Preso ventanilla


Jamie Saft, Steve Swallow, Bobby Previte with Iggy Pop
octubre 22, 2017, 1:30 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , ,

tapa Loneliness Road
Loneliness Road (2017)

Así, el front man del grupo de rock/pop llamado The Stooges obtiene una invitación a tono con un trío de piano jazz clásico. El Stooge sería Iggy Pop; el trío, el piano de Jamie Saft con el bajista Steve Swallow y el baterista Bobby Previte. Esto es un real experimento, algo que Frank Zappa podría haber intentado.

El pianista Jamie Saft ha enganchado una gran parte de su estrella a John Zorn, apareciendo como un sideman o líder, en unas cuantas realizaciones del sello Tzadik de Zorn. Aquellas dicen “aventureras” y “sin límites”. Pero en sus grabaciones de piano trio, los botones avant-garde no son empujados todo lo duro que podrían serlo. Su “The New Standard” (Rare Noise Records, 2014), una fina excursión, encaja perfectamente dentro del mainstream. También lo hace su segunda grabación para Rare Noise, Loneliness Road, una profunda exploración, de las formas de la canción americana, inspirándose en Bob Dylan, The Band, Alice Coltrane, Pharoah Sanders, Bill Evans. Aquellas formas del cancionero arraigadas en la mùsica folk parecen especialmente importantes aquí, con Dylan y The Band compartiendo esa fundación. Pero el concepto de Saft parece menos crudo, más expansivo, incluyendo la grandeza de Charles Ives y Aaron Copland, Stephen Foster, apoyado en un modo reducido y moderno. Los tres enfoques musicales distintivos del trío se funden para tejer un bello y cohesionado tapiz, ya sea por su soleada apertura “Ten Nights”, o el prodigioso tiempo de permanente quietud de “Bookmarking”.

Luego Iggy Pop se exhibe en tres canciones. Este formato de trio -y este particular trio- se adapta a él. Lo firme pero flexible del piano trio respalda las exhibiciones de los diálogos cantados/hablados de la voz barítono de Pop. “Don’t Lose Yourself” suena como una entrega testimonio de Leonard Cohen para el líder del anciano estadista de la categoría poeta/cantante.”Loneliness Road” suena como una meditabunda canción de Van Morrison. “Everyday” es una sensible canción de amor de alguien que ha experimentado una profunda angustia. Iggy Pop -que de esto sabe- emana gravedad.

Una superior excursión de piano trio con el extra de atractivas contribuciones de Iggy Pop.

Fuente para la reseña: Dan McClenaghan para https://www.allaboutjazz.com/loneliness-road-jamie-saft-steve-swallow-bobby-previte-rarenoiserecords-review-by-dan-mcclenaghan.php

Apunte: La contundencia con la cual Loneliness Road te convence con la primera audición de que es un disco imprescindible, se basa en primer lugar en el cancionero propuesto, luego en el “mood” que predomina a lo largo del disco, una rara de quietud, con una efervescencia latente en segundo plano, fruto del talento interpretativo de tres gigantes improvisadores sosegados en pos de la idea, y finalmente en la gravedad, casi al borde del desmoronamiento, de Iggy Pop, del cual uno puede entrever por la rendija que dejan los quiebres de su voz, una jauría de demonios atados. Discazo de punta a punta.

Track Listing

01. Ten Nights (5:26)
02. Little Harbor (4:30)
03. Bookmaking (4:23)
04. Don’t Lose Yourself (4:44)
05. Henbane (4:01)
06. Pinkus (7:40)
07. The Barrier (4:18)
08. Nainsook (5:44)
09. Loneliness Road (6:34)
10. Unclouded Moon (7:41)
11. Gates (2:51)
12. Everyday (3:41)

Artist List

Jamie Saft: piano
Steve Swallow: bass
Bobby Previte: drums
Iggy Pop: vocals (4, 9, 12)

Link de descarga
Password: presoventanilla



Pablo Novoa / Nono García
diciembre 10, 2016, 12:14 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , ,

tapa-radio-pesquera
Radio Pesquera (2014)

Norte y Sur. Galicia y Andalucía. El uno, Pablo Novoa, de Vigo. El otro, Nono García, de Barbate (Cádiz). Dos guitarras. Uno, la guitarra eléctrica. Otro, la guitarra española. Entre atún gaditano y mejillones gallegos anda la cosa. Y en el centro un proyecto común, Radio Pesquera, que presentan con un primer disco instrumental grabado en directo.

Son dos músicos que han navegado en barcos diferentes: Pablo fue componente de Golpes Bajos y en la actualidad toca en la banda de Iván Ferreiro. Nono se ha movido en las aguas del flamenco jazz y ha publicado varios discos en solitario. Pero han llegado a un mismo puerto en el que confluyen peces que traen sonoridades bañadas por el Atlántico.

¿Qué se pesca en esta radio?

Pablo: (Risas) Pues todo tipo de peces del Atlántico, aunque principalmente cuando nos vamos hacia el Sur atún y cuando nos vamos hacia arriba más bien choco.

Nono: Yo creo que pescamos las almas de la gente que nos escucha. Pero sí, también de paso marisco gallego y pescado andaluz.

Viendo los títulos de algunas canciones (que si ‘Un par de huevos fritos’, que si ‘Percebes’), se ve que esto de la comida tiene un peso importante en este dúo musical…

Pablo: Es que al mar no sólo se va a dar un paseo, se va a pescar. Los dos somos de puertos pesqueros, no sólo de puertos marineros. Nos une el tema de la pesca. Una de las canciones se llama Palangre y a mucha gente le tenemos que explicar que es un arte de pesca.

Nono: Viene del griego: polyankris (muchos anzuelos). Es un arte de pesca que se pone en la playa con la marea baja y cuando sube se enganchan los pescados.

Entonces, que os llaméis Radio Pesquera se entiende muy bien.

Pablo: Se le ocurrió a Nono.

Nono: Una vez me embarqué en un barco de pesca. En la cabina de mando estaba puesta Onda Pesquera, que era una emisora de onda corta que informaba del tiempo a los marineros, hablaban en gallego. Es como un vínculo que se extendió entre nosotros.

¿Y cómo pasáis del vínculo marino a formar un dúo musical?

Pablo: Surge porque los dos tocamos con otra gente muy talentosa e interesante, pero también haciendo canciones propias y queríamos darle espacio a esas músicas. Te planteas cómo hacerlo con calma porque no está el planeta esperando tu próximo disco (risas) y me planteé que tenía que ser un disco a dos guitarras. Quería hacerlo con alguien que tuviera una sensibilidad diferente a la mía, admiraba ya mucho a Nono, conocía sus discos, sabía que su música tenía otras raíces pero al fin y al cabo bebe en las mismas fuentes que yo. Radio Pesquera tiene que ver con todos los sitios que baña el Atlántico: desde Galicia a Andalucía o la música africana y del Magreb llegando al blues de EE UU, el tango argentino o los ritmos brasileños y cubanos.

Nono: Me sentí muy halagado cuando me lo propuso. Hay muchos guitarristas muy buenos en España. Y al final ya es el proyecto de los dos.

¿Qué matices aporta cada uno?

Pablo: Sobre todo, hay una cosa común, además de lo de la gastronomía o el pescado y el mar, que no es broma; miramos hacia los mismos sitios aunque de forma muy diferente. Nono ha tocado mucha bossa nova, son cubano, blues. A mí también me gusta eso, hay un terreno común. Pero creo que cada uno aporta una sensibilidad particular. Yo soy del Norte, toco más firmemente, y Nono tiene esa raíz flamenca con la que juguetea, le da otro aire, otra respiración a las cosas. Se trataba de conseguir que eso pudiera fluir.

Nono: Bueno, es que ya lo ha dicho todo él, no me deja… (Risas).

En vuestro disco se perciben esas dos sensibilidades musicales subrayadas por la desnudez de los dos instrumentos.

Nono: Sí, solamente de los instrumentos. (Risas). Y la desnudez del alma también. Es una puesta en escena humilde, sin muchas pretensiones de inventar nada nuevo. Elegir los temas, ponernos de acuerdo, exige un ejercicio de sinceridad y humildad.

Pablo: Los dos estábamos de acuerdo en juntarnos y defender la música, defender las canciones. Esto no podía ser un duelo de guitarras. Se trataba de arropar las canciones para dejarles espacio, teniendo en cuenta que la música instrumental no tiene letra, así que no puedes llegar a la segunda estrofa y hacer lo mismo que en la primera. Por eso la sensibilidad de cada uno enriquece y permite que la canción fluya. Y, además, estuvimos juntos como monjas en una casa unos días solos para ser también amigos y conocernos mejor. No es sólo ser capaces de tocar a la vez.

¿Qué pasa con la música instrumental?

Nono: Es música para melómanos. La tendencia actual desgraciadamente y desde hace tiempo es darle prioridad a la música comercial, que mayoritariamente es cantada. Son canciones melódicas, románticas, que no siempre tienen ni buena música ni buenas letras, pero eso es lo que invade. A la gente no se le da la oportunidad de descubrir la música instrumental u otro tipo de canciones. Sigue siendo privilegio de unos pocos acceder a la cultura en su sentido más amplio, no se da esa oportunidad.

Pablo: Tenemos muy poquitos cauces para entrar. Las cadenas de radio e incluso las revistas de música lo consideran extraño. Les parece que la música instrumental es como una especie de hilo musical de fondo que te pones para hacer otras cosas mientras hablas, como si no tuviese sentido en sí misma. No está abierto el abanico para darle espacio a otras posibilidades. Y en nuestro caso hay gente que se acerca después de un concierto para decirnos que les ha encantado, pero que no venían muy convencidos… ‘A ver cómo va a ser esto de un guitarrista flamenco y un gallego, a ver si va a ser un ladrillo’. Y no tiene nada de eso nuestro disco.

Nono: Aunque nos gusta nuestra tierra y nuestros orígenes, somos ciudadanos del mundo, nos une la música cosmopolita y universal.

Es un disco que sale también adelante con financiación colectiva (crowdfunding). La pregunta de turno es si ésta es la manera de hacer discos.

Nono: Como en este país desgraciadamente el apoyo a la cultura es escaso o inexistente, tenemos que juntarnos y crear nuestros proyectos en base a nuestras posibilidades y hacer labores de todo tipo: manager, oficina, organización, además de lo musical.

Pablo: En cierto modo eso da un grado de libertad en las decisiones para hacer las cosas como quieres. Manejas tus tiempos. Pero gastas muchas energías.

Escuchar el disco de Radio Pesquera repone de alguna manera la energía. Es como tumbarse al lado del mar en plan relax total.

Nono: Es que yo creo que es un disco que se escucha sin esfuerzo, no es estridente, es tranquilo, se deja escuchar amablemente. Está muy bien grabado, ha quedado un trabajo bonito. Y ha pasado la prueba del algodón, que es una cena con velitas.

Pablo: Hemos cuidado mucho las canciones, tratando de que todo fuese bello. Hay momentos muy dulces, otros más intensos y vivos, otros son más amargos, hay canciones más positivas. Está grabado en directo, hemos tratado de que haya la mayor emoción posible.

¿Qué más os gustaría pescar?

Pablo: A mí me gustaría pescar pequeños conciertos, tranquilamente, para mostrar nuestra música. Y un sueño que tengo es combinarla incluso con danza contemporánea.

Nono: Pescar cantantes para que algún tema tenga voz y ampliar un poquito, sólo un poquito, el elenco aportando ese colorido. Incluso con otros instrumentos.

Reportaje de Silvia Melero para http://elasombrario.com/radio-pesquera-fusion-de-guitarras-que-miran-al-atlantico/

Apunte: Pocos días atrás, un internauta dejó un comentario en un viejo post del año 2009, “Atún y Chocolate” del guitarrista Nono García. Esas breves líneas actuaron como disparador para ponerme en la tarea de investigar que había sido de la vida musical de Nono García en estos años. Ese deambular me llevó a Radio Pesquera, disco a dúo con otro guitarrista, Pablo Novoa. Primero hay que decir que es un tanto inusual este dúo por la combinación de la guitarra flamenca de Nono García (Barbate, Cádiz) y la guitarra eléctrica del gallego Pablo Novoa. Por iniciativa de Novoa, los guitarristas se unen en este trabajo de canciones instrumentales que revelan sus influencias de jazz, blues, flamenco y músicas latinas. Radio Pesquera supone un punto de encuentro entre dos regiones de España, un acercamiento de sus puertos pesqueros que además de estar unidos por el mar ahora estarán siempre ligados por la música.

Lista de temas

01. Palangre (4:34)
02. Siento Moito (3:18)
03. Balada para un Romanón (3:17)
04. Ovella (3:04)
05. Calma Chicha (2:19)
06. Un par de huevos fritos (3:35)
07. Percebes (3:37)
08. Illas Cíes (3:48)
09. Viento en popa (4:37)
10. Sylvie (3:07)
11. La pelota y la bufanda (5:36)

Lista de artistas

Pablo Novoa: guitarra eléctrica
Nono García: guitarra española

Link de descarga
Password: presoventanilla



Julian Lage

tapa-sounding-point
Sounding Point (2009)

Con un descubridor como el vibrafonista Gary Burton (reveló en su momento la magia de Pat Metheny y el talento Kurt Rosenwinkel), poco tiene de meritorio anunciar el potencial de este joven guitarrista californiano que desde los cinco años ya llamó la atención de gente como Carlos Santana, Pat Metheny, Kenny Werner, Toots Thielemans, Martin Taylor o David Grisman, que lo incluyeron en sus respectivos proyectos.

Era de esperar, entonces, que su debut discográfico no tardaría en publicarse. “Sounding Point”: con un repertorio complejo, personal y compensado que ejemplifica el dote creativo y técnico del instrumentista con piezas hibridas entre lo clásico y el jazz contemporáneo como “Clarity” o “Familiar Posture”, algún trazo de empirismo modélico como “Constructive Rest” y la inclusión de alguna revisión bien planteada como aquel “Encore: All Blues” de Miles Davis o el “Alameda” de Elliot Smith.

Lo dicho, Julian Lage tiene lenguaje propio, cosas que contar y un talento creativo enorme; aún así y siendo este su primer trabajo, se intuye que en directo el guión de Lage debe transcurrir más fresco que en estudio, más intuitivo, con mayor naturalidad y menos encorsetado por un combo formado por Jorge Roeder (bajo), Tupac Mantilla (percusión, Aristides Rivas (violoncelo) y Ben Roseth (saxo) que están a su altura pero que se contaminan por mimetismo de ese estreñimiento vírico que crea el estudio de grabación.

Como ocurre en estos casos (de los llamados niños prodigio), Lage –antes de editar este primer álbum-, ha pisado los principales escenarios de jazz del mundo, ha trabajado con los mejores y ha recibido excelentes críticas allí por donde las seis cuerdas de su guitarra han sonado.

Reseña de Quim Cabeza para http://www.distritojazz.es/2011/02/julian-lage-sounding-point/

Track Listing – Sounding Point

01. Clarity (5:54)
02. All Purpose Beginning (7:16)
03. Familiar Posture (2:58)
04. The Informant (3:23)
05. Peterborough (0:46)
06. Long Day, Short Night (5:47)
07. Quiet, Through And Through (2:18)
08. Lil’ Darlin’ (5:20)
09. Tour One (4:27)
10. Alamenda (2:19)
11. Constructive Rest (2:39)
12. Motor Minder (5:54)
13. Encore: All Blues (7:14)
14. Hitchcock Prelude (2:09)

Artist List

Julian Lage: guitar; compositions (tracks: 1 to 3, 5, 7, 11, 12)
Béla Fleck: banjo (tracks: 4, 6, 10)
Jorge Roeder: bass (tracks: 1, 2, 7, 8)
Aristides Rivas: cello (tracks: 1, 2)
Chris Thile: mandolin (tracks: 4, 6, 10)
Tupac Mantilla: percussion (tracks: 1, 2, 8, 12)
Taylor Eigsti: piano (tracks: 9, 14)
Ben Roseth: saxophone (tracks: 1, 2, 5, 7, 12)

tapa-gladwell
Gladwell (2011)

Gladwell es el nombre de una ciudad imaginaria cuya vida y lugares son descritos por Lage y su banda a través de las distintas composiciones del disco. Esto nos da la medida de su planteamiento experimental, aunque como en toda música programática, a nadie se le ocurriría nada de ello de no leer las explicaciones del autor. Lo que esta música sí comunica de inmediato es la libertad de que goza la banda, y que empieza en su atípica formación y continúa por la riqueza del diálogo entre instrumentos o su aprovechamiento de las técnicas de estudio. Lo más notable es que este desapego de las convenciones no deja de mostrar una sólida escuela. El propio Lage encarna a la perfección este raro talento al unir su fértil imaginación con su conocimiento de estilos de raíz como el country y el blues, todo ello expresado por supuesto con impecable nitidez y un brillante dominio de la riqueza tímbrica de la guitarra.

Reseña de Leo Sánchez para http://www.cuadernosdejazz.com/index.php?option=com_content&view=article&id=1569:julian-lage-group&catid=4:discos&Itemid=7

Track listing – Gladwell

01. 233 Butler (5:33)
02. Margaret (6:49)
03. Point the Way (2:12)
04. However Blake (6:27)
05. Freight Train (2:10)
06. Cathedral (2:09)
07. Listening Walk (4:28)
08. Cocoon (2:21)
09. Autumn Leaves (3:16)
10. Iowa Taken (9:06)
11. Listen Darkly (1:08)
12. Telegram (4:53)

Artist List

Julian Lage: electric guitar, acoustic guitar
Jorge Roeder: acoustic bass
Aristides Rivas: cello
Tupac Mantilla: drums, percussion
Dan Blake: tenor saxophone, melodica

tapa-worlds-fair

World’s Fair (2015)

No se dejen engañar por Julian Lage. Parecerá el tipo más dulce del mundo, modesto, pura calma californiana; su música, sencilla, sin esfuerzo, sin verdadero mérito. Nada más lejos. Lo más probable es que para el segundo cuatro (0:04) de este disco el oyente esté enganchado, y eso no se consigue siendo un peso pluma. Lage es, en realidad, una bestia de la guitarra, uno de los músicos más extraordinarios de hoy en día. El hecho de que lleva tocando toda la vida y que le encanta el instrumento le pone en una categoría que trasciende el puro virtuosismo, haciéndolo invisible, como inservibles serían las clasificaciones en estilos o géneros, aunque el “folk post-Internet” que acuña el anotador y también guitarrista Matt Munisteri no va desencaminado: aun con cierto sabor local, a pesar del instrumento acústico y las modas recientes esto no es —menos mal— un disco de “Americana”. Con temas como “Peru” y “Japan”, se trata más bien de la visión del mundo a través de los ojos de Lage. Su relato es muy evocador, tranquilo sin llegar a lo sombrío, a ratos enérgico y pletórico con momentos de un nivel guitarrístico escandaloso (su paleta tímbrica con la acústica es abrumadora). La única limitación aparente de Lage es su propia imaginación, y de momento parece lejos de agotarse.

Reseña de Fernando Ortiz de Urbina para http://jazzofftherecord.blogspot.com.ar/2015/02/daniel-cano-julian-lage.html

Track Listing – World’s Fair

01. 40’s (3:50)
02. Peru (2:54)
03. Japan (4:11)
04. Ryland (3:16)
05. Double Stops (1:50)
06. Gardens (3:56)
07. Century (2:55)
08. Where or When (2:21)
09. Missouri (4:11)
10. Red Prairie Dawn (2:51)
11. Day and Age (2:41)
12. Lullaby (3:00)

Artist List

Julian Lage: guitar

tapa-arclight
Arclight (2016)

Después de haber grabado el año pasado ‘Room’, junto con el guitarrista de rock Nels Cline, Julian Lage edita su cuarto álbum como líder, ‘Arclight’, y presenta el que es su nuevo trío, formado por dos pesos pesados del jazz actual, como son el contrabajista Scott Colley y el baterista Kelly Wollesen.

Los once temas que componen este disco son una buena muestra de las influencias e intereses del guitarrista californiano, pues hay composiciones de evidente inspiración brasileña (‘Supera’), pasando por el country (‘Ryland’) y acabando por el jazz manouche (‘Persian rug’), y todo ello sin olvidar, obviamente el jazz más moderno (‘Presley’) o el blues (‘Harlem blues’).

Tengo la impresión de que la carrera de Lage no ha debido ser nada fácil. Como es sabido el guitarrista fue considerado un niño prodigio , ya que con ocho años fue el protagonista de la película ‘Jules at Eight’k, a los trece lo pusieron a tocar en la entrega de los premio Grammy y desde los 15 años es miembro del Stanford Jazz Workshop de la prestigiosa Universidad de Stanford . Con este currículo es fácil que se le hubiese ido la cabeza y que, al igual que le ha pasado a decenas de niños, se hubiese perdido en el más absoluto olvido. Pues no. Ha sabido mantener (o se la han mantenido) la cabeza fría y ha llevado una carrera seria y sin prisa (sólo tiene 29 años).

Arclight’ es un disco muy correcto, acaso no especialmente emocionante, pero que deja ver que quienes están al frente de él tienen muchas notas y muchos acordes en sus manos y saben cómo hacer para que todo fluya de manera natural.

Reseña de Jaun Ez para http://www.distritojazz.com/discos-jazz/julian-lage-arclight

Track listing – Arclight

01. Fortune Teller (3:04)
02. Persian Rug (2:23)
03. Nocturne (3:19)
04. Supera (4:02)
05. Stop Go Start (3:32)
06. Activate (2:09)
07. Presley (4:12)
08. Prospero (3:08)
09. I’ll Be Seeing You (3:31)
10. Harlem Blues (3:28)
11. Ryland (4:02)

Artist List

Julian Lage: guitar
Scott Colley: bass
Kenny Wollesen: drums, percussion

Apunte: ¿Qué decir de Julian Lage que ya no esté dicho en líneas anteriores, si desde pequeñito deslumbra al mundo con su prodigiosa musicalidad? Pertenece a esa raza de humanos nacida de una genética distinta, donde los cromosomas parecen haber sido reemplazados por notas musicales devenidas en sustancia biológica. Son los X-Men de la música. Nuestros mortales oídos les pertenecerán por siempre.

Password en todos los casos: presoventanilla



Sam Trapchak
junio 22, 2016, 6:30 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , ,

tapa Lollipopocalypse
Lollipopocalypse (2010)

El debut del bajista Sam Trapchak, Lollipopocalypse, está inspirado en un personaje que experimenta un muy desagradable caramelo en la novela de Toni Morrison, Song of Solomon. Pero Trapchak y su grupo curiosamente llamado “Put Together Funny”, reparte alguna música sabrosa con una realización que es igualmente accesible y estimulante. Repleto de melodías contagiosas, arriesgadas composiciones, y cohesiva variedad, las siete composiciones son entregados por los potentes miembros de la banda de Trapchak.

Trapchak nombra a Dave Holland como una de sus influencias y las semejanzas pueden ser encontradas: un tono de bajo fibroso, técnica robusta, y emotiva forma de tocar. La música abarca un amplio espectro de estilos, como lo evidencian el afro-beat centrado “Different Dance” o el rocker de fortaleza industrial “On The Cusp of Cancer”. La señal del primero es como la danza coreográfica de un bailarín senegalés; mientras que en el segundo, los instrumentos se mueven con la sincronicidad de una máquina.

El sensual “Losing You” es evocador de un clásico film noir de los años ’50, saxofón exuberante, susurrantes cepillos de batería, canturreantes elevaciones de guitarra, y las suaves digitaciones de Trapchak – que solo rezuma sexualidad. “Tongue and Groove” y la pista del título muestran los tapones que inspiran respeto por la manera como la banda maneja múltiples intercambios de tempo y abrasadores solos. El alto de Greg Ward es maravilloso, teniendo una expresividad que es evocadora de contemporáneos como Miguel Zenón. La magia del diapasón de Tom Chang abarca un excelente comping (casi un arte perdido con los jóvenes guitarristas) y chops de rock progresivo, mientras que Arthur Vint mantiene las cosas junto con una gran variedad de intrincadas trampas. Pero el pegamento que mantiene todo junto es Trapchak, con un liderazgo que se escucha no sólo en su forma de tocar sino también en la destreza de sus composiciones.

Fuente para la reseña: Mark Turner para https://www.allaboutjazz.com/lollipopocalypse-sam-trapchak-raw-toast-records-review-by-mark-f-turner.php

Track Listing – Lollipopocalypse

1. Different Dance (8:19)
2. On The Cusp of Cancer (5:21)
3. Long Live_Less Say (6:24)
4. Tongue and Groove (4:25)
5. Losing You (6:02)
6. Precious Few (5:02)
7. Lollipopocalypse (6:29)

Artist List

Arthur Vint: drums
Tom Chang: guitar
Greg Ward: saxophon
Sam Trapchak: bass

tapa Land Grab
Land Grab (2015)

El debut de Sam Trapchak como líder, Lollipopocalypse (Raw Toast Records, 2011) puso de relieve un contrabajista con formidables habilidades y pensamiento avanzado interpretando música por una tripulación de excepcionales músicos afines. Land Grab promueve sus hazañas de jazz fuera de lo común

En esta ocasión, la música se adentra en más libres y atrevidos diseños con un montón de espacio para que la banda explore los arreglos de Trapchak. La retorcida guitarra eléctrica de Tom Chang trae aquel borde de jazz/rock, mientras que el alto fluido del saxofonista Greg Ward trae a la mente una vibración M-Base de Steve Coleman. El baterista Christian Coleman es el recién llegado y aún tiene mucha técnica y fuego, mientras Trapchak solidifica los complejos moods y ritmos con su nervioso y aún flexible bajo acústico.

Seis pistas cruzan tanto lo familiar y lo surrealista. Lo familiar entra en juego en “Lumpy’s Blues” cambiando entre una métrica de blues y un duro groove vamp que alardea de guitarras abrasadoras y un solo de bajo atronador antes de que Ward desate una rápida ráfaga de espiritualidad. Esto es seguido por el enigmático “Beautiful Furious” donde la banda ingeniosamente se mueve entre momentos de quietud, tensión, y completo caos como el ficcional Dr Jekyll antes de su inevitable transformación en su alter ego Mr. Hyde. Esta mezcla de ideas es lo que hace agradable Land Grab en varios niveles. Mientras crecía escuchando Motown, Blues y R&B, los recientes estudios de Trapchak de contrapunto de estilo renacentista y modos fuera del mainstream, informan su estilo compositivo. Estas amplias influencias están presentes en la sorprendente apertura de solo de bajo de “Breathing Room” y en el ambiente como Zen reminiscente de algo de la psicodelia de los ’60 o el viaje episódico de la pista del título desde la contemplación tranquila a un rapidísimo groove como del medio-oriente el cual acerca otra agradable realización del intrigante bajista/compositor.

Fuente para la reseña: Mark Turner para https://www.allaboutjazz.com/land-grab-sam-trapchak-self-produced-review-by-mark-f-turner.php

Track Listing – Land Grab

1. Pterofractal (4:51)
2. Lumpy’s Blues (6:21)
3. Beautiful Furious (6:33)
4. Bell Curve (3:50)
5. Breathing Room (9:17)
6. Land Grab (8:15)

Artist List

Sam Trapchak: bass
Greg Ward: alto sax
Tom Chang: guitar
Christian Coleman: drums

Apunte: El bajista/compositor Sam Trapchak nació en Livonia, Michigan, estudió música en la Wayne State University de Detroit y luego en la William Paterson University de New Jersey. Hasta donde se sabe, reside en Queens, Nueva York. Su discografía como líder son estos dos discos Lollipopocalypse y Land Grab, con un cuarteto que solo cambió al baterista para el segundo disco. Lo que a priori podría parecer el clásico cuarteto de jazz (saxo, guitarra, bajo, batería) a poco de rodar, nos damos cuenta que Trapchak tiene otras intenciones. Si bien la tierra en la que mueve la banda entera es la del jazz y el blues, Trapchak tiene el desparpajo de poner en la escritura y arreglos sus influencias del country, heavy metal, música de cámara, afro-beat, libre improvisación, etc, para crear un único sonido propio, aventurero, poco común y, lo más importante, que consigue entretener y atrapar al oyente. Jazz del siglo XXI

Password en ambos casos: presoventanilla



Avishai Cohen
febrero 21, 2016, 9:51 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , ,

tapa Into the Silence
Into The Silence (2015)

Into The Silence supone el debut como líder de Avishai Cohen, trompetista israelí afincado en Nueva York. El disco llega poco tiempo después de su participación en el último trabajo de Mark Turner, también para la discográfica ECM.

Se trata de un álbum dedicado a su padre, recientemente fallecido, donde el trompetista vierte una colección de composiciones muy emotivas. Influido por el piano de Rachmaninov, que escuchaba sin parar durante las últimas semanas de vida de su padre y después de su fallecimiento, Cohen hace frente con la música a una amplia gama de sentimientos, y mediante la composición que da título al disco nos cuenta cómo es para él el silencio de la ausencia.

Si los últimos trabajos de Cohen con su trio Triveni se enfocaban sobre todo hacia la improvisación con un carácter extrovertido, Into The Silence tiene un enfoque mucho más interior. Para ello, el trompetista cuenta con dos de sus colaboradores habituales: el pianista Yonathan Avishai y el baterista Nasheet Waits, compañero también en Triveni. Junto a ellos, el bajista Eric Revis, un pilar de la Branford Marsalis Quartet durante décadas, y el saxofonista Bill McHenry, colaborador de Paul Motian y Andrew Cyrille, que aporta su sonido sobrio y sutil, y añade una amplia ración de sentimiento en algunos de los temas.

Si en boca de su fundador, Manfred Eicher, ECM nos ofrece los más bellos sonidos después del silencio, Into The Silence es un ejemplo de cómo las melodías surgidas de la sobriedad pueden transmitirnos un caudal de emociones y sentimientos.

Reseña de Carlos Monje para http://www.diariofolk.com/criticadisco/into-the-silence-avishai-cohen/

Apunte: En Into The Silence, Avishai Cohen reflexiona de manera emotiva, sutil y sin sensiblerías sobre los últimos días de vida de su padre. Yonathan Avishai en piano, interpreta de manera brillante el estado de ánimo de los temas y Nasheet Waits desde la batería controla la energía e interactúa con Cohen en una forma digna de destacar. El álbum a pesar de tener una temática que le cae como anillo al dedo al sello ECM, de alguna manera escapa a la standarización del sonido que por ahí suele imponer el sello a otros artistas; quiero decir con esto que aunque se trate de un homenaje al padre fallecido, los temas no suenan solemnes, por el contrario, la serena emoción se funde perfectamente con improvisaciones y exploraciones de los artistas. Into The Silence es de lo mejor publicado por Avishai Cohen y por el sello ECM recientemente. Que no es poco decir.

Track Listing

01. Life And Death (9:19)
02. Dream Like A Child (15:31)
03. Into The Silence (12:13)
04. Quiescence (5:11)
05. Behind The Broken Glass (8:13)
06. Life And Death – Epilogue (2:44)

Grabado en La Buissonne, Pernes-les-Fontaines, Julio 27-29, 2015

Artist List

Avishai Cohen: trumpet
Yonathan Avishai: piano
Eric Revis: bass
Nasheet Waits: drums
Bill McHenry: tenor saxophone

Link de descarga
Password: presoventanilla



Wayne Horvitz
diciembre 7, 2015, 8:53 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , ,

tapa Forever
Forever (2000)

La estatura estimada de Wayne Horvitz en la música moderna como compositor-ejecutante prolífico es innegable. En Forever, Horvitz y compañía proporcionan al oyente una desviación o un intermedio de las versiones anteriores de “Zony Mash” a medida que bajan el tono un poco, mientras persiguen una refinada elegancia en delicadamente melódicas y realmente conmovedoras piezas como “Ben’s Music” y la dulcemente sencilla “Tired”. Horvitz y el guitarrista Timothy Young continúan su atractiva mezcla de ricamente establecidos expresiones de acordes y sonoras líneas al unísono en “Prepaid Funeral” tanto que los acordes bien colocados del pianista y la escueta entrega habla por si sola. En esta pieza, los músicos levantan el calor tanto como persiguen la sutil dinámica y grooves de dedos golpeando via las articulaciones de piano de Horvitz estilo parador de carretera de Texas y el animado y aún intencionadamente frágil punteo y aguda fraseología del guitarrista eléctrico Timothy Young. En todas partes, el bajista Keith Lowe y el baterista Andy Roth sientan los sólidos pero a veces sueltos marcos con un notable grado de coherencia que, en última instancia, dejan comprensiva la pintura total. Los músicos representan un retrato o tela colorida o impresionista en la pieza titulada, “Little Man” cuando Horvitz y Young promulgan algo de un lamentable tema a través de lo escasamente implícito pero atractivo de los melódicos coros que ofrecen una luz tenue de esperanza!. Desde el comienzo hasta el final, los músicos alegorizan sentimientos personales y emocionales sin ser hoscos o excesivamente introspectivos; de ahí, la quintaesencia de la fina línea en la imaginaria arena impide que esta maravillosa grabación sea un desastre inducido por la sacarina…

Suponemos que Forever debería gozar de gran éxito mientras se expande la ya sustancial base de fans de Horvitz a un ámbito de mayor notoriedad. Aquí, las características definitorias del grupo presionan hacia adelante como Forever es todo acerca de cultivada y tranquila elegancia que avanza siempre tan suavemente.

Fuente para la reseña: Glenn Astarita para http://www.allaboutjazz.com/american-bandstand-wayne-horvitz-songlines-recordings-review-by-glenn-astarita.php

Nota del Traductor: en la reseña original de Astarita se menciona al álbum con el título de “American Bandstand”, con el cual salió originalmente a la venta. El conductor televisivo y productor musical Dick Clark le entabló una acción legal por el título del disco, ya que Clark conducía un popular programa de televisión con el mismo nombre, hecho que obligó a Horvitz a re-editar el disco con el nombre definitivo de Forever.

Apunte: Resulta difícil describir de manera apropiada las obras de un artista tan prolífico como inclasificable como es Wayne Horvitz. Horvitz, como John Zorn por ejemplo, es capaz de pasar de una obra de exquisita belleza sonora a otra absolutamente desconcertante e inaudible para nuestros pobres oídos mortales. En el intrincado derrotero musical de Horvitz a mediados de los 90 formó Zony Mash un grupo eléctrico orientado hacia el funk, a la manera de los Medeski, Martin and Wood. Por supuesto, entre medio de las grabaciones y actuaciones de Zony Mash, Horvitz desenchufó la banda y grabó un puñadito de discos bellísimos, como son Forever (2000), Sweeter Than the Day (2002) y A Walk in the Dark (2008) (estos dos últimos, publicados hace un tiempo atrás por MQC/PV). Forever como las obras unplugged de este cuarteto que le sucedieron, tienen una característica distintiva que es esa especie de collage que las identifica ubicadas tanto en la tradición más tradicional como en una modernidad bien vanguardista. Como con una buen obra pictórica, si nos acercamos vemos los detalles, los colores, las sombras, los brillos…si nos alejamos, disfrutamos la imagen completa, la belleza del todo. Horvitz usa los mismos elementos de siempre (odia que le digan que su música es “eclética”), pero gracias a su enfoque hacia la infinitud de la música, lo suyo suena exquisito y curador. Demos gracias a Horvitz!

Track listing

01. Ben’s Music (4:36)
02. Prepaid Funeral (5:45)
03. Love, Love, Love (4:43)
04. Capricious Midnight (3:18)
05. 9 To 4 (4:44)
06. In The Ballroom (5:19)
07. Forever (5:16)
08. Disingenuous Firefight (5:13)
09. Tired (5:26)
10. Little Man (3:35)
11. American Bandstand (5:08)

Artist List

Keith Lowe: acoustic bass
Wayne Horvitz: piano, compositions
Andy Roth: drums
Timothy Young: guitar

Link de descarga
Password: presoventanilla



Karl Jannuska featuring Sienna Dahlen

tapa Streaming
Streaming (2010)

Estudios demuestran que todo el mundo presta más atención a una voz femenina -la más atrayente, la mejor atención- y esto, independientemente del género. La cantante Sienna Dahlen tiene una voz muy seductora, que podría vender agua de lluvia en una tormenta de nieve. Esto puede ser parcialmente responsable del atractivo extremo de Streaming y de su capacidad para captar la atención incluso de aquellos que tienden a evitar las voces. Sin embargo, “parcialmente” es la palabra clave, es simplemente un ingrediente en los dulce y deliciosos, livianos-pero-rellenos platos de folk-pop/jazz-blues que sirve el baterista Karl Jannuska en Streaming, su tercer álbum como líder de la banda, y su primero en presentar a una cantante.

Este álbum de composiciones originales de Jannuska llegan como refrescante limonada en un caluroso día de verano o un reconfortante chocolate caliente en una crujiente y fría noche de invierno; es un maravilloso plato para ser saboreado lenta y atentamente, apreciando su pleno sabor, o distraídamente, disfrutando del entorno. Alimento hecho de la mejor manera, preparado cuidadosamente; nada rápido o chatarra hay aquí, esto es un gran álbum, sano, que te hace sentir bien.

Nacido y criado en Manitoba, escolarizado en Montreal/Nueva York, y ahora radicado en París, Jannuska tiene la capacidad de absorber y asimilar su entorno sin perder su propio camino.Sus composiciones reflejan una forma folclórica, occidental-teñida y un urbanismo de la costa este, con un dinamismo francés. Esto está fuertemente estructurado, pero el resultado se eleva por encima de todo, respira y libera un agradable y minimalista frescor. Streaming no es un álbum demandante -es tan accesible como el jazz puede ser- pero las melodías encantan y la orquestación y la interpretación ofrecen mucho más para disfrutar, haciendo que el resultado se aleje de ser meramente agradable música ambiental o de fondo.

Las melodías en Streaming no necesariamente se mantendrían firmes sin la voz de Dahlen, pero esta es la forma en la que el álbum fue concebido. Las letras no son tontas; claramente fueron escritas con la voz de Dahlen en mente, suave y enigmática, con íntimas resonancias del estilo Sara K./Cassandra Wilson. Las letras en seis de las pistas fueron escritas por Jannuska, mientras que Dahlen aporta tres, y coescribieron una.

Jannuska limita el rango del registro en los suaves fraseos del saxofón y en las claras y redondeadas notas de la guitarra, tejiendo todas las partes indistinta y moderadamente, casándose con los lujosos timbres de la voz de Dahlen, dando al álbum un sentido suave y de múltiples capas. Desde la apertura, como una marcha “As Far As The I Can See”, pasando por el pegadizo groove rodante de “Gold Star”, la atmosférica, alocada pista del título, la esperanzadora y personal balada, “A Whiter Christmas”, y el cercanamente emotivo “Silent Jubilee”, el álbum fluye a la perfección y sin esfuerzo.

Verdaderamente, Jannuska establece límites a sus músicos y sus estructuras melódicas no ofrecen mucho espacio para los solos, pero tanto con su bandas de París o Montreal -el disco fue grabado en ambas ciudades- Jannuska se rodea de talentosos músicos que manejan bien para utilizar ese espacio limitado en forma sutil y atrayente; músicos que comunican la satisfacción que viene de hacer lo que aman a tan alto nivel, y con unos buenos amigos.

El álbum, primero de Jannuska como líder en el sello parisino Paris Jazz Underground que él ayudó a establecer, tiene un magnífico sonido, reminiscente de aquella aclamada estética ECM, incluso el minimalista, desolado paisaje de la portada es, intencionadamente o no, evocadora del sello.

Streaming es mucho menos juguetón e inspirado en el mundo que el disco previo de Jannuska, “Thinking in Colours” (Effendi/Crystal Records, 2008). En cambio, es un álbum más sobrio y más reflexivo -pero tampoco es una nueva cara que Jannuska. Esto es una sucesión de Jannuska, una vez más, encontrando su verdadera forma en una manera ligeramente diferente.

Fuente para la reseña: Pascal-Denis Lussier para http://www.allaboutjazz.com/karl-jannuska-streaming-by-pascal-denis-lussier.php

Track Listing – Streaming

01. As Far as the I Can See (2:41)
02. Nothingness (6:06)
03. Sundogs (7:00)
04. Gold Star (4:31)
05. Streaming (3:38)
06. Timbuktu (6:04)
07. A Whiter Christmas (6:20)
08. Snow in May (3:30)
09. Bittersweet (5:58)
10. Silent Jubilee (4:57)

Artist List

Karl Jannuska: drums
Sienna Dahlen: voice
Olivier Zanot: alto and soprano sax (1-7)
Nicolas Kummert: tenor sax (1-7)
Pierre Perchaud: acoustic/electric guitar (1-7)
Mathias Allamane: acoustic bass
Christine Jensen: alto sax (8-10)
Joel Miller: tenor sax (8-10)
Ken Bibace: electric guitar (8-10)
Fraser Hollins: acoustic bass (8- 10)

tapa The Halfway Tree
The Halfway Tree(2010)

El nuevo opus del baterista de origen canadiense, instalado en Francia desde hace casi diez años, sigue estando arraigado en el seno del colectivo PJU, y teníamos cronicado (hace dos años exactamente) el precedente Streaming, ya en colaboración con su compatriota, la cantante Sienna Dahlen. Es un retorno a su pais natal lo que simboliza el árbol de la cubierta del disco, ese gran álamo que se sitúa a medio camino entre Brandon y Winnipeg, dos ciudades de la provincia de origen del baterista, Manitoba. Esta pradera perdida evoca los recuerdos de lectura, todo un imaginario, el de las novelas de James Oliver Curwood, por ejemplo. El árbol asciende como una nube atómica sobre el horizonte completamente desierto de la carretera que cruza las praderas canadienses…

No estamos más desconcertados esta vez por este álbum poético de sonidos ligeros y refinados, de climas claramente atmosféricos como la voz de Sienna, sin ser helados siempre, incluso en «Coldest Day of the Year»: se observa con satisfacción una música extrañamente familiar, de acentos pop y de jazz inteligentemente mestizados.

Los músicos asumen perfectamente un acompañamiento eficaz al nivel de colores y timbres. Son siete, equilibrio feliz de tres franceses, tres canadienses y un belga. Encontramos a Nicolas Kummert al tenor y en ciertos vocales como “Precious Things”, Olivier Zanot en el alto, Pierre Perchaud en la guitarra eléctrica y acústica. Los recién llegados son Tony Paeleman al piano y Fender y Andrew Downing en violoncello de 5 cuerdas. Karl Jannuska y Sienna Dahlen siguen co-escribiendo las palabras de las once canciones del álbum, pero la música es siempre del baterista de allí que la coherencia del álbum abraza la personalidad del baterista. Siempre golpeado por la dualidad de este músico, de energía terrible en concierto o en álbumes de los amigos (ilustrado en este “Smokescreen” enervado), sabe también dar prueba de una otra sensibilidad, “a flor de piel”, vibrante e hipnótica, en canciones que todavía quieren creer en una cierta belleza del mundo, como en la dulce y envolvente “Million Miles Away”. Es el resultado de una educación entre matemáticas, música y religión, un aprendizaje exigente que le permite encontrarse el cruzamiento de todos los sonidos y las músicas que le gustan?. Karl Jannuska se entrega más todavía en este álbum entre dos, del medio, de la medida desarreglada a veces, al desarreglo medido? Como si este álbum levantara por fin ciertas contradicciones, reconcilia lo contrario de una personalidad musical compleja.

Es una dulce violencia (“Noble Energy”) que atraviesa en definitiva la música suavemente íntima de un músico comprometido en la creencia de un mundo mejor.

Fuente para la reseña: Sophie Chambon para http://www.lesdnj.com/article-karl-jannuska-the-halfway-tree-104467620.html

Track Listing – The Halfway Tree

01. Put an Apple in Your Life (4:55)
02. Coldest Day of the Year (5:09)
03. Alerces (5:05)
04. Precious Things (5:51)
05. Smokescreen (5:07)
06. Million Miles Away (4:02)
07. Firloupe (2:55)
08. One Droning Pedal Tone (6:18)
09. Lilac By Night (4:28)
10. Noble Energy (2:11)
11. Four-Leaf Clover (6:04)

Artist List

Karl Jannuska: drums
Sienna Dahlen: voice
Olivier Zanot: alto sax
Nicolas Kummert: tenor sax
Pierre Perchaud: guitars
Tony Paeleman: piano/ Fender Rhodes
Andrew Downing: 5 string cello

Apunte: Días atrás bromeaba con una querida amiga diciéndole que Jannuska era un baterista de buenas intenciones musicales, mientras ella me decía que desconfiaba de los bienintencionados. Broma aparte, lo que entiendo como buenas intenciones es la búsqueda de hacer algo distinto a lo aprendido, algo personal y original, que represente al propio artista, aunque los resultados finales no sean excepcionales. Claramente es el caso de Jannuska y Dahlen que hicieron en Streaming un correcto álbum de canciones enmarcadas musicalmente en un buen combo folk/pop/jazz/blues, y un par de años después dieron un gran paso adelante con The Halfway Tree, en el que Jannuska crea ritmos casi minimalistas para que los otros músicos entren y salgan decorando bellamente las canciones por las que se desliza la cantante. Como suelo proponer muchas veces, no es música para ambiente sonoro mientras se desarrolla otra actividad: es para disponerse a escuchar seriamente, algo absolutamente fuera de moda en estos tiempos. Salud!

Password en ambos casos: presoventanilla