj.com/article-manu-codjia-trio-covers-63378262.html

Track Listing

01. Beat It (6:31)
02. Redemption Song (6:32)
03. Martha (4:06)
04. Requiem pour un con / Je t’aime moi non plus (3:57)
05. Halleluyah (4:11)
06. Hunting High and Low (8:44)
07. Children’s Play Song (3:28)
08. Natural Mystic (3:56)

Artist List

Manu Codjia: guitar
Jérôme Regard: bass
Philippe Garcia: drums

Nuevo link de descarga
Password: presoventanilla



Christophe Wallemme

tapa Start So Many Ways
Start “So Many Ways…” (2008)

Christophe Wallemme describe este esfuerzo como un “guiño a los grandes standards del jazz americano”, un objetivo loable pero una afirmación que parece intencionada para confundir al oyente. Las explícitas referencias musicales en Start “So Many Ways…” señalan en cambio, a Antonio Carlos Jobim y a “Bitches Brew” de Miles Davis, antes que a “Body and Soul” o “My Funny Valentine”. No importa.

La grabación previa de Wallemme, el fino Namaste (Bee Jazz, 2006), dibujó los años transcurridos del bajista en la India, construyendo un trabajo maduro de jazz multicultural, acompañado por una compañía grande de músicos. El nuevo registro está basado en un más íntimo ajuste musical -esencialmente un trío de piano, aumentado en algunos cortes por el saxofón o la guitarra- y no hay un olorcillo de India en esto.

Si algo uno oye en algunas de estas pistas, son insinuaciones de Brasil. El pensativo “Picture in Black and White” es una variación apenas disfrazada del clásico de bossa nova “Portrait in Black and White”. El breve solo, trémulo, del pianista Jozef Dumoulin, contrasta amablemente con el prolijo, sentimental, solo de Harold Danko en la versión que hizo Chet Baker en 1987 del original de Jobim (Chet Baker in Tokyo, Evidence, 1996). Wallemme sustenta la melodía adaptada con una especie de ritmo de samba jugado hacia atrás, una táctica familiar desde “Maiden Voyage” de Herbie Hancock (Maiden Voyage, Blue Note,1965).

El mismo pulso samba “hacia atrás” se distingue en la apertura “Quartz”, y en “Pharaon’s Dance”, evidentemente un guiño a “Pharaoh’s Dance” de Miles Davis. El número de Wallemme parece rendir homenaje no a la composición propulsiva de Davis, sino al planeo del trompetista, el solo arquitectónico. Esto es también donde el saxofonista Julien Lourau tiene su mejor momento en el registro.

En varias pistas (aunque no, quizás de una manera extraña, en las composiciones inspiradas en “Bitches Brew”, donde sería lo más esperable), Dumoulin toca el Fender Rhodes; la mejor de estas es “Today Perhaps”. Mientras tanto, el guitarrista eléctrico Manu Codjia, un veterano de Namaste, confiablemente deja de lado toda cortesía cuando es su turno para los solos; que dice, “Where Is My Way?”, su dueto con Wallemme, es bastante sensible.

Start “So Many Ways…” es un título torpe para una pieza de trabajo sin torpezas. Wallemme ofrece una vez más un álbum de conceptual sofisticación y coherencia, en la compañía de un gran elenco de apoyo.

Fuente para la reseña: Jeff Dayton-Johnson para http://www.allaboutjazz.com/php/article.php?id=31278

Track Listing

01. Quartz (4:31)
02. To Bee or Not to Bee (4:07)
03. Portrait of Cendrine (5:02)
04. Picture in Black and White (5:15)
05. Wanted (4:46)
06. Where Is My Way? (3:44)
07. Today Perhaps (4:24)
08. Pharaon’s Dance (3:55)
09. U-Turn (1:58)
10. Certainly Tomorrow (4:57)
11. U-Turn (Version 2) (2:33)

Artist List

Christophe Wallemme: double bass, compositions, arrangements
Jozef Dumoulin: piano, Fender Rhodes, electronics
Dre Pallemaerts: drums
Julien Lourau: tenor and soprano saxophone on 1, 4, 5, 8
Manu Codjia: guitar on 2, 4, 5, 8

Nuevo link de descarga
Password: presoventanilla



Manu Codjia
agosto 19, 2010, 1:45 am
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , ,


Songlines (2007)

Los guitarristas eléctricos en jazz se dividen en dos campos. ¿Sigues al magistral Charlie Christian, y las líneas limpias que un trompetista puede tocar, usando la electricidad de la manera que Billie Holiday usó un micrófono para hacer más fácilmente audibles los matices sutiles? ¿O sigues el posiblemente al menos dotado (pero igualmente influyente) Johnny Smith, abrazando la pelusa y sostener y todas las maravillosas cosas que los pedales pueden hacer? Después de que el rock and roll tuvo su camino con el instrumento, este segundo camino seguramente sería el más a menudo transitado.

El guitarrista Emmanuel Codjia no tendrá ninguna de estas distinciones. Por un lado, él explota las capacidades acústicas del instrumento eléctrico por las que ellas valen, completamente en casa, con las contribuciones estéticas del rock and roll, pero también con el apacible tipo de sonido asociado con Bill Frisell. Por otro lado, Codjia construye sus solos que utilizan un concepto muy melódico. Es interesante, pero no imposible imaginarse muchas de las improvisaciones incluidas en Songlines, su primer álbum como líder, transcripto al saxofón o la trompeta.

Muchos oyentes tendrán su momento de favorito de Codjia, dada la considerable productividad del guitarrista como sideman en los últimos años. El mío es su solo en “Reflection”, en Namaste de Christophe Wallemme (Bee Jazz, 2006).

Para su primera fecha como líder, Codjia fácilmente podría haber juntado muchos de sus compañeros musicales de viaje en una especie de fantasía del jazz francés de primeras figuras. En cambio, él sabiamente ha optado por un íntimo y más demandante trío formado con pesos pesados, Daniel Humair en batería y François Moutin en bajo. El inconveniente de esta estrategia es que usted no oiga en esta grabación la empatía implícita entre los músicos, fruto de una larga sociedad. Para nuestro beneficio, Codjia es seguido por sus experimentados sidemen.

Parte del placer de escuchar Songlines es la inserción de la ruidosa guitarra eléctrica en un relativamente íntimo trío de jazz acústico de lo que usted podría haber pensado más adaptable a un líder de piano. Mientras la ejecución de Codjia es acerada y crujiente (“N’Yack Stuff”) o ensoñadora (“Al Blade”), usted oye el slapping en las cuerdas del bajo y los cepillos más leves sobre los platillos; esto es un tributo para el ingeniero Gérard de Haro. El multiparte “Nage Mute”
aparecen figurando unos sutiles sobregrabados, pero sobre todo el disco suena vivo.

La mayor parte de las composiciones están bastante bien, lo que es crítico en un set tan pequeño. En varios puntos – “Jamin'” los momentos del cierre del solo de Codjia en “N’Yack Stuff”, el encantador “Al Blade”, “Nicolas’ Clock” – usted tiene el sentimiento de haber oído estas melodías antes. La mezcla de un sustituto de heavy metal y la improvisación bop en “Roc Ferek” no es siempre acertada, pero bien vale el esfuerzo.

Fuente para la reseña: Jeff Dayton-Johnson para http://www.allaboutjazz.com/php/article.php?id=25327 – Traducción: La Bestia Políglota !!!

Apunte: este disco ha llegado aquí por cortesía de nuestro amigo-consultor guitarrero Jes. Un abrazo y muchas gracias Jes!!!

Track listing

01. Lubyes (3:53)
02. Jamin’ (4:17)
03. Ritournelle Part I (2:51)
04. Ritournelle Part II (2:09)
05. Motion Spivari (2:46)
06. N’Yack Stuff Bass Intro (1:11)
07. N’Yack Stuff Suite (3:40)
08. Al Blade (4:48)
09. Nage Mute Prologue (1:20)
10. Nage Mute Part I (3:03)
11. Nage Mute Drums Interlude (1:45)
12. Nage Mute Part II (5:43)
13. Nage Mute Epilogue (2:48)
14. Roc Ferek (4:03)
15. Nicolas’ Clock (4:06)
16. Free Al (2:58)

Artist List

Manu Codjia: electric and acoustic guitars
François Moutin: bass
Daniel Humair: drums

Nuevo link de descarga
Password: presoventanilla